Enlaces accesibilidad

La ONU condena la sistemática violación de los derechos humanos en Siria

  • La alta comisionada para los Derechos Humanos pide medidas "urgentes"
  • Advierte de que Siria se encamina a "una guerra civil en toda regla"
  • En la represión han muerto más de 4.000 personas, entre ellas 307 niños

Por

El Consejo de Derechos Humanos de la ONU ha condenado este viernes las "generalizadas, sistemáticas y graves violaciones de los derechos humanos y libertades fundamentales" cometidas por el Gobierno sirio para reprimir las protestas opositoras en el país.

Con 37 votos a favor, 4 en contra y 6 abstenciones, el Consejo ha aprobado una resolución que denuncia "ejecuciones arbitrarias, excesivo uso de la fuerza y el asesinato y persecución de manifestantes, activistas de derechos huamnos y periodistas".

Previamente, la alta comisionada para los Derechos Humanos de la ONU, Navi Pillay, ha pedido a la comunidad internacional que tome medidas para proteger a los civiles sirios de la "represión brutal" del régimen tras más de siete meses de un conflicto que, considera, ya se ha convertido en una guerra civil.

Más de 4.000 personas han muerto, entre ellos 307 niños, desde que comenzara la represión militar en marzo y se cree que más de 14.000 personas están detenidas, ha subrayado Pillay en una reunión de emergencia del Consejo de Derechos Humanos.

"La continua y brutal represión de las autoridades sirias, si no se detiene ahora, puede llevar al país a una guerra civil en toda regla. A la luz del fracaso manifiesto de las autoridades sirias para proteger a sus ciudadanos, la comunidad internacional debe tomar medidas urgentes y eficaces para proteger al pueblo sirio", ha demandado la alta comisionada.

Pillay, exjueza de crímenes de guerra para la ONU, considera que la necesidad de Siria de "rendir cuentas internacionales" por la comisión de crímenes de lesa humanidad es "hoy aún más urgente que ayer". 

Uno de los expertos de la Comisión Internacional de Investigación sobre Siria, Paulo Pinheiro, ha informado de que que las fuerzas de seguridad habían matado a 56 niños durante noviembre, "el mes más mortal" desde el estallido de la violencia en este país en marzo.

Los sirios convocan otra manifestación

Los expertos, que no han sido admitidos en territorio sirio, se han entrevistado con cerca de 223 víctimas, testigos y desertores del Ejército entre septiembre y noviembre. "El sufrimiento extremo de las personas dentro y fuera de Siria debe ser tratado como un asunto de urgencia", ha insistido Pinheiro.

Los manifestantes sirios han convocado este viernes una nueva jornada de protesta para pedir a la comunidad internacional la creación de una zona de seguridad que proteja a la población civil de estos crímenes.

Ni las sanciones económicas ni el aislamiento internacional han convencido al régimen del presidente Bashar al Asad de detener la represión de las manifestaciones pacíficas y la persecución de opositores incluso más allá de las fronteras del país.

De hecho, el ministro francés de Interior, Claude Gueant, ha anunciado este viernes medidas para proteger a los opositores sirios tras las recientes amenazas del régimen de Damasco, en especial al Consejo Nacional Sirio, cuyo líder se encuentra en París. 

Francia protegerá a los opositores

El Gobierno galo ya había advertido anteriormente que no iba a tolerar intimidaciones a los activistas sirios dentro de su país y que iba a reforzar la presencia policial en los mítines de los opositores.

Después de una reunión con el presidente del CNS, Burhan Ghalioun, principios de este mes, el canciller francés Alain Juppé, dijo que París considera que este grupo es el interlocutor legítimo del pueblo sirio.

Francia ha sido una de los voces que más han presionado para aprobar una resolución en el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas contra Siria y ahora está impulsando la creación de un corredor humanitario para proporcionar ayuda a la población.

Noticias

anterior siguiente