Enlaces accesibilidad

El Papa pide que no haya niños soldado y clama contra el abuso sexual infantil

  • Lanza este mensaje durante la tradicional Misa del Gallo de Nochebuena
  • Pide que se ponga fin a todas las "formas abominables de abuso" contra los menores
  • También ha pedido el cese de la violencia en Oriente Próximo
  • Benedicto XVI volverá este miércoles al templo vaticano para leer el Mensaje de Navidad

Por
El Papa ofició la tradicional Misa del Gallo de Nochebuena
El Papa ha oficiado esta noche la tradicional Misa del Gallo en la que hizo un llamamiento para que se ponga fin a todas las formas "abominables de abuso" contra los menores, entre las que citó la pornografía, la utilización de los niños como soldados e instrumentos de violencia.

En una basílica de San Pedro abarrotada de fieles, que dejaba al descubierto todo su esplendor, y ante una imagen del Niño Jesús a su lado, Benedicto XVI conmemoró en esta madrugada el Nacimiento de Cristo y dijo que en cada niño hay un "reverbero del Niño de Belén".

"Pensemos en esta noche de manera particular en aquellos niños a los que se les niega el amor de los padres, a los niños de la calle que no tienen un hogar, a los niños que son utilizados brutalmente como soldados y convertidos en instrumentos de violencia en lugar de ser portadores de reconciliación y de paz", manifestó el Obispo de Roma.

El Papa Ratzinger también se refirió a los niños "que mediante la industria de la pornografía y de todas las otras formas abominables de abuso son heridos en lo más profundo del alma".

 Benedicto XVI hizo un llamamiento para que se haga "todo lo posible con el fin de que termine la tribulación de estos niños" y para que "la luz de Belén toque el corazón de los hombres".

 Mirando al Niño recién nacido, el Papa teólogo dijo que la gloria de Dios está en los alto de los cielos, pero que esa altura se encontraba esta noche en el establo, "ya que lo que era bajo se ha hecho sublime.  A este respecto añadió que la gloria de Dios es la paz, ya que donde está Él hay paz.

Pidió  el cese de la violencia en Oriente Próximo

Benedicto XVI, una vez más, no olvidó Tierra Santa y pidió a los fieles para que en "aquel país en el que Jesús vivió y tanto amó" se haga la paz.
  
"¡Que cese el odio y la violencia, que se abra el camino de la comprensión recíproca, que se produzca una apertura de los corazones que abran las fronteras, que venga la paz que cantaron los ángeles en aquella noche!", imploró el Papa.

La misa, que fue transmitida por emisoras de televisiones de más de 60 países de los cinco continentes, comenzó con el anuncio del nacimiento del Señor con la lectura del antiguo texto de las "Kalendas".

Siguió con un homenaje floral ante una imagen del Niño Jesús realizado por varios niños de todo el mundo y concluyó con la petición del Papa a Dios para que dé la paz al mundo.
  
Concluida la misa, las miles de personas que acudieron a la basílica contemplarán en el centro de la plaza de San Pedro el Portal de Belén levantado delante del obelisco.
  
Benedicto XVI volverá este miércoles al templo vaticano para leer el Mensaje de Navidad e impartir la bendición Urbi et Orbi (a la ciudad de Roma y a todo el mundo).

Noticias

anterior siguiente