Enlaces accesibilidad

Diez años sin una parte de Los Secretos

  • Se cumplen 10 años de la muerte de Enrique Urquijo, mítico fundador del grupo
  • "Déjame" o "Sobre un vidrio mojado", éxitos en plena movida madrileña
  • Su huella es innegable en el pop actual en el que Los Secretos sigue actuando

Por
Así nació la movida hace 30 años

Diez años después de su muerte, el recuerdo de Enrique Urquijo sigue vivo, especialmente en las canciones de Los Secretos, la banda que fundó en los ochenta con sus hermanos, en plena movida madrileña, y que aún hoy sigue llenando salas y cosechando admiradores. "Para nosotros Enrique sigue tan vivo como antes, le sentimos muy presente, es como si no hubieran pasado diez años", ha comentado su hermano Álvaro Urquijo, inmerso en la última fase de una gira con Los Secretos que concluirá el 18 de diciembre en el Palacio de Deportes de Madrid.

El martes, el aniversario

Él no necesita conmemorar de ninguna forma especial el décimo aniversario de la muerte de su hermano, ocurrida el 17 de noviembre de 1999 cuando tenía 39 años, porque "nuestro homenaje lo hacemos desde el día que murió en cada concierto, con cada una de sus canciones".   Quienes sí han querido conmemorar este aniversario son sus seguidores, que desde hace días organizan conciertos para recordar a la voz y el principal compositor de Los Secretos, creador de temas clásicos del pop español como "Déjame", "Ojos de gata" o "Sobre un vidrio mojado", en ciudades como Toledo, Vigo, Barcelona o Madrid.

Y es que aunque ya han pasado 10 años de la muerte de Enrique Urquijo, su música está  "muy viva". Para muestra, los dos conciertos celebrados el pasado jueves y viernes en la sala Galileo Galilei de Madrid y en los que veintidós cantautores y bandas han interpretado sus temas.

Y es que aquel chico de las canciones tristes que murió de sobredosis en un portal de Malasaña ha dejado su huella en el pop español: "En nuestros conciertos a veces hay niños que se saben las letras de las canciones", cuenta Álvaro Urquijo poco antes de ofrecer un concierto en San Sebastián para el que la entradas se agotaron con semanas de antelación.

Odiaba la fama

Para él, su hermano reflejó "parte de su personalidad", la más melancólica, en las canciones, pero "no todo en su vida era así, era una persona con sentido del humor, nos pasábamos el día riéndonos y seguiría riéndose ahora". Con Sabina escribió una canción que, según su hermano, era una de las que más le retrataba, en unas líneas que decían: "Cómo explicar que me vuelvo vulgar al bajarme de cada escenario". "Odiaba la fama, la industria, las entrevistas, pretendía ser alguien anónimo".

Y es que Enrique, Álvaro y Javier (el tercer hermano que fundó el grupo y el primero que lo abandonó) y el resto de esta banda perseguida por la tragedia (dos baterías murieron en accidentes de tráfico) se iniciaron en la música sin ninguna intención de hacer carrera. "Entonces no teníamos ningún ejemplo, no existía esa idea o esa posibilidad, nuestro sueño era imitar a los que nos gustaba", recuerda Álvaro, orgulloso de que Los Secretos, que han cumplido treinta años de actividad, fueran "pioneros" de las estructuras actuales del pop español.

Noticias

anterior siguiente