Enlaces accesibilidad

El petrolero Sanchi deja en el mar cuatro manchas de 101 kilómetros cuadrados

  • El tamaño de las manchas oscila entre los 5,5 y los 48 kilómetros cuadrados
  • Se han recogido muestras de agua en 19 puntos cercanos al hundimiento
  • El petrolero iraní registrado en Panamá explotó y se hundió el pasado domingo  

Por
El petrolero Sanchi deja en el mar cuatro manchas de 101 kilómetros cuadrados
El petrolero Sanchi registrado en Panamá después de una colisión con el mercante 'CF Crystal' de Hong Kong, frente a la costa este de China, el pasado 7 de enero. EFE

Cuatro días después de la explosión y hundimiento del petrolero Sanchi en las aguas del Mar Oriental de China, ya se han detectado cuatro manchas de crudo dispersas que ocupan una extensión total de unos 101 kilómetros cuadrados.

Según los datos proporcionados por la Administración Estatal de Océanos, el tamaño de las manchas oscila entre los 5,5 y los 48 kilómetros cuadrados. El organismo explicó en su último comunicado el miércoles que ha recogido muestras de agua en 19 puntos cercanos al hundimiento y que en cinco de ellos se han encontrado niveles de hidrocarburos que exceden los estándares

El Sanchi, un petrolero iraní registrado en Panamá, explotó y se hundió el pasado domingo por la tarde, ocho días después de colisionar contra el mercante CF Crystal, de bandera hongkonesa, a unas 160 millas náuticas (300 kilómetros) al este del estuario del río Yangtze, junto a la ciudad de Shanghái. Las autoridades dieron por muertos a los 29 tripulantes del buque y suspendieron la búsqueda de sus cuerpos después de la deflagración. 

Las autoridades investigan si el buque aún contiene carburante

Después de ocho días a la deriva, el barco se hundió a unas 151 millas náuticas (unos 280 kilómetros) al sureste del lugar de la colisión, y actualmente está a 115 metros de profundidad.

Una de las principales cuestiones pendientes de resolver es si los tanques de combustible reventaron con la explosión que hundió el barco o si por el contrario aún contienen carburante, lo que implica el riesgo de que pueda seguir derramándose durante los próximos días.

Según indicó al diario independiente South China Morning Post el especialista en operaciones marítimas de la Universidad Marítima de Dalian, Gong Yongjun, existen varios tipos de dispositivos robóticos que podrían usarse para estas tareas.

"La tarea clave para los robots y buceadores será encontrar los agujeros", dijo Gong, quien precisó que "todavía no está claro si el naufragio se puede ver claramente".

Las causas del accidente, aún por determinar

Tras el hundimiento emergieron en el océano numerosas manchas de petróleo pero el Gobierno chino todavía no ha especificado si proceden del cargamento del barco, que era petróleo condensado y ligero más sencillo de limpiar o si se trata de combustible, que es más difícil de eliminar. El buque transportaba 136.000 toneladas de petróleo condensado y una buena parte de ese cargamento ardió durante el incendio que consumió durante una semana el buque, aunque otra parte podría haber acabado en el océano.

Un total de 19 embarcaciones de distintas instituciones chinas están en la zona para participar en los trabajos de control y limpieza. Japón y Corea del Sur han aportado también medios marítimos.

Además, los técnicos estudian la caja negra del petrolero que rescataron del buque poco antes de su hundimiento, con el objetivo de determinar las causas del accidente.

Aunque no existe valoración por parte del Gobierno de China, las organizaciones medioambientales temen lo peor, ya que el Mar de China es uno de los espacios marinos más ricos y productivos del planeta. 


 

Noticias

anterior siguiente