Entrevista a Joan Noguera, director de la serie Amar en tiempos revueltos

  • rtve.es charló con el director de la serie
  • Amar en tiempos revueltos se encuentra en el rodaje de su cuarta temporada
  • El director se refiere a todo el equipo como una gran familia
  • La esencia de la serie sigue siendo la Plaza de los Frutos
  • rtve.es 

    "Amar en tiempos revueltos" es mucho más que los cincuenta minutos que dura cada capítulo. Conscientes del arduo trabajo que existe detrás de la serie, RTVE.es charló con su director, Joan Noguera, para que nos descubriera los secretos del rodaje. En él coexisten, las largas jornadas de trabajo y la dificultad añadida de tratarse de una serie de época. Inspirada en una serie que emitió TV3 llamada "Temps de Silenci", "Amar en tiempos revueltos" arranca en los años de la Guerra Civil, pero las siguientes temporadas se ambientan en los años posteriores, de tal manera que la actual tercera parte termina en el año 49. Para el director, la evolución que tuvo España del año 36 al 50 hacen que poco,  o nada, tengan que ver la primera temporada con las siguientes. "La serie ha sufrido una evolución no sólo en la trama, sino que además este cambio también se puede apreciar en los personajes, decorados, maneras de hablar o guiones", explica Noguera.

    Dificultad de los rodajes

    Para que los espectadores podamos ver diariamente un nuevo capítulo de la serie, todo el equipo se somete a un ritmo de grabación trepidante. De hecho, Noguera nos explica que lo más complicado de los rodajes es "que se exige un ritmo de grabación muy alto, porque cada día se graba un capítulo de 50 minutos, lo que obliga a una perfecta coordinación de todo el equipo, desde los actores hasta la producción y la edición. Otro secreto que nos desvela el director es la distribución del estudio de grabación, organizado de tal manera para que el ritmo de grabación no se rompa. "Existen dentro del mismo estudio varios platós interiores y varios exteriores, de modo que se puede rodar simultáneamente una escena en El Asturiano y otra en la Plaza de los Frutos. Sin esta disposición, lograr nuestro objetivo sería muy complicado", afirma.

    Ambiente en el plató

    A punto de terminar la tercera temporada, y  ya inmersos en el rodaje de la cuarta, la serie, fiel a su renovación constante de personajes, comieza su  nueva andadura incorporando una docena de nuevos actores. A pesar de lo caótico que pueda parecer, el director asegura que esta circunstacia no supone para él ningún problema. "Yo grabo el primer bloque con los actores. Doy la idea y el perfil que quiero para ese personaje. Posteriormente, el equipo graba el siguiente bloque con las ideas que yo doy. Es decir, es una rueda perfectamente engranada", manifiesta Noguera. 

    En cuanto a los actores, si tienen alguna duda, un asesor histórico les orienta en todo momento. Joan Noguera considera "vital" lo que él llama "relación de pasillo", es decir, el buen entendimiento y la relación cordial entre todos los miembros del equipo técnico y artístico. "Los actores y yo hablamos de los aspectos de la serie en el pasillo, de modo que ellos me preguntan por el enfoque que le deben dar e introducen novedades. Llevamos casi cuatro años rodando y esto hace que tengamos una relación casi de familia, de tal manera que todos somos una gran piña.

    El secreto del éxito: la Plaza de los Frutos

    A pesar de que la serie se ha reinventado en cada temporada, Amar no ha perdido su esencia gracias, según Joan Noguera, a que "las nuevas tramas y contenidos siempre tienen lugar en el mismo barrio".

     

    Espacio reservado para promoción
    cid:1539