Enlaces accesibilidad

Al menos 36 trabajadores de la ONU han muerto en el terremoto de Haití

Por

La ONU ha confirmado que son 36 los trabajadores del organismo internacional muertos a consecuencia del terremoto de Haití y que aún se considera desaparecidas a un centenar de personas.

Se eleva así el número de fallecidos ya que el secretario general de la ONU, Ban Ki Moon, había hablado de 22 víctimas mortales durante una conferencia de prensa, en la que también ha señalado que "todavía no se sabe nada de Hédi Annabi", el responsable de la Misión de Estabilización de la ONU en Haití (Minustah), que está entre los desaparecidos.

A pesar de que la ONU le da por desaparecido, el jefe de la operación en Haití, Hedi Annabi, se considera por el Gobierno haitiano una de las víctimas mortales de este seísmo. 

El número de muertos y heridos entre los trabajadores de la ONU podría aumentar ya que en el momento del seísmo en el cuartel de la misión había entre 100 y 150 trabajadores, a los que hay que sumar el resto del personal de la organización.

Brasil lidera la fuerza de la ONU en Haití, que cuenta con cerca de 6.700 militares procedentes de 17 países, de los cuales 1.266 son brasileños.

La española Pilar Juárez, que trabaja en el servicio diplomático de la UE en Haití, se encuentra entre los posibles desaparecidos por el terremoto de Haití al no haber noticias sobre su paradero, han informado fuentes del Gobierno.

Ban Ki Moon ha señalado que la comunidad internacional y Naciones Unidas se enfrentan a su mayor catástrofe humanitaria con el terremoto ocurrido en Haití.

"No hay duda de que nos enfrentamos a una gran emergencia humanitaria y de que se necesitarán los mayores esfuerzos de asistencia" para los haitianos, ha afirmado Ban, que ha pedido "ayuda urgente" y que ha manifestado que las víctimas del sismo se cuentan "por cientos".  

El terremoto, cuyo epicentro se localizó a sólo 16 kilómetros de la capital (Puerto Príncipe), tuvo una intensidad de 7,3 grados en la escala de Richter  y duró aproximadamente un minuto. Fue seguido, muy poco después, por dos réplicas de 5,9 y 5,5 grados.

La sede de la ONU, gravemente dañada

El edificio de la ONU en Haití, de cinco plantas, es uno de los numerosos inmuebles oficiales que han quedado destruidos. Además, el Palacio Presidencial, al menos tres hospitales, la catedral, las oficinas del Banco Mundial, el Palacio de Justicia, los Ministerios de Finanzas, Obras Públicas y Comunicación y Cultura y la Escuela Normal Superior han quedado destruidos o han sufrido daños.

"Naciones Unidas puede confirmar que la sede principal de la misión de la ONU en Puerto Príncipe ha resultado gravemente dañada,  así como otras instalaciones de Naciones Unidas", ha indicado el jefe de MINUSTAH, Alain Le Roy.

"El Departamento de las Fuerzas de Paz sigue recopilando información sobre los daños y la situación en la que se encuentran los trabajadores de la ONU", ha indicado Le Roy.

La ONU está presente en Haití desde 2004 a través de sus misión de asistencia al país caribeño (Minustah) y su jefatura militar corresponde a Brasil.
Cuenta con 7.000 militares y unos 2.000 policías, además de unos 1.600 empleados civiles, procedentes de 17 países.

MINUSTAH  fue creada en 2004 por el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas para restaurar el orden después del violento derrocamiento y salida del país del presidente Jean Bertrand Aristide.

Además de Brasil, participan en la misión de la ONU, Argentina, Bolivia, Chile, Colombia, Ecuador, El Salvador, Guatemala, Paraguay, Perú y Uruguay, así como Canadá, Estados Unidos, España, Francia, Italia y Jordania.

Noticias

anterior siguiente