Enlaces accesibilidad

Batman logra la cuadratura del círculo

  • 'El caballero oscuro' logra récord de taquillas en todo el mundo y convence a la crítica
  • La película profundiza en la faceta más oscura del hombre murciélago, enfrentado a Joker
  • La muerte de Heath Ledger, verdadero 'robaplanos' de la película, añade morbo a su estreno
  • El filme dura dos horas y media y abre la puerta a una continuación

Por
Batman prepara su nueva entrega
¿Es posible conciliar arte e industria, poesía y entretenimiento? La pregunta que todos los creadores tentados por Hollywood se llevan haciendo ha encontrado una inverosímil respuesta en El caballero oscuro.

La secuela de Batman Begins se ha convertido en la película del verano batiendo récords de recaudación en todo el mundo.

Al mismo tiempo, buena parte de la crítica internacional la ha señalado ya como la mejor adaptación de un cómic en todos los tiempos, tanto que, para el crítico de la prestigiosa revista Enterteinment Weekly, a su lado películas como Superman o Spiderman parecen "un juego de niños".

Agente del caos

Como Joker, Christopher Nolan , el director de la película, se ha convertido en un auténtico 'agente del caos' dentro de la industria, desdibujando las fronteras clásicas entre una película veraniega con efectos especiales ¿alguna de las escenas de Batman se pueden ver en IMAX- y una reflexión con carga de profundidad sobre el clásico enfrentamiento entre el bien y el mal.

Como empezó a verse en Batman Begins, la duda metafísica sobre el papel del héroe, su necesidad como tal y su contraste con la `manera legal¿ de luchar contra la delincuencia se convierte en el eje de una película en la que Bruce Wayne parece a ratos el 'reverso bueno' necesario para que exista alguien como Joker.

En 2003, decidido a hacer una 'buena' película de palomitas, se presentó en los estudios Warner con la intención de recuperar a Batman tras el fiasco de la última versión, protagonizada por George Clooney en 1997.

Personajes más profundos

La clave estaba en darle un grosor dramático al personaje que no había tenido hasta el momento. Con un atrevimiento inconcebible en otra época, hizo que la mitad de Batman Begins fuese un proceso de iniciación en el Himalaya, más propio de as películas de serie B o, incluso, de la segunda parte de Kill Bill, que de el caballero oscuro de Gotham.

Esa visión de Bruce Wayne como 'pequeño saltamontes' ha contribuido a asentar un nuevo Batman: inseguro sobre su destino, sobre su papel y sobre su necesidad para la sociedad.

Ése es el Batman que se desarrolla en El Caballero Oscuro y que comparte protagonismo con otros personajes igual de poliédricos.

Todos contra Joker

Continuación directa de la película anterior, la trama se sitúa en un Gotham reconstruido en función de la complicidad entre Batman (Christian Bale), el teniente Gordon (Gary Oldman), así como del nuevo fiscal del distrito, Harvey Dent (Aaron Eckhart) y su ayudante, la amada de Wayne, Rachel (ahora Maggie Gyllenhaal).

Todos combaten contra el típico criminal mafioso local (Eric Roberts), pero no cuentan con el factor de caos que supone el psicótico Joker.

Su entrada en escena termina socavando la imagen ideal de luchadores por la justicia y contra la delincuencia del policía, el fiscal y el superhéroe, en un juego de equilibrios entre el bien y el mal que pasa volando durante dos horas y media.

Eso sí, Nolan y su hermano se han encargado de dejar abierta la puerta a la continuación en un largo desenlace final.

El resultado, según Richard Corliss, crítico de la revista Time, "se quedará en tu cabeza por mucho tiempo pese a que te digas después: "Ah, es sólo una película sobre un cómic".

Noticias

anterior siguiente