Enlaces accesibilidad

Irán, a la espera de una orden del ayatolá Ali Jamenei para fabricar la bomba atómica

  • Irán podría completar la bomba en el plazo de un año si lo ordena Jamenei
  • Habría encontrado la forma de detonar una ojiva en sus misiles de largo alcance
  • Fuentes de inteligencia desconocen si la orden de Jamenei se habría producido ya

Por
El líder supremo de la Revolución iraní, Ali Jamenei
El líder supremo de la Revolución iraní, Ali Jamenei, durante un sermón en la Universidad de Teherán. REUTERS REUTERS
Irán ha perfeccionado la tecnología para crear y detonar una bomba nuclear y está a la espera de la orden del líder supremo de la Revolución, el ayatolá Ali Jamenei, según informa este lunes el diario británico The Times, que cita fuentes de inteligencia occidentales.

Según estas fuentes, Irán completó un programa de investigación para producir armas con uranio en el verano de 2003, lo que haría factible la construcción de una bomba en el plazo de un año, si lo ordena su líder supremo.

El diario señala que los servicios secretos de Estados Unidos concluyeron hace dos años que Irán había finalizado en 2003 su programa de investigación de armas nucleares, a causa de la amenaza de la invasión americana de Irak.

Pero las fuentes de inteligencia han destacado que Teherán había frenado el proceso porque había conseguido su objetivo: encontrar la forma de detonar una ojiva que pudiera incorporarse a sus misiles Shehab-3 de largo alcance.

Una vez que Jamenei apruebe la construcción del dispositivo nuclear, costaría seis meses enriquecer suficiente uranio y otros seis meses para ensamblar la ojiva.

Departamento nuclear encubierto


El ministro de Defensa iraní ha estado controlando un departamento nuclear encubierto durante años, empleando a cientos de científicos, investigadores y metalúrgicos en un programa multimillonario para desarrollar tecnología nuclear más allá del empleo civil de esta energía.

"No sabemos si la decisión (de fabricar la bomba) se ha tomado ya", aseguran las fuentes de inteligencia consultadas por el periódico.

El Gobierno de Washington ha dado a Teherán de plazo hasta el próximo mes para iniciar conversaciones dirigidas a resolver el contencioso nuclear.

Sin embargo, las perspectivas de un diálogo constructivo se han visto minadas por la dura reacción de la autoridades iraníes contra los manifestantes reformistas, que ven fraudulenta la reelección del presidente Mahmud Ahmadineyad en los comicios del pasado junio.

El Gobierno de Teherán ha acusado a las potencias occidentales, como EEUU y Reino Unido, de instigar las protestas contra el régimen iraní.

El ministro israelí de Defensa, Ehud Barak, reiteró la semana pasada que no descarta un ataque militar contra instalaciones nucleares de Irán si fracasan las negociaciones para poner fin a sus ambiciones atómicas

Noticias

anterior siguiente