Enlaces accesibilidad

La filtración en la prensa de las negociaciones entre Grecia y la troika precede al acuerdo

  • Varios medios de comunicación filtran el borrador acordado por Grecia y la troika
  • La Comisión Europea niega la existencia de un acuerdo, pero señala "avances"
  • Como condición previa, la coalición del Gobierno griego debe avalar el acuerdo

Por

La Comisión Europea ha negado que exista un acuerdo para conceder a Grecia dos años más de plazo para sanear sus finanzas y presupuestos, y retrasar así hasta 2016 el situar su déficit público por debajo del 3% del PIB, como había asegurado este miércoles el ministro de Finanzas griego. Sin embargo, desde Bruselas, matizan que "hay avances" en las negociaciones de la troika con el Gobierno heleno.

La ampliación en el plazo para ajustar su déficit depende además de que la coalición que forma el Gobierno apruebe un paquete de nuevos recortes que, según el posible acuerdo anunciado por el ministro griego, supondía retirar algunas de las exigencias en materia laboral mantenidas hasta ahora por la troika, pero contendría fuertes ajustes, tal y como revela el borrador filtrado por varios medios de comunicación europeos.

Antes de anunciarse ese posible acuerdo, el representante alemán en el Banco Central Europeo (BCE), Jörg Asmussen, no había desmentido el borrador, pero había matizado que estaba pendiente de lograr un pacto con Atenas.

Además, Asmussen ha subrayado que la ampliación del plazo supondría que los socios europeos tendrían que aportar una ayuda adicional a la ya prevista: "Si atrasamos dos años los objetivos fiscales, significaría que los Estados de la eurozona deberán poner a disposición de Grecia recursos financieros adicionales".

El borrador filtrado este miércoles contempla también que Grecia pueda retrasar la aplicación de algunas de las reformas de su mercado laboral y en el mercado energético, así como el aplazamiento de la privatización de empresas estatales y objetos inmobiliarios.

Recortes en pensiones y despidos de funcionarios

Por contra, Atenas se compromete a recortar aún más las pensiones y los salarios de empleados públicos. Según el borrador filtrado por la agencia Reuters, esas reducciones deben sumar 6.300 millones de euros entre 2013 y 2014, casi la mitad del recorte total de 13.500 millones marcado por la troika para ambos ejercicios.

Respecto a las pensiones, además de retrasar dos años la edad obligatoria de jubilación hasta los 67 años, se reducirán todas las pensiones superiores a 1.000 euros mensuales.

En cuanto al sector público, el borrador del acuerdo establece que entre este año y el que viene debe despedirse a 8.250 funcionarios, los primeros 2.000 a partir de finales de 2012.

La negociación con la troika es decisiva para recibir el próximo tramo de ayudas del rescate por valor de 31.000 millones de euros, aunque con la condición de que su coalición se ponga de acuerdo sobre el nuevo paquete de recortes, un acuerdo que aún está pendiente y que podría verse forzado tras la filtración de este borrador.

Otro de los medios que ha publicado el borrador, el diario alemán Süddeutsche Zeitung, revela también que Atenas espera ingresar con las privatizaciones 8.800 millones de euros, en lugar de los 19.000 millones calculados inicialmente.

El retraso abre un nuevo agujero de más de 15.000 millones

Esa ampliación del plazo para el reajuste y la posibilidad de aplazar algunas reformas abre un agujero financiero adicional en los planes de equilibrio diseñados para Grecia en 2013 y 2014 que oscila entre los 15.000 y los 18.000 millones de euros. En el borrador filtrado no se menciona cómo se afrontará ese desfase.

Para conseguir esos 18.000 millones de euros suplementarios, Bruselas estudia la posibilidad de dar a Atenas más dinero para un programa de recompra de su deuda pública, que actualmente se cotiza muy a la baja en los mercados internacionales.

Süddeutsche Zeitung señala que se estudia igualmente la posibilidad de llevar a cabo una condonación indirecta de la deuda griega, al bajar los tipos de interés de créditos ya concedidos.

El rotativo germano añade que tampoco se ha aclarado aún cómo se financiará Grecia a partir de 2014, y subraya que la decisión de los socios europeos de dar más tiempo a Grecia para cumplir con sus compromisos se debe a que su Gobierno ha comenzado por fin a aplicar las reformas de manera clara.

Igualmente, destaca que los nuevos problemas financieros del país mediterráneo tienen su origen en la recesión económica del país, que los países donantes no se esperaban de tanta gravedad, más que en errores políticos.

Berlín descarta ahora la salida de Grecia del euro

El rotativo destaca asimismo que la canciller alemana, Angela Merkel, y otros dirigentes de la UE que hasta ahora mantenían una postura de dureza se han convencido de que una salida de Grecia de la zona del euro conlleva demasiados riesgos políticos y económicos.

Aunque Grecia se encontrará al borde de la bancarrota a finales de noviembre y solo la evitará si recibe el próximo tramo de ayudas, éstas no se harán efectivas hasta que se suscriba dicho memorando de entendimiento y se presente el informe de la troika sobre los avances griegos.

Finalmente, destaca que el titular alemán de Finanzas, Wolfgang Schäuble, ya se ha pronunciado a favor de aumentar los plazos para que Grecia cumpla con sus compromisos. Hasta hace muy poco, este mismo dirigente se mostraba en contra de esa concesión de tiempo.

El responsable de las Finanzas germano considera prioritario construir en Grecia una administración efectiva que se atenga a los estándares de los restantes país de la UE y eso, ha dicho, "lleva tiempo y necesita de grandes esfuerzos".

Noticias

anterior siguiente