Enlaces accesibilidad

El Parlamento griego aprueba el paquete de reformas enviado a las instituciones

  • El programa de Tsipras pasa el corte de la Cámara con 251 de 300 votos
  • Ocho diputados de la coalición en el Gobierno se han abstenido y dos han votado en contra
  • Los parlamentarios del Pasok, Nueva Democracia y To Potami han apoyado la medida
  • Los neonazis de Amanecer Dorado y los comunistas del KKE han votado en contra

Por
 El primer ministro griego, Alexis Tsipras, durante el debate en el Parlamento sobre su plan de reformas.
El primer ministro griego, Alexis Tsipras, durante el debate en el Parlamento sobre su plan de reformas. REUTERS/Christian Hartmann

El Parlamento griego ha aprobado la propuesta del Gobierno de Alexis Tsipras enviada a los acreedores con 251 de 300 votos de manera que el gobierno heleno continuará la negociación con las instituciones.

Aunque el Gobierno ha recibido luz verde para discutir con las instituciones sobre la base de la propuesta, no ha logrado la mayoría absoluta por sí mismo, lo que puede conllevar un escenario complicado para Tsipras, que tiene que sacar adelante la leyes que debe poner en marcha bajo esta coalición en caso de que finalmente Bruselas de el visto bueno, y que debe someter a voto a el acuerdo final una vez que se alcance.

Las medidas, objeto de críticas desde las propias filas de Syriza, le han costado a Tsipras 17 votos de su grupo parlamentario: ocho diputados se abstuvieron, dos votaron en contra y siete no acudieron a la votación. Entre los ausentes se encuentra el exministro de finanzas Yanis Varufakis, que aunque anunció que votaría 'si' por delegación el reglamento no lo permite. 

El plan, por tanto, ha contado con el apoyo de 145 votos de la coalición en el Gobierno - 132 de Syriza y 13 de ANEL- y de tres partidos de la oposición: Nueva Democracia, To Potami y Pasok. Los diputados del KKE (Partido Comunista griego) y de Amanecer Dorado (neonazis) han votado en contra, tal y como se preveía. 

Tras el debate en el Parlamento, Tsipras ha indicado en una breve declaración que el Parlamento "ha dado un mandato claro al Gobierno para llegar a un acuerdo con los acreedores" y ha destacado que lo importante es "la conclusión exitosa de las negociaciones, todas las demás cuestiones seguirán". El jefe de Gobierno heleno no ha hecho referencia a los rebeldes de su propio partido pero sí ha señalado que su prioridad está en concluir las negociaciones.

Concesiones "a cambio de permanecer en el euro"

Al inicio de la sesión, el primer ministro señaló que el Gobierno ha hecho muchas concesiones en la propuesta enviada a los acreedores respecto a su programa inicial, a cambio de mantener al país en el euro y conseguir financiación, un paquete de inversiones y la reestructuración de la deuda: "No quiero ocultar la verdad. El acuerdo que se debatirá en el Eurogrupo está lejos de nuestro programa".

El primer ministro heleno ha recalcado que deben "admitir que lo que nos piden es difícil. Mejor que el ultimátum, pero difícil" y añadió que ahora el país tiene "por primera vez la posibilidad de hacer desaparecer la discusión sobre el 'grexit' (la salida de Grecia del euro)".

Por su parte, el ministro griego de Finanzas, Euclides Tsakalotos, defendió la propuesta -que, asegura, incluye una reestructuración de la deuda del país- y argumentó que no es "momento para celebraciones y triunfalismos", pues el Gobierno está convencido de que se trata "de un acuerdo muy difícil", por lo que "nadie ha festejado el resultado del referéndum".

Tsakalotos se ha defendido de las críticas surgidas entre las propias filas de Syriza, que han llegado a hablar de "capitulación", y entre las que varios diputados expresaron abiertamente su disidencia.

En este sentido, el ministro -que asumió la cartera de finanzas esta semana tras la dimisión de Yanis Varufakis- ha destacado que la propuesta actual no es la misma que se sometió al referéndum del pasado domingo y que fue rechazada por la población. El titular de Finanzas ha señalado que, además de las nuevas medidas fiscales, el plan recoge dos pilares importantes: el paquete de inversiones conocido como plan Juncker y la reestructuración de la deuda.

El Eurogrupo analiza este sábado la propuesta

El Eurogrupo se reunirá este sábado para analizar la nueva propuesta griega y decidir si dar o no luz verde a la lista de reformas presentadas por Grecia y despejar el camino a los Jefes de Estado y de Gobierno que el domingo celebran una cumbre en la que se pronunciarán de forma definitiva sobre la crisis griega.

Por su parte, las instituciones -FMI, BCE y Comisión Europea- consideran que "bajo ciertas condiciones" ese documento es una base para negociar y avisan de que existe un riesgo sistémico si se rechaza la petición del rescate griego.

En el documento también señalan que las necesidades de financiación de Grecia para los próximos tres años serían muy superiores a los 53.500 millones solicitados por Grecia al Mecanismo Europeo de Estabilidad (MEDE): harían falta 74.000 millones de euros en dinero fresco, según han asegurado fuentes diplomáticas a RNE.

El nuevo paquete del Ejecutivo heleno pide un rescate de 53.500 millones de euros a cambio de un amplio plan de reformas. Entre otras medidas, contempla un aumento del IVA y del impuesto de sociedades, la reforma de las pensiones y la edad de jubilación, la reducción del gasto en defensa y la privatización de varios puertos.

Durante la tarde miles de personas se manifestaron en el centro de Atenas en contra de las políticas de austeridad. A la concentración, convocada a través de Facebook por la plataforma que secundaba el "no" en el referéndum del pasado domingo, acudieron entre 8.000 y 9.000 miembros de PAME, el sindicato del partido comunista griego, y en torno a unos 1.000 pertenecientes a partidos de la izquierda extraparlamentaria como Antarsya, según cifras de la policía.

Noticias

anterior siguiente