Anterior La Audiencia de Madrid permite de nuevo circular al autobús de HazteOír Siguiente El Gobierno decidió aumentar su control a la Generalitat tras detectar un desvío de 6.150 euros Arriba Ir arriba
 El escritor barcelonés Víctor del Árbol recibe el 72 Premio Nadal de novela de manos del editor Emili Rosales.
El escritor barcelonés Víctor del Árbol recibe el 72 Premio Nadal de novela de manos del editor Emili Rosales. EFE Toni Albir

El escritor barcelonés Víctor del Árbol gana el Premio Nadal de novela

  • Gana con La víspera de casi todo, sobre una mujer que huye de su pasado

  • El autor, un superventas que antes fue mosso d'esquadra, se ve consagrado

  • Sus novelas han alcanzado gran éxito internacional, sobre todo en Francia

|

El escritor barcelonés Víctor del Árbol ha ganado esta noche la 72ª edición del premio Nadal con su novela La víspera de casi todo, una obra que tiene como protagonista a una mujer de clase alta que trata de huir de su pasado y se traslada a la costa gallega, donde se encontrará con personajes en su misma situación. La novela había sido presentada al premio bajo el seudónimo de Aurelia Ballesteros y el título ficticio de Cruce de olvidos.

El Nadal tiene una dotación de 18.000 euros y el jurado estaba integrado por Germán Gullón, Lorenzo Silva, Andrés Trapiello, Clara Sánchez y Emili Rosales, que adoptaron el fallo entre las seis finalistas seleccionadas entre las 341 obras presentadas en esta edición.

En la misma velada, que cada año supone la apertura de la temporada literaria, poco antes del Nadal se ha fallado el 48º Premio Josep Pla de prosa en lengua catalana, ambos convocados por Ediciones Destino, y que ha recaído en el periodista Lluís Foix por su libro de memorias Aquella porta giratoria, centrada en el período en que fue director del diario La Vanguardia.

Nada más conocerse el fallo, el ganador del Nadal se ha mostrado emocionado y ha asegurado que "desde chiquillo soñaba con ser escritor cuando su madre le dejaba leer en el suelo de la cocina o cuando lo dejaba en la biblioteca" y que no habría podido imaginar entonces que acabaría ganando un premio que en sus ediciones anteriores "ganaron autores que he leído y admirado como Carmen Laforet, Miguel Delibes o Ana María Matute".

Este 2016, ha recordado Del Árbol, se cumplen diez años desde su primera novela publicada, y en este tiempo ha podido vivir grandes momentos, pero "esto es diferente, es el Nadal, y, aunque suene a tópico, cualquier escritor querría estar aquí, es un sueño hecho realidad".

La víspera de casi todo, el momento previo a la tormenta

La novela ganadora del Nadal está ambientada en un pequeño pueblo de Galicia, en la Costa da Morte, donde el autor ha tratado de "crear un universo" y evocar "la historia de personas que son como árboles que tienen las raíces en el agua, porque no tienen nada a lo que aferrarse, excepto el pasado".

"Somos los que somos porque venimos de donde venimos", resume Del Árbol sobre estos personajes. Para él, la novela es "como ese momento previo a la tormenta, cuando el aire se carga de electricidad, pero también ese instante cuando uno se va a la playa y ve amanecer y uno piensa que todo es posible".

Son personajes que "no son capaces de dejar atrás su pasado, que viven en un presente ficticio, que sólo acumulan horas y días, que sólo hacen quejarse con la habitual resignación tan asentada en la gente de aquella zona, donde aterriza una mujer guapa, culta, que ha viajado mucho y que procede de Málaga con la intención de cambiar radicalmente de vida".

A veces, ha añadido Del Árbol, "hay un clic en nuestras vidas que nos cambia el planteamiento y es capaz de mover nuestras creencias y convicciones y nos vemos viviendo una vida que no creíamos que podríamos vivir".

Del Árbol, un superventas consagrado ahora con el Nadal

Víctor del Árbol, fue mosso d'esquadra, pero se ha convertido en un autor superventas, consagrado esta noche al ganar el prestigioso Premio Nadal, su primer reconocimiento literario en España, donde había sido finalista del Premio Fernando Lara en 2008.

"Admiro a la gente que lucha por sus sueños", confiesa en su propia página en Internet Víctor del Árbol, nacido en Barcelona en 1968, que fue mosso d'esquadra de la Generalitat desde 1992 hasta 2012, cuando cambió definitivamente la placa de policía por la literatura, especialmente después del reconocimiento recibido en Francia.

Cursó estudios en Historia en la Universidad de Barcelona, sin concluirlos, colaboró dos años como locutor y colaborador en el programa radiofónico de realidad social Catalunya sense barreres (Radio Estel, ONCE).

Víctor del Árbol inició su andadura literaria siendo muy niño, leyendo en la biblioteca del barrio barcelonés de La Guineueta, en donde pasaba todas las tardes acompañado de sus cinco hermanos, hasta que su madre les recogía al salir de trabajar. Una mujer a la que califica de "muy inteligente y una gran lectora".

Precisamente fue un premio literario el que impulsó su carrera literaria, según su propio testimonio. "Decidí que quería ser escritor cuando gané un concurso de redacción con catorce años en el seminario y me regalaron el libro Réquiem por un campesino español, de Ramón J. Sender", ha confesado Del Árbol, quien abandonó su vida de seminarista cuatro años más tarde, cuando se enamoró.

Llega el éxito con La tristeza del samurái

Como escritor fue finalista del Premio Fernando Lara en 2008 con El abismo de los sueños, obra no publicada, y ganó el Premio Tiflos de Novela en 2006 con El peso de los muertos.

En 2011, publicó La tristeza del samurái (Editorial Alrevés), que ha sido un éxito nacional e internacional, que fue traducida a una decena de idiomas (Holanda, Polonia, Rumanía, Macedonia, Israel, Italia, Francia, Estados Unidos, Brasil, China) y superventas en Francia, donde cuenta con el reconocimiento de la crítica y de numerosos premios.

Las mañanas de RNE - 'La tristeza del samurái', la novela negra española que triunfa en Francia

Entre los galardones recibidos destacan Le Prix du polar Européen 2012 a la mejor novela negra europea que otorga la prestigiosa publicación francesa Le Point en el festival de Novela Negra de Lyon; le Prix QuercyNoir, el Premio Tormo Negro 2013 y Le gran Prix de littèrature policière en 2015.

En 2013, publicó la novela Respirar por la herida, finalista a la mejor novela extranjera en el festival de cine Negro de Beaune, finalista en el II Premio Pata Negra de Salamanca y finalista a la mejor novela negra 2014 que otorga el festival VLNC.

Su última novela, Un millón de gotas (Destino, 2014), alcanzó en pocos meses la 5ª edición, y se publicó en Francia un año después, donde ganó Le Gran Prix de Littèrature Policière 2015 en Francia (modalidad extranjera), prestigioso galardón, decano de las letras francesas ganado únicamente en dos ocasiones por autores españoles, Manuel Vázquez Montalbán en 1979 y Arturo Pérez Reverte en 1998.

Más contenidos de Noticias

anterior siguiente