Enlaces accesibilidad

Fedea opina que no se cumplirá con el déficit si no se congelan las pensiones

  • Recuerda que la partida de pensiones supone el 40% del gasto estatal
  • Apuestan por anticipar la reforma de pensiones que retrasa la jubilación
  • Defiende el "federalismo fiscal": que las autonomías recauden lo que gastan
  • Cree "conveniente" un nuevo rescate parcial porque obligaría a tomar medidas

Por

La Fundación de Estudios de Economía Aplicada (Fedea) ha advertido este miércoles de que España no cumplirá con el objetivo de déficit comprometido para este año si no congela las pensiones, es decir, si no paraliza la actualización que se realiza anualmente con la referencia del IPC de noviembre y que está impuesta por ley.

Las declaraciones del Gobierno sobre que va a mantener las pensiones como hasta ahora "son suicidas", a juicio del director de Fedea, Michele Boldrin.  Esa actitud del Ejecutivo, ha considerado este economista, "no es coherente con la situación de la economía española". "Se dice que son sagradas, y no se toca ni su nivel ni -lo más importante y clave en esta situación- cómo están determinadas", ha señalado.

El experto de Fedea en Seguridad Social, Sergio Jiménez, ha indicado que las pensiones "son el último reducto de crédito que le queda al Gobierno para ajustar", ya que suponen el 40% del gasto estatal, según recuerda la Fundación.

Recorte de pensiones en 2013

"Seguro que no se van a actualizar ahora y, en 2013, también habrá un recorte, y no sólo por la no actualización, sino nominal, porque es el último reducto que le queda al Gobierno para liberar algún recurso para impulsar el sector productivo", ha explicado Jiménez.

Este economista ha añadido que se debe anticipar la aplicación de la reforma de pensiones que ya está hecha y concretar cómo va a funcionar el factor de sostenibilidad, una fórmula incluída en esa reforma con la intención de que el cálculo de la cuantía de la pensión se revise cada cinco años en función de la evolución de la esperanza de vida.

Esa anticipación de la reforma de pensiones ha sido negada este miércoles en el Congreso por la ministra de Empleo y Seguridad Social, Fátima Báñez, quien ha evitado aclarar si se realizará o no la actualización de las pensiones de noviembre.

Boldrin ha admitido que la reforma del sistema de pensiones -como todos los cambios estructurales "dramáticos y profundos" que necesita el país- requiere el consenso político: "Se necesita un pacto al revés del Pacto de Toledo, que se pactó para no tocar las pensiones y no utilizarlas electoralmente. Ahora hay que pactar para reformar las pensiones y no utilizarlo electoralmente".

Sobre los Presupuestos Generales del Estado para 2013, el subdirector de Fedea, Ignacio Conde-Ruiz, ha subrayado que dejan en manos de las comunidades autónomas todo el recorte de gasto comprometido con Bruselas (12.000 millones de euros) más otro ajuste adicional de 6.600 millones necesario para compensar el aumento del gasto en 6.600 millones recogido en esas cuentas.

"Es demasiada responsabilidad sobre las comunidades para que se pueda cumplir" con el objetivo de terminar el próximo año con un 4,5% de déficit público, ha opinado el subdirector de Fedea, quien también advierte de que esas cuentas pueden variar a través de enmiendas en el trámite parlamentario que modifiquen el gasto.

Apuesta por el "federalismo fiscal"

En ese sentido, Michele Boldrin ha destacado que el déficit español "es estructural y no tiene nada que ver con los intereses" generados por la deuda. Conde-Ruiz coincide y apunta a que la actual crisis fiscal es "una crisis de ingresos": España es "un caso único entre los países desarrollados", ya que sus ingresos han caído un 6% desde el comienzo de la crisis en 2007 mientras en el conjunto de la UE han disminuído un 0,1%.

Así, Boldrin opina que se necesita "un federalismo fiscal que deje aparte ideologías, nacionalismos o soberanismos: es una cuestión técnica".

Según ha recordado Ignacio Conde-Ruiz, "el Estado gasta un 20% de lo que ingresa y recauda el 37%. Las comunidades autónomas tienen así el beneficio de gastar, pero no la responsabilidad de recaudar".

Boldrin califica ese sistema como de "irresponsabilidad fiscal": "Lo lógico es ¿quieres tener universidad?: lo pagas; ¿quieres tener embajadas?: lo pagas". Eso no quiere decir -advierte- que no se pueda producir una redistribución nacional posterior.

Un nuevo rescate sería "conveniente" porque obligaría a tomar medidas

Respecto a la posibilidad de que el Gobierno pida un nuevo rescate para que el Banco Central Europeo (BCE) active las compras de deuda española, Boldrin se ha mostrado a favor: "Sería conveniente porque, visto que la clase política española es reacia a tomar decisiones, esto llevaría a que -diciendo que lo manda Europa- se adoptasen las medidas necesarias".

"Aparte de que se podría rebajar el coste de la financiación del país, el verdadero beneficio para España es que se tomarían medidas", ha añadido el director de Fedea, quien admite estar "espantado" por la actual "parálisis" del Gobierno.

En relación con ese punto, Boldrin ha calificado como "síntoma horroroso" el aumento de la salida de capitales del país, que el Fondo Monetario Internacional (FMI) ha cuantificado en 296.000 millones de euros entre junio de 2011 y junio de este año.

Ese dato "da la medida de que se está haciendo lo contrario de lo que se debería hacer para crecer: no hay trabajo porque el capital se va", concluye el economista italiano.

"El crecimiento sólo puede llegar por la creación de empleo"

En su opinión, los dos últimos Ejecutivos han hablado de crecimiento, "pero no han entendido de dónde viene". "El crecimiento sólo puede venir de la creación de empleo", sentencia Michele Boldrin. Y eso -continúa- no se logra si, como asegura que ocurre en España, no hay incentivos para contratar.

Y en ese asunto, a su juicio, es clave el actual sistema tributario "que penaliza al trabajador, a la inversión y a la empresa".

"Hace falta reformar drásticamente el sistema fiscal", escribe en su presentación el director de Fedea, quien apunta dos direcciones para esos cambios: "atraer el trabajo cualificado e inversiones a España" y "premiar el mérito y la productividad, cargando los impuestos sobre el consumo, las actividades que generan rentas monopolísticas y los patrimonios mal utilizados".

Sobre el hecho de que la subida del IVA se haya trasladado íntegramente a los precios finales "en un momento en el que hay descenso de demanda y aumento del paro", Boldrin ha explicado que significa que "la economía española es monopolística e ineficiente".

Eso podría solucionarse, según Conde-Ruiz, con la anunciada reforma de los organismos reguladores, si esos cambios se enfocan a garantizar la competencia en todos los sectores.

Además, los economistas de Fedea señalan que la eliminación de la actual dualidad en el mercado laboral entre contratos fijos y temporales también ayudaría a frenar la destrucción de empleo. Así, apuestan por un contrato único, "que acabase con el abuso de la temporalidad" y que regulase las indemnizaciones de más a menos en función de distintas variables.

Noticias

anterior siguiente