Enlaces accesibilidad

Los descosidos del Museo Balenciaga

  • El museo iba a costar 6 millones de euros y ha acabado costando más de 20
  • El exalcalde de Getaria, del PNV, y el arquitecto, están imputados judicialmente

Por
PRESENTACIÓN DEL MUSEO BALENCIAGA DE GETARIA, QUE INAUGURARÁ LA REINA EN UNA SEMANA
Presentación del Museo Balenciaga en Getaria Efe Efe/Juan Herrero.

La reina Sofía ha inaugurado este martes el museo Balenciaga de Getaria, la localidad guipuzcoana que vio nacer en 1895 al maestro de la moda que triunfó en París. El Cristóbal Balenciaga Museoa expondrá casi un centenar de vestidos diseñados por el gran modisto y albergará también una escuela de alta costura, en un edificio acristalado anexo al palacio Berroeta-Aldamar, que fue propiedad de la reina Fabiola de Bélgica.

Pero detrás de la glamourosa imagen de esta inauguración, a la que han asistido el lehendakari, Patxi López, y representantes de la moda y la cultura, hay una lamentable historia de presunta malversación, fraude y expolio por parte de la anterior directiva y que está bajo investigación judicial y que a punto ha estado de dar al traste con la apertura del museo, que de los 6 millones de euros inicialmente previstos ha pasado a costar más de 20 millones.

En la investigación judicial están imputados el que fuera alcalde del PNV de Getaria y también responsable de la fundación y la sociedad encargadas del proyecto, Mariano Camio, el arquitecto cubano Julián Argilagos, que supuestamente mantenía una relación sentimental con el primero y que debe prestar declaración este mes de junio desde EE.UU. y el también arquitecto Rolando Paciel.

El presunto fraude se empezó a investigar hace tres años tras una denuncia presentada ante la Fiscalía de Guipúzcoa por la Fundación Balenciaga y la sociedad Berroeta Aldamar contra Camio por las presuntas irregularidades cometidas durante la gestión de ambas entidades.

Más de 10 años de construcción

El museo empezó a construirse en el año 2000 y no ha sido hasta ahora cuando han terminado las obras -estaba previsto para 2003-, ya que, además, el inicio de la investigación provocó la paralización de las mismas y el correspondiente cambio de arquitecto, además de la cancelación de la financiación por parte del Ministerio de Cultura.

Las obras se reiniciaron en 2008 tras sanearse los 1,5 millones de euros en números rojos con financiación del Gobierno vasco, la Diputación de Guipúzcoa y el central.

Mariano Camio está acusado de falsificación de documentos, expolio y malversación de fondos. Según la denuncia que inició la investigación judicial, Camio habría "enriquecido y favorecido" con "generosas cantidades" de dinero al arquitecto Argilagos, al que encargó la construcción del museo y con quien "mantenía una relación sentimental" y que, además, no poseía un título de arquitecto homologado.

También se le imputa la desaparición de varias piezas de Balenciaga que fueron donadas al museo. Y es que, cuando se gestó su creación, personalidades ilustres como la Reina Fabiola de Bélgica, modistos como Hubert de Givenchy, Emanuel Ungaro o Yves Saint Laurent y amigas y clientas como Sonsoles Díez de Rivera donaron fondos y se unieron a la fundación.

Según consta en la investigación, faltarían varias prendas y dibujos, además de pañuelos. El escrito del fiscal señala que "queda acreditado de manera fehaciente que Mariano Camio regaló seis pañuelos pertenecientes a la Colección" a varios exconcejales del Ayuntamiento de Getaria para compensarles por una 'dura' legislatura municipal.

Ahora, con el Museo Balenciaga abierto e intentando hacer borrón y cuenta nueva, todo el asunto queda en manos de la justicia, aunque el abogado de Camio ya advirtió que, de existir, los delitos por el uso de recursos públicos ya habrían prescrito. Son los rotos y descosidos del museo Balenciaga.

Noticias

anterior siguiente