Enlaces accesibilidad

Sentencia 'procés'

El juez Llarena reactiva la euroorden contra Carles Puigdemont tras conocer la sentencia del 'procés'

Por
El juez Llarena reactiva la euroorden Puigdemont por sedición y malversación

El instructor de la causa del procés en el Tribunal SupremoPablo Llarena, ha reactivado la orden europea de detención contra el expresident de la Generalitat Carles Puigdemont, huido en Bélgica y que fue procesado por rebelión en marzo de 2018, según fuentes jurídicas consultadas por RTVE. Además se ha dictado orden internacional de detención, por lo que pueden ser arrestados también en el caso de abandonar territorio belga.

Llarena ha tomado esta decisión, "plenamente justificada" según fuentes judiciales consultadas, después de que el Tribunal Supremo haya dictado sentencia y en ella haya considerado probado que el exvicepresidente de la Generalitat Oriol Junqueras cometió un delito de sedición en concurso con un delito de malversación durante el proceso independentista de Cataluña en el otoño de 2017.

El magistrado ha dictado este lunes un auto en el que emite orden europea e internacional de detención y entrega de Puigdemont por los delitos de sedición y malversación de caudales públicos, acordando su búsqueda e ingreso en prisión, y se levantan las suspensiones como parlamentarios que pesaban sobre él y el exconseller Toni Comin por no resultar ya aplicables al referirse a un delito de rebelión.

Según expone el juez, al partir de los hechos que el Auto de procesamiento imputaba a todos los procesados, la "significativa cercanía" de la sentencia de Oriol Junqueras y el procesado en rebeldía Carles Puigdemont, refuerza los indicios racionales de criminalidad que apuntaba la instrucción y que se reflejaron en el Auto de Procesamiento.

Riesgo de huida fuera de la UE

Huido de la Justicia desde hace dos años, Puigdemont - que este lunes ha llamado a reaccionar ante la sentencia "injusta e inhumana" del procésha sido el gran ausente del juicio que ha terminado con la condena a prisión por sedición para los líderes independentistas.

El auto recuerda que si la sola imputación fue propiciatoria de la huida de algunos de los presuntos responsables y justificaría por sí misma la orden de detención europea, las condenas pronunciadas contra los encausados no evadidos propicia el riesgo de que los prófugos busquen reforzar su huida refugiándose en países que no formen parte de la Unión Europea y, por tanto, que no hayan asumido el compromiso de cooperación que rige en la Unión.

En este sentido, el juez destaca que en la UE rige el principio de confianza en el funcionamiento de los Jueces y Tribunales de otros países  y se cuenta con un procedimiento judicial simplificado y transfronterizo que facilita la entrega de los presuntos delincuentes. 

Una vez estudiada la sentencia, Llarena ha decidido actuar en lugar de esperar a que el Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE) se pronuncie sobre la inmunidad alegada por Junqueras cuando resultó elegido eurodiputado, un asunto sobre el que se está celebrando vista este lunes y que, según fuentes jurídicas consultadas por EFE, reforzaría esta petición de detención y extradición contra Puigdemont, que también fue elegido eurodiputado y tampoco accedió al acta..

Decisión "oportuna y justa" para el Gobierno

El Gobierno ha considerado la decisión "oportuna y justa", según fuentes del Ejecutivo recogidas por EFE, que consideran que Llarena demuestra que la justicia debe ser igual para todos y que si unos líderes independentistas han sido juzgados y condenados por el procés, también lo deben ser los que se encuentran huidos.

Asimismo, el Ejecutivo confía en que gracias a esta euroorden Puigdemont pueda ponerse a disposición de la justicia cuanto antes.

La resolución del Supremo, que condena a penas de entre nueve y 13 años de prisión a los líderes del procés que no huyeron, ofrece elementos solventes para la decisión de Llarena  a juicio de fuentes jurídicas consultadas por EFE. Un escenario para el que el expresident ya había dicho estar preparado.

Evitar los escollos del pasado

Tras varios batacazos que pusieron en duda la colaboración y el compromiso de países vecinos, Llarena acabó por retirar todas las órdenes europeas de detención y esperar a ver cómo avanzaba el juicio contra los otros acusados.

La mayor decepción vino de Alemania, cuando el tribunal regional de Schleswig-Holstein rechazó entregar a Puigdemont por rebelión y solo admitió por malversación, una línea roja para Llarena, que lo rechazó de plano.

Tampoco tuvo éxito en Bélgica, que rechazó las euroórdenes contra varios exconsellers por un error de forma que el juez español nunca compartió. A la Justicia escocesa y a la suiza no les dio tiempo siquiera a pronunciarse.Fue la jueza de la Audiencia Nacional Carmen Lamela quien cursó las primeras órdenes de detención contra los fugados, y lo hizo ante las sospechas de delito. Llarena fue el segundo; él ya vio indicios razonables.

Noticias

anterior siguiente