Anterior El Supremo rechaza suspender la intervención de las cuentas de la Generalitat por el Gobierno Siguiente Artículo 155, sí, pero... ¿cómo? Arriba Ir arriba
James Parkinson, un defensor de la sanidad pública en el s.XVIII

James Parkinson, un defensor de la sanidad pública en el s.XVIII

  • Pasó a la historia por descubrir la enfermedad de Parkinson

  • Compatibilizó su profesión médica con la política

  • Abogó por mejoras en la sanidad pública bajo el seudónimo de Old Hubert

|

A hombros de gigantes

Programa de divulgación científica. Es un espacio pegado a la actualidad con los hallazgos más recientes, las últimas noticias publicadas en las principales revistas científicas, y las voces de sus protagonistas. Pero también es un tiempo de radio dedicado a nuestros centros de investigación, al trabajo que llevan a cabo y su repercusión en nuestra esperanza y calidad de vida. Los sábados de 01:00 a 02:00 horas

El médico, sociólogo, botánico, paleontólogo y geólogo británico James Parkinson nació en Hoxton el 11 de abril de 1755. Hijo de un boticario y cirujano, fue uno de los primeros estudiantes admitidos en el London Hospital Medical College.

En 1784 aprobó el examen de cirujano en la Corporación de Londres, por lo que pudo continuar con la labor paterna en Hoxton Square. Un año antes había contraído matrimonio con Mary Dale con quien tuvo seis hijos.

Parkinson dedicó parte de su tiempo a estudiar la gota, publicó varios tratados sobre esta enfermedad, y fue uno de los primeros médicos ingleses que investigó la peritonitis.

En 1785, siguió un curso del célebre cirujano John Hunter sobre teoría y práctica quirúrgicas, y dos años más tarde fue elegido miembro de la Sociedad Médica de Londres.

Durante más de veinticinco años, Parkinson también fue médico de plantilla de Holly House, en Hoxton, un manicomio privado.

Médico y político

Parkinson compatibilizó su profesión médica con la política. Firme partidario de la Revolución Francesa, fue miembro de la Cámara de los Comunes del Reino Unido y de varias sociedades políticas secretas.

Bajo el seudónimo de Old Hubert, escribió sobre distintos problemas sociales. En su obra Exhortaciones médicas abogó por una mejora en la sanidad pública.

También fue autor de folletos provocadores con títulos como Revolución sin derramamiento de sangre. Estuvo implicado en una conspiración para asesinar al rey Jorge III y a punto estuvo de ser deportado a Australia cargado de cadenas, aunque al final se retiraron los cargos que había contra él.

A partir de entonces tuvo un enfoque más conservador de la vida, se interesó por la Paleontología y la Geología y fundó la Sociedad Geológica de Londres.

En relación con esta disciplina escribió la obra Restos orgánicos de un mundo anterior, que siguió imprimiéndose durante medio siglo. Cada uno de los volúmenes está ilustrado por el propio Parkinson y las planchas fueron utilizadas posteriormente por Gideon Mantell, descubridor del primer fósil de un dinosaurio reconocido.

Ganador de un museo

Una de las anécdotas más llamativas de Parkinson es que ha sido la única persona del mundo que ganó un museo en una rifa.

Se trataba del museo de historia natural fundado en Londres por sir Ashton Lever, quien se arruinó por su afición desmedida a coleccionar maravillas naturales. Parkinson conservó el museo hasta 1805, año en que tuvo que vender la colección.

Pero Parkinson ha pasado a los anales de la Medicina por estudiar lo que él denominaba 'parálisis agitante' y que -desde entonces- se llama 'enfermedad de Parkinson' en su honor.

Pasó a la historia por estudiar la parálisis agitante, la enfermedad de Parkinson

Creía que estaba causada por un trastorno de las vértebras cervicales y propuso como terapia sangrías en la parte superior del cuerpo, aplicación de ventosas en esa zona y la extracción de pus mediante la colocación de emplasto de cantáridas o 'moscas españolas', insectos usados en medicina hasta principios del siglo XX como vesicante o formador de ampollas.

No aconsejaba tomar medicamentos, pero sí mercurio como en otras enfermedades destructivas. A día de hoy, la ciencia médica no ha conseguido dar con un método definitivo que cure la enfermedad, aunque hay tratamientos para paliar algunos de los síntomas más molestos.

Parkinson murió en Londres el 21 de diciembre de 1824 y fue enterrado en el cementerio de Saint Leonard. Un género de molusco fósil del grupo de los ammonites lleva en su honor el nombre de Parkinson.

La abreviatura J. Parkinson se emplea para indicar a James Parkinson como autoridad en la descripción y clasificación científica de los vegetales.

Más contenidos de Noticias

anterior siguiente