Anterior La Audiencia de Madrid permite de nuevo circular al autobús de HazteOír Siguiente El Gobierno decidió aumentar su control a la Generalitat tras detectar un desvío de 6.150 euros Arriba Ir arriba
 Camaleón gigante sobre una flor.
Camaleón gigante sobre una flor. Getty Images/iStockphoto Philip Barlow/Getty Images

Más de 22.000 especies están a punto de desaparecer del planeta

  • Entre ellas están el atún rojo del Pacífico y un tipo de camaleón gigante

  • Un organismo de conservación de la naturaleza ha actualizado su Lista Roja

  • En España hay 552 especies de animales y plantas a punto de extinguirse

|

Hasta 22.413 especies, entre ellas el atún rojo del Pacífico, la babosa rosada Kaputar y el camaleón gigante con cuernos de cuchilla, están a punto de extinguirse según recoge la última actualización de la Lista Roja de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (IUCN).

En el caso de España, la lista incluye 552 especies amenazadas, de las cuales 338 son animales y 214 plantas, de un total de 2.827 especies que se han evaluado en nuestro país.

La sobreexplotación humana de recursos es una de las principales causas de extinción de especies en el planeta. Es decir, por acciones como la pesca, la tala, la minería o la agricultura.

La lista de la IUCN, que celebra este año su 50 aniversario, se ha presentado este lunes en el Congreso Mundial de Parques en Sídney (Australia), que incluye la evaluación 76.199 especies, de las cuales un 24,9% está al borde de la desaparición, según recoge Sinc.

“Necesitamos una buena gestión de estas áreas protegidas, solo el 25% están gestionadas de forma eficaz y esto es bastante serio”, ha declarado Jane Smart, directora mundial del grupo de la UICN sobre biodiversidad. 

Especies amenazadas

Más especies amenazadas son el pez globo, la cobra de China o la anguila americana. Otras, como el caracol de Malasia (Plectostoma sciaphilum) y la tijereta gigante (Labidura herculeana) de Santa Helena -la más grande que se conoce en el mundo- han corrido peor suerte y ya están consideradas como extintas por la destrucción de su hábitat.

El caracol de Malasia y la tijereta gigante ya se han extinguido

Según ha afirmado Craig-Hilton Taylor, director de unidad de la Lista Roja: “Cerca de la mitad de las especies recién evaluadas se encuentran dentro de las áreas protegidas".

La lista incluye además información sobre las amenazas que afectan a cada especie, sus necesidades ecológicas, dónde vive y las acciones de conservación que se pueden utilizar para reducir o evitar su extinción.

Casi la mitad de especies incorporadas a la lista están en zonas protegidas

“La forma en la que la Lista Roja se utiliza ha cambiado totalmente en los últimos años. Antes se empleaba para saber qué hacer con las especies amenazadas y estaba enfocada más a la conservación de especies singulares -y sigue siendo el caso por supuesto-, pero ahora tenemos muchos más datos en la lista”, ha señalado Simon N. Stuart, presidente de la Comisión de Supervivencia de Especies de la UICN.

Esta lista es la fuente de información más completa del mundo sobre el estatus global de conservación de plantas, animales y hongos.

Las especies son asignadas a una de las ocho categorías de amenazas dependiendo de cómo cumplen con los criterios relacionados con las tendencias de población, el tamaño de la población, y la estructura y rango geográfico.

Especies que han mejorado su situación

Dentro de esta evaluación, también se han incluido especies que han mejorado su situación. Por ejemplo, la ranita venenosa punteada (Andinobates dorisswansonae), especie endémica de la cordillera central de los Andes colombianos y que anteriormente estaba catalogada como ‘críticamente amenazada’ ha pasado a ‘vulnerable’ gracias a la declaración de la Reserva Anfibia de la Ranita Dorada, área protegida donde reside esta especie, lo que ha permitido frenar la continua pérdida de su hábitat.

Otra especie de anfibio que ha mejorado su situación es la ranita venenosa tolimense (Andinobates tolimensis), por hallarse también dentro de esta cordillera. Esto, para los expertos, es un indicador de que la buena gestión ambiental produce progresos significativos en la conservación de la biodiversidad global.

Más contenidos de Noticias

anterior siguiente