Anterior México se afana en rescatar a los atrapados entre los escombros tras el terremoto Siguiente Catorce detenidos, entre ellos el 'número dos' de Junqueras, en una operación contra el 1-O Arriba Ir arriba
El logo de General Electric, junto a una nave industrial de Alstom
El logo de General Electric, junto a una nave industrial de Alstom. AFP AFP/SEBASTIEN BOZON / YASUYOSHI CHIBA

El Gobierno francés autoriza la venta a General Electric de las actividades energéticas de Alstom

  • Asegura que se garantiza el suministro y la continuidad de la actividad nuclear

|

El Gobierno francés ha autorizado este miércoles la venta de las actividades energéticas de Alstom a la compañía estadounidense General Electric (GE), una aprobación necesaria para que continúe el proyecto admitido el pasado mes de junio por París.

El ministro francés de Economía, Emmanuel Macron, ha indicado que el Gobierno se ha asegurado de que los intereses del Estado, el mantenimiento de la filial nuclear y la garantía del suministro energético de Francia "se han tenido plenamente en cuenta" en esta operación.

El Ejecutivo galo aprobó en el pasado 14 de mayo un decreto por el que los compradores de empresas francesas que ejerzan actividades estratégicas, como la defensa, el transporte o el suministro energético, deberán comprometerse formalmente ante el Estado galo a garantizar la perennidad de las mismas.

El presidente director general de Alstom, Patrick Kron, ha avanzado que el consejo de administración ha convocado a la asamblea general de la empresa para el próximo 19 de diciembre para que se pronuncie sobre la operación en marcha.

Si los accionistas y las autoridades competentes la aprueban, el grupo ha señalado que, una vez cerrada la transacción, se concentrará en sus actividades de transporte, "con perspectivas favorables de crecimiento de las ventas y de mejora de la rentabilidad".

El Estado, presente en la operación

Después de reuniones del presidente Hollande con los presidentes de General Electric y Siemens-Mitsubishi (que realizaron una oferta conjunta), el Gobierno optó por la propuesta de la estadounidense. Así, se acordó que el Estado francés se haga con el 20% del capital de Alstom, lo que le convertirá en el principal accionista del grupo, para garantizar que se mantenga el empleo y la inversión en territorio francés.

Además, Alstom y General Electric crearán tres empresas conjuntas que englobarán las actividades de energía nuclear de ambos grupos, de redes eléctricas y de renovables, ha precisado Montebourg.

La oferta de General Electric valoraba estas actividades en 12.350 millones de euros en su oferta inicial, pero el Ejecutivo francés hizo entrar en competencia a Siemens, aliado posteriormente con Mitsubishi, para asegurarse una subasta que permitiera mejorar las condiciones, no tanto económicas como de contraprestaciones.

Mantener el empleo e inversión, la clave

De esta forma, el grupo estadounidense tuvo que elevar el precio y renunciar a su proyecto de absorción de Alstom para conformarse con la creación de una empresa conjunta que englobe las actividades energéticas de ambos grupos.

El Gobierno francés ha impuesto condiciones duras para mantener la independencia energética francesa, el empleo y las sedes de decisión del conglomerado en Francia.

Además de ser el principal accionista de Alstom, el Estado se asegura un derecho de veto sobre las decisiones del grupo y la posibilidad de aprobar el nombramiento de la mitad del consejo de administración del nuevo conglomerado, además de su presidente.

GE se ha comprometido a mantener la actual plantilla del grupo y a crear 1.000 empleos suplementarios, y podrá ser sancionado en caso de incumplimiento.

Por último, el Estado francés prestará mucha atención a no perder la propiedad intelectual de la tecnología desarrollada por Alstom, en particular en el terreno nuclear, ya que esa empresa es uno de los principales fabricantes de centrales atómicas junto a las también galas EDF y Areva.

El anuncio coincide con la publicación de los resultados de Alstom, que en los nueve primeros meses del año tuvo un beneficio neto de 255 millones de euros, un 32% menos que de enero a septiembre del año pasado.

Su facturación hasta septiembre, según ha informado en un comunicado, se situó en 3.056 millones de euros, un 13% más que en el mismo período de 2013.

Más contenidos de Noticias

anterior siguiente