Anterior Les Luthiers: "El separatismo siempre encubre una forma de xenofobia" Siguiente El Tribunal Constitucional anula por unanimidad la ley del referéndum del 1 de octubre Arriba Ir arriba
Imagen de archivo de un camarero sirve bebidas en una terraza en Valencia
Imagen de archivo de un camarero sirve bebidas en una terraza en Valencia. EFE Manuel Bruque

El número de parados bajó en 253.900 personas en el tercer trimestre y la tasa de paro cayó al 18,91%

  • El número total de desempleados se situó en 4.320.800 parados

  • La del tercer trimestre es la tasa de paro más baja desde finales de 2009

  • Entre julio y septiembre se crearon 226.500 puestos de trabajo

  • Todos los empleos creados en verano, temporales y a tiempo completo

  • La tasa de temporalidad sube al 26,96%, la más alta desde finales de 2008

|

Diferente al paro registrado

La medición paro y empleo de la Encuesta de Población Activa es distinta a la del paro registrado, que se publica mensualmente.

La EPA es una encuesta telefónica realizada por el INE sobre una amplia muestra de hogares y trata de reflejar las relaciones de los ciudadanos con el mercado de trabajo (ocupados, parados, activos e inactivos), mientras que el paro registrado se obtiene de un acto administrativo: apuntarse en los servicios públicos de empleo.

Así, la EPA pretende recoger a todas las personas desocupadas que buscan empleo, mientras que el paro registrado refleja solo a los que se inscriben en el SEPE.

El número de personas en paro en España bajó en 253.900 en el tercer trimestre (-5,55%) respecto al periodo anterior, con lo que el total de desempleados cayó hasta situarse en 4.320.800, que son 530.000 menos que un año antes (-10,93%), niveles de hace siete años. Así, la tasa de desempleo se situó en el 18,91% de la población activa, la más baja desde el último trimestre de 2009 (cuando fue del 18,66%), según los datos de la Encuesta de Población Activa (EPA) que ha publicado este jueves el Instituto Nacional de Estadística (INE).

Este recorte del desempleo entre julio y septiembre es inferior al logrado en el tercer trimestre de 2015 (-298.200 parados), aunque supera los descensos de 2014 y 2013, cuando el paro bajó en 195.200 y 104.000, respectivamente.

El paro en España bajó entre julio y septiembre de este año gracias, sobre todo, al aumento de la ocupación. En el tercer trimestre, la EPA refleja que se crearon 226.500 puestos de trabajo -de los que 216.800 eran asalariados, todos ellos temporales- por el tirón de la temporada turística estival (el número de ocupados en el sector servicios aumentó en 178.700).

De esta forma, la cifra total de ocupados se situó en 18.527.500, la cifra más alta desde el segundo trimestre de 2011. En los últimos doce meses se han creado 478.800 empleos (2,65%).

La diferencia trimestral entre la cifra de parados (253.900 menos) y la de ocupados (226.500 más) se debe a la caída de la población activa, que sigue por debajo de la barrera de los 23 millones por quinto trimestre consecutivo. En concreto, entre julio y septiembre cayó en 27.300 personas (-0,13%), hasta quedar en 22.848.300 (51.200 menos que hace un año). La tasa de actividad bajó 13 centésimas, hasta el 59,28%.

La caída de la población activa -una "mala noticia"- ha sido uno de los datos que ha destacado el secretario general de CC.OO., Ignacio Fernández Toxo. "España cada vez es más pequeña en términos económicos y en términos de empleo", ha afirmado el líder sindical, quien también ha alertado de que "todo el empleo que se ha generado" es de "carácter temporal". Lo mismo ha denunciado UGT, central para la que las cifras reflejan una recuperación del empleo "irreal" y "totalmente estacional y precaria". Por su parte, la patronal CEOE ha valorado "la positiva tendencia del mercado laboral" y ha señalado que el "impulso del sector privado" ha provocado que el crecimiento del empleo sea superior al del mismo periodo del año anterior.

Hay que tener en cuenta que la EPA considera parados a las personas sin trabajo que buscan activamente empleo, por lo que considera inactivos a todos los que han dejado de buscarlo por diferentes causas. Algunas de ellas son porque se haya emigrado, por el efecto desánimo o por la necesidad de quedarse en casa para, por ejemplo, atender a familiares dependientes o a hijos por no poder pagar la guardería.

Más empleo temporal en el trimestre

El aumento del empleo en el tercer trimestre, según los datos de la Encuesta de Población Activa, se basó en el sector servicios, el empleo privado, la contratación temporal y el empleo a tiempo completo.

Según el INE, el número de ocupados aumentó en 226.500 entre julio y septiembre, más que en el mismo periodo del año anterior y el mayor incremento para un tercer trimestre desde 2005. De esta forma, la tasa de empleo (porcentaje de ocupados respecto de la población de 16 años y más) se situó en el 48,07%, lo que supone un incremento de 54 centésimas respecto al trimestre anterior.

En cuanto a las condiciones laborales, el total de asalariados aumentó en 216.800 personas, hasta superar los 15,4 millones. El incremento registrado se basó, exclusivamente, en el aumento de los contratados temporales (creció en 245.900), ya que el de indefinidos disminuyó en 29.100.

De esta forma, el total de asalariados se situó en 15.404.600 personas, de las que 11.252.300 tenían un contrato indefinido (un 1,93% más que un año antes) y 4.152.300 uno temporal (un 6,20% más interanual). Esto ha llevado a la tasa de temporalidad hasta el 26,96%, la cifra más alta desde finales de 2008.

El número de trabajadores por cuenta propia creció en 10.900 personas, hasta los 3.116.900 (un 0,73% más que un año antes). En este caso la reducción del número de trabajadores independientes o empresarios sin asalariados (-9.200) se vio compensado por el aumento de los empleadores (3.400), los miembros de cooperativas (4.500) y las ayudas familiares (12.200 más).

Más empleados a tiempo completo y en el sector servicios

Respecto al tipo de jornada, el empleo a tiempo completo aumentó en 330.500 personas, hasta los 15.830.400 trabajadores, mientras que el de tiempo parcial disminuyó en 104.000 (2.697.100 en total, de los que casi dos millones son mujeres). De esta forma se redujo el porcentaje de personas que trabajan por debajo de la jornada habitual (al 14,56%).

En cuanto a los trabajadores que se consideraban subempleados -es decir, aquellos que tienen un empleo pero desean trabajar más horas-, había 1.836.000, lo que significa que había 129.500 menos que en el trimestre previo y 261.500 menos que un año antes.

Por sectores, el empleo aumentó en el tercer trimestre respecto al segundo principalmente en servicios (178.700 más), pero también en la industria (34.200) y la construcción (29.900), mientras que se redujo en la agricultura (16.300 menos). No obstante, respecto a un año antes, todos los sectores incrementaron el número de ocupados: servicios (407.600), agricultura (34.300), construcción (24.500) e industria (12.400).

Respecto al trimestre anterior, el aumento del empleo afectó más a los hombres (141.700) que a las mujeres (84.900), y más a los españoles (196.800) que a los extranjeros (29.700). Por grupos de edad, se creó empleo en todos salvo en dos: entre aquellas personas de entre 35 y 39 años (-28.800) y entre los que tenían entre 45 y 49 años (15.500 menos).

Además, el empleo privado aumentó entre julio y septiembre en 217.700 personas, hasta los 15.523.600 (un 3,06% más que un año antes), y el empleo público creció en 8.900 y volvió a superar la barrera de los tres millones (en concreto 3.003.900, el 0,59% más que en el tercer trimestre del año 2015).

El paro baja en todos los sectores y más entre las mujeres

La bajada del paro en el tercer trimestre afectó más a las mujeres que a los hombres, ya que el desempleo masculino descendió en 120.300 personas y el femenino, en 133.600. Pese a estas cifras, el número de mujeres desempleadas era superior (2.191.400) al de hombres que querían trabajar y no podían (2.129.400) a cierre del mes de septiembre. Así, la tasa de paro masculina baja al 17,39% y la femenina se sitúa en el 20,66%.

Por nacionalidades, el paro bajó entre los españoles en el tercer trimestre en 171.900 personas, en tanto que los extranjeros en situación de desempleo bajaron en 81.900 personas. De esta forma, la tasa de desempleo de los extranjeros se situó en el 24,78%, mientras que la de los españoles se colocó en el 18,13%.

El desempleo bajó en el tercer trimestre respecto al segundo en todos los sectores: servicios (-102.100), industria y agricultura (-11.300 cada uno) y construcción (-4.000). Lo mismo ocurrió en términos interanuales, cuando el paro cayó en servicios (78.100 menos), construcción (-22.000), agricultura (-18.000) e industria (-700).

Además, el paro se redujo con fuerza entre el grupo de los que perdieron su empleo hace más de un año (123.500 parados menos, hasta las 2.030.600 personas) y ligeramente entre el colectivo que buscan su primer puesto de trabajo (-1.600). Respecto al mismo periodo del año 2015, la reducción es de 315.500 y 95.700, respectivamente.

Sin embargo, el número de trabajadores que llevan más de un año buscando trabajo (hayan trabajado antes o no hayan trabajado antes) y siguen sin empleo -los parados de larga duración- suponían el 56,62% del total: más de 2,44 millones de personas se encontraban en esta situación en el tercer trimestre del año.

El paro cayó en todos los grupos de edad, aunque se concentró entre los que tenían entre 25 y 54 años (199.700), y en todas las comunidades autónomas, salvo en Murcia y País Vasco.

Más contenidos de Noticias

anterior siguiente