Enlaces accesibilidad

De López a Patxi, camino de Ajuria Enea

  • Por primera vez, un socialista gobernará en Euskadi
  • De familia socialista de toda la vida, ha querido abrir el partido a los nacionalistas
  • Tras la debacle de 2001, ha logrado que su partido crezca en todos los comicios
  • Aficionado al basket y la música, está en política desde pequeño

Por
Elección en marzo de 2002 de Patxi López como secretario general del Partido Socialista de Euskadi (PSE).
El socialista Patxi López ha conseguido en más de tres décadas de compromiso político ser el primer lehendakari no nacionalista en el País Vasco, lograr los mejores resultados electorales para su partido, el PSE-EE, y ser el líder elegido con el mayor respaldo de sus afiliados.

Y lo ha logrado con un pacto con el PP similar al que propusieron en las elecciones de 2001 Jaime Mayor Oreja y Nicolás Redondo Terreros, pese a que desde esa fecha ha evitado esa imagen de manera sistemática.

La sombra de 2001

Lo único que ha querido dejar claro este socialista de toda la vida, que 'mamó' el partido en casa -su padre fue el histórico dirigente 'Lalo'- es que quiere superar la división entre nacionalistas y no nacionalistas, que creó una falla social en Euskadi cuya máxima expresión fueron, precisamente, esos comicios, donde Ibarretxe se coronó como salvador del nacionalismo vasco.

Ese año, una comisión gestora se hizo cargo del partido tras la dimisión de Redondo. En ella estaba López como secretario general en Vizcaya, donde ha fraguado su carrera política.

Cuenta en la misma entrevista López que Zapatero quería que el nuevo líder del PSE fuese Javier Rojo -actual presidente del Senado- o Ramón Jaúregui-secretario del Grupo Socialista.

El que dio el paso al frente fue Patxi, que ganó con un 57% de los votos frente al candidato que pregonaba la anterior línea política -Carlos Totorika, alcalde de Ermua- y la corriente más vasquista del partido, representada por la guipuzcoana Gemma Zabaleta, ahora presente en su nuevo gobierno. 

Centralidad política

En estos años, López ha querido encarnar esa centralidad, abriendo el partido a los sectores nacionalistas moderados que se han desencantado con la deriva soberanista de Ibarretxe.

Este movimiento, similar al que ha realizado el PSC, ha hecho que López tome iniciativas que le han granjeado críticas en el resto de España, pero que han aumentado su popularidad en Euskadi.

Por ejemplo, ha apoyado los presupuestos del tripartito vasco pese a estar en la oposición. Además, se reunió con Otegi en pleno proceso negociador, lo que le ha llevado a compartir banquillo con el propio Ibarretxe.

Respaldado por las urnas

Esta apuesta le ha valido que desde 2001 la progresión lograda en el número de votos logrados haya sido tal que en las generales de 2008 los socialistas obtuvieron 430.690 votos, casi 24.000 votos más que los tres integrantes del tripartito vasco (PNV, EA y EB).

En las recientes elecciones autonómicas, el PSE-EE consiguió 318.112 sufragios, mientras que en las de 2005 logró su primer despegue electoral al conseguir reunir 274.546 votos, lo que le permitió dejar de estar en tercera o cuarta posición para recuperar la segunda plaza en el País Vasco.

La carrera política de López, con estudios en Ingeniería industrial, ha estado marcada por la influencia de su padre, Eduardo Lalo López Albizu, trabajador de La Naval e histórico militante de PSOE y de la UGT fallecido en 1992.

Se afilió a las Juventudes Socialistas a los 16 años, en 1975, y con la mayoría de edad lo hizo en el partido.

En 1985 fue elegido secretario general de las Juventudes Socialistas de Euskadi, un cargo que ocupó hasta 1988, año en el que entró a formar parte de la Comisión Ejecutiva del PSE.

Baloncesto y música

Declarado socio de los clubes de fútbol Athletic y Portugalete, su mayor pasión deportiva es el Bilbao Basket y es un asiduo de los partidos en La Casilla.
A Patxi López le gusta fotografiar el paisaje industrial de la Margen Izquierda, donde nació.

Otra de sus grandes pasiones es la música, según lo atestigua el propio López en su blog de internet, donde asegura que su gusto musical va desde Jacques Brel a Massive Attack y donde confiesa que le gustaría aprender a tocar la guitarra eléctrica.

El nuevo lehendakari cuenta con una colección musical de ocho mil vinilos y CDs y compró su primer tocadiscos, de segunda mano, al ex secretario general del PSOE y actual comisario de Economía de la Unión Europea, Joaquín Almunia, por trece mil pesetas.

Se define como un vasco de Coscojales (calle del Casco Viejo de Portugalete, muy cercana al Puente Colgante) y entre otras curiosidades que se pueden leer en su blog está su paso por el grupo de danzas vascas Berriztasuna, donde permaneció durante quince años, una etapa de la que dice conserva su "amor por la danza y el folklore euskaldun"

Noticias

anterior siguiente