Anterior El Tour de Landa salva el papel del ciclismo español Siguiente Puigdemont: "Si el Tribunal Constitucional me suspende de mis funciones, no lo aceptaré" Arriba Ir arriba
Policías afganos patrullan en el lugar del atentado este martes en Kabul
Policías afganos patrullan en el lugar del atentado este martes en Kabul REUTERS/Mohammad Ismail

Al menos 14 muertos en un ataque insurgente contra un templo chií en Kabul

  • Dos insurgentes abrieron fuego contra la multitud

  • En julio, un atentado del EI mató 80 personas y dejó más de 200 heridos

|

Al menos 14 personas murieron y otras 36 han resultado heridas en Afganistán este martes después de que varios insurgentes abrieran fuego en el interior de un templo de la minoría musulmana chií en Kabul, donde una multitud de fieles celebraban una de sus festividades más importantes, informaron fuentes oficiales.

"Según la información disponible 14 personas, incluido un policía, murieron y otras 36 personas, entre ellas tres policías, resultaron heridas", ha declarado a Efe el portavoz del ministerio de Interior afgano, Sediq Sediqqi.

El portavoz ha aclarado además a través de su cuenta oficial de Twitter que el ataque ha concluido con la muerte de al menos "un terrorista que tomó parte" de la acción insurgente.

Guerra religiosa sectaria

Un miembro del servicio de emergencias del ministerio de Interior, que solicitó el anonimato, había explicado con anterioridad a Efe que al menos dos insurgentes abrieron fuego contra los fieles que se congregaban en el templo.

Al conocerse la entrada de los insurgentes en el recinto religioso, una veintena de ambulancias se situaron en el exterior del templo para trasladar a los heridos, anotó a Efe un portavoz del Ministerio de Salud Pública afgano, Ismail Kawusi.

Chiíes en el punto de mira

El templo donde se produjo el ataque es conocido como Karti-e-Sakhil, uno de los centros religiosos más importantes para los chiíes en Afganistán y donde miles de personas se encontraban reunidas para celebrar la festividad musulmana de Ashura.

La Policía de Kabul, que ha acordonado el área de inmediato, había aconsejado la semana pasada a los miembros de la comunidad chií en la capital afgana que evitasen participar en eventos públicos como marchas o rezos ante posibles ataques.

La comunidad chií es una de las más castigadas por los atentados terroristas en Afganistán. En julio, un ataque de miembros del grupo yihadista Estado Islámico contra manifestantes de la minoría chií hazara acabó con la vida de 80 personas y dejó más de 200 heridos.

En agosto, el asalto de un grupo de talibanes a la Universidad Americana de Kabul se saldó con 17 muertos y 40 heridos.

Más contenidos de Noticias

anterior siguiente