Anterior La Universidad Complutense suspende a Monedero seis meses por sus asesorías a Venezuela y Bolivia Siguiente Rajoy acepta el encargo del rey pero abre la puerta a no presentarse a la investidura si no logra los apoyos Arriba Ir arriba
Fragmento de la portada de 'Creepy presenta: Alex Toth'
Fragmento de la portada de 'Creepy presenta: Alex Toth'

Alex Toth, maestro del terror

  • Se publican las historias que el dibujante creó para las revistas Creepy y Eerie

  • Famoso por su dominio de luces y sombras, Toth es uno de los dibujantes más influyentes de la historia

|

Disculpad el título engañoso de la noticia porque Alex Toth (1928-2006) no era un maestro del cómic de terror, era uno de los maestros del cómic a secas. Uno de los artístas más innovadores y rompedores de su época y uno de los más imitados y admirados por otros dibujantes.

Sin embargo, el hecho de no tener un  personaje fijo, como casi todos los grandes, ha hecho que su obra haya pasado más desapercibida (Curiosamente fue el creador gráfico de Torpedo 1936, del guionista Enrique Sánchez Abulí, pero su descontento por la violencia y el sexo del cómic hizo que renunciase al personaje, siendo sustituido por Jordi Bernet, que lograría la fama mundial por su excelente trabajo.

Aún así, Toth nos ha dejado algunas de las mejores páginas de la historia del cómic, como las de la serie El Zorro

Y sí, también fue uno de los maestros del cómic de terror gracias a su dominio de las sombras y a la economía de su dibujo porque para Toth, menos era más, mucho más; como podéis comporbar en el imprescindible tomo Creepy presenta: Alex Toth, y que recoge todas las historias que realizó para las revistas Creepy y Eerie, editadas por James Warren en los años 60, 70 y 80.

Montaje de viñetas de Alex Toth Montaje de viñetas de Alex Toth

Maestro de las sombras

Una simple sombra, una silueta vacía... con los mínimos elementos Alex Toth conseguía transmitir una amplia gama de emociones, situaciones y atmósferas. Algo fundamental en el género de terror

Después de otros dos maestros del terror como son Bernie Wrightson y Richard Corben llega el turno de recuperar las historias que Toth dibujó para las revistas de Warren y que se encuentran entre lo mejorcito de la editorial, porque cada página es una verdadera obra de arte.

Toth marcó a una generación de dibujantes y de animadores con sus trabajos en los que dominaba como nadie las técnicas de la narración apoyado en un dibujo simple, en apariencia, pero en el que luces y sombras cobran vida, logrando una atmósfera inquietante.

Además Toth se pasó la vida investigando nuevas técnicas de dibujo y formas de narración, lo que convertía cada uno de sus trabajos en una emocioannte aventura, pero que no siempre conseguía la aprobación de los lectores que buscaban algo más clásico. Sólo hay que fijarse en sus viñetas (cuando las había), que eran de las formas más diversas, pero siempre al servicio de la narración.

le encantaban los cómics de género, como los que podéis encontrar en este volumen.

Viñeta de un cómic de Alex Toth Viñeta de un cómic de Alex Toth

Muchas veces imitado pero nunca igualado

Como a todos los artístas originales, muchos le imitaron pero ninguno se acercó a su maestría, y además su dibujo evolucionaba de un trabajo a otro, como podemos comprobar en este fantástico e imprescindible volumen.

Su dominio de las figuras, de la composición, de los espacios y del cuerpo humano es fabuloso, destacando esos rostros angulosos que nos transmiten una amplia gama de emociones con apenas unas líneas, unas pinceladas maestras.

El historietista español Josep María Beá lo explica mejor que yo, asegurando que fue el dibujante que más le impactó en su vida, conmocionando a todo el equipo de Selecciones Ilustradas gracias a "su portentoso conocimiento de la anatomía humana, su síntesis gráfica, la novedosa planificación, el concepto del equilibrio tonal".

Y es que Alex Toth quizá fue más admirado por sus compañeros de profesión que por los lectores.

Viñetas de un cómic de Alex Toth Viñetas de un cómic de Alex Toth

Una lección de cómo dibujar un cómic de terror

Toth también fue un maestro en el uso de las onomatopeyas, que se salen de las viñetas y parecen llegar a nuestros oídos como si se tratase de sonidos auténticos. De hecho, casi siempre rotulaba sus páginas, algo que hacen muy pocos dibujantes, porque le gustaba controlar todos los aspectos visuales de sus cómics. 

Además, Toth fue un maestro de la animación al que se sigue imitando.

Viñetas de un cómic de Alex Toth Viñetas de un cómic de Alex Toth

Las historias de este volumen cubren un plazo de unos 16 años (1965-1981), lo que nos permite comprobar la evolución del autor. Y los guiones son de profesionales tan competentes como Archie Goodwin, Gerry Boudreau, Carmine Infantino, Rich Margopoulos, Nicola Cuti, Bill Dubay e incluso del propio Toth.

Pero los dibujos del artísta convierten a cada historia en una maravilla, una lección de cómo hay que dibujar un cómic de terror que sólo pueden ofrecer los grandes maestros.

En definitiva, un cómic imprescindible, y un auténtico deleite para los sentidos.

Página y portada de 'Creepy presenta: Alex Toth' Página y portada de 'Creepy presenta: Alex Toth'

Más contenidos de Noticias

anterior siguiente