Enlaces accesibilidad

Alfombra roja, vestido rojo para los Oscar

  • Cate Blanchett, la mejor vestida, y Nicole Kidman, la peor

Por
Actress and presenter Cate Blanchett arrives at the 83rd Academy Awards in Hollywood
La actriz Cate Blanchett posa a su paso por la alfombra roja en el Teatro Kodak de Los Ángeles. REUTERS REUTERS/Lucy Nicholson

Otra vez vestidos en tonos 'nude' o empolvados… ¡qué aburrimiento!

En estos famosos tonos llamados también "maquillaje" hemos visto a Halle Berry, guapísima eso sí. La actriz ha elegido un vestido con escote palabra de honor, cuerpo bordado con cristales y un enjambre de tul que caía por la falda y terminaba en cola. Lo firma la casa Marchesa que también ha creado el vestido de la jovencísima Hailee Steinfeld, un modelo de línea princesa de tul bordado en plata. Muy acertado para sus 14 añitos.

Michelle Williams, Hilary Swank, Helen Mirren y Gwyneth Paltrow han apostado por la gama de grises. Michelle Williams llevaba un vestido en tono perla bordado en el mismo color. Un modelo camisero, recto, de Chanel y a juego con su palidez. El de Hilary Swank es, quizá, uno de los más bonitos. Es un vestido en tono ostra que marca la silueta, lleva el cuerpo muy trabajado y la falda cuajada de plumas.

También con brillo de escamas hemos visto a Gwyneth Paltrow que cierra el trío de “sirenitas” con un vestido de Calvin Klein. Un modelo en un plata 'líquido' sin mangas, escote pronunciado pero estrecho y cinturón. Helen Mirren siempre sorprende por la elección del diseñador. En esta ocasión ha escogido a una compatriota, la veterana Vivienne Westwood. El vestido es de escote cuadrado con mangas y tendencia a arrugarse. Más lista ha sido Annette Bening con un vestido-joya en gris, una pieza Art Decó del diseñador Naeem Khan que tiene pinta de pesar bastante, lo que evita las arrugas.

Negro, uno de los colores estrella

El negro ha sido uno de los colores estrella en esta ceremonia. Sharon Stone ha lucido uno de Dior decorado con plumas grises y negras.

El de Reese Witherspoon es un palabra de honor de Armani Privé con una banda blanca en el escote, un tanto soso. También de negro y gran escote, quizá el más fotografiado, la bellísima modelo Camila Alves que ha llegado del brazo de su chico Matthew MacConaughey con esmoquin de Dolce&Gabanna.

Marisa Tomei se salva de ser elegida la peor vestida porque este año ha ido Helena Bonham Carter. La pareja de Tim Burton ha hecho honor a su fama y se ha metido en un corpiño y una falda a cual más feo. El bolso-abanico es para llorar de miedo.

Los tonos lila y la gama de fríos también se han paseado por la alfombra roja. De malva suave ha llegado Mila Kunis. Su vestido es un modelo con encajes, transparencias y un precioso escote de Elie Saab que vimos en su desfile de alta costura en París. Scarlett Johansson ha recogido aplausos con encajes burdeos y juegos de transparencias de Dolce&Gabanna.

La embarazada Natalie Portman ha conseguido un vestido que disimule su tripita. Un diseño de Rodarte en color morado con escote en “V” y hace dos años también apostó por esta casa de modas.

Penélope Cruz ha recurrido a L´Wren Scott (la pareja de Mick Jager) y su vestido tiene dividida a la prensa especializada. Ni rastro del glamour que derrochó con su Balmain vintage, o con el estupendo Versace en tono salmón. Aún así, Pe está guapísima y se ha recuperado muy bien del embarazo.

Muchas críticas para Nicole Kidman

Otra de las decepciones ha sido Nicole Kidman cuya presencia ha provocado un aluvión de malas críticas en internet. Su modelo de Dior en blanco no ha gustado y la Kidman, con el vestido arrugado, este año no pisa el podium de la elegancia.

Termino el paseo por el arco iris y me quedo en el rojo, el otro color estrella de la noche. Desafortunada elección la de Jennifer Lawrence con un Ricardo Costa para Calvin Klein, y perfecta la de Anne Hathaway con un palabra de honor de Valentino, el rey de los vestidos rojos. El de Sandra Bullock , de Vera Wang, es parecido pero mucho menos elegante. La que ha dejado al personal con la boca abierta ha sido Jennifer Hudson. Ha perdido varios kilos y se ha enfundado un Versace espectacular. Sin duda una de las sorpresas de esta alfombra roja.

La otra ha sido Cate Blanchett, solo ella puede llevar con tanta naturalidad un vestido tan arriesgado como el que ha elegido, un modelo de la colección de alta costura de Givenchy en malva con bordados aplicaciones del mismo tono y otras en amarillo chillón.

Y las nominadas a la actriz mejor vestida son: Mila Kunis por su elegancia, Jennifer Hudson por su sacrificio (la pobre ha estado a dieta severa los últimos meses), Anne Hathaway por acudir con Valentino y Cate Blanchett por su elección. Y la ganadora es… ¡Cate Blanchett!

Noticias

anterior siguiente