Enlaces accesibilidad

Israel se moviliza para no acabar ante la Corte Penal Internacional por la guerra de Gaza

  • Ha iniciado una campaña diplomática contra el informe que le acusa de crímenes de guerra
  • No quiere que llegue al Consejo de Seguridad, tal y como pretenden los países árabes
  • Sus iniciativas se centrarán en convencer a EE.UU. y la UE
  • Sostiene que el informe les impide defenderse del terrorismo

Por
Israel lanza una campaña para contrarrestar los efectos del Informe de la ONU
Israel ha iniciado una campaña diplomática para evitar que sus mandos militares acaben ante la Corte Penal Internacional tras el informe de la ONU que le acusa de "crímenes de guerra" en su última ofensiva en Gaza, según han informado fuentes oficiales del Ministerio israelí de Relaciones Exteriores.

"El objetivo es evitar un terreno resbaladizo que pudiera llevar a Israel ante el Tribunal Penal Internacional de La Haya", han detallado estas fuentes al diario Haaretz, que ha desvelado la noticia.

"No vamos a quedarnos calladitos ante este informe, que es un grave peligro para los países democráticos porque les impide defenderse del terrorismo", han explicado estas fuentes, que primero tratarán que el informe no se eleve ante el Consejo de Seguridad, tal y como pretende el comité responsable del mismo, liderado por el jurista surafricano Richard Goldstone.

Al presentar el documento, el Comité liderado por el jurista Richard Goldstone instó al Consejo de Seguridad de la ONU a obligar a Israel -y a las autoridades palestinas, a las que extendió la acusación de "crímenes de guerra"- a lanzar investigaciones y procesar a los responsables de acciones criminales.

Israel cuenta con que los países árabes tratarán de llevar al asunto al Consejo de Seguridad, que podría a su vez elevarlo a La Haya y eventualmente derivar en órdenes internacionales de busca y captura para responsables israelíes involucrados en la ofensiva.

Precedente peligroso

Aunque es improbable que se llegue a ese punto, la diplomacia israelí tratará de recabar apoyos sobre todo entre los países con mayor capacidad de influencia.

"Será una campaña legal y diplomática larga. Involucraremos a nuestros amigos a lo largo del mundo, especialmente EE.UU., para prevenir el aislamiento de Israel", agregan las fuentes.

El Estado judío centrará su labor diplomática en los cinco miembros permanentes del Consejo de Seguridad (EEUU, Francia, Gran Bretaña, Rusia y China), y también dará prioridad a los miembros de la Unión Europea, por su influencia en el Consejo de Derechos Humanos.

El primer ministro, Benjamín Netanyahu; el jefe de la diplomacia, Avigdor Lieberman; el presidente, Simón Peres; y el ministro de Defensa, Ehud Barak, telefonearán a muchos de sus homólogos en el mundo para defender que el informe es parcial y que sienta un precedente que hará difícil a los distintos países defenderse del terrorismo.

Noticias

anterior siguiente