Enlaces accesibilidad

País Vasco, Navarra y Cantabria recuperan poco a poco la normalidad

  • La gravedad de la situación ha empezado a remitir esta tarde
  • Permanecen cortadas al tráfico algunas carreteras secundarias

Por
Las lluvias remiten en País Vasco, Navarra y Cantabria

Las intensas lluvias caídas durante las últimas horas han provocado el desbordamiento de varios ríos en el País Vasco, Cantabria y Navarra, que se han salido de sus cauces y han inundado carreteras, calles y sótanos. Desde la media noche, algunos puntos del País Vasco han registrado hasta 100 litros de agua por metro cuadrado. A primera hora de la tarde del domingo ya empezaba a remitir la gravedad de la situación.

No obstante, algunas carreteras secundarias siguen cortadas en algunos puntos de País Vasco, Cantabria y Navarra.

En Vizcaya, las carreteras de la red principal han vuelto a la normalidad, aunque persisten los problemas en algunas vías de la red secundaria. En Guipúzcoa está cortada la Nacional I a su paso por Villabona.

El Servicio de Emergencias 112 del Gobierno de Cantabria ha coordinado a lo largo del día un total de 84 incidencias por las fuertes lluvias que han provocado inundaciones en bajos y viviendas, árboles caídos, desbordamientos de ríos y carreteras cortadas en diferentes puntos de la región. Permanecen cerradas al tráfico o presentan problemas nueve carreteras autonómicas, aunque la situación se va normalizando paulatinamente.

El temporal de lluvia mantiene a estas horas en Navarra una carretera cortada al tráfico, la NA-6140 Tafalla-Miranda de Arga, a la altura de Miranda.

Dura jornada

En respuesta a la situación, el Gobierno vasco ha activado el Plan de Emergencias de Inundaciones en su fase uno (el nivel máximo es el tres) para hacer frente a los desbordamientos causados por las intensas lluvias de las últimas horas.

Según ha informado la viceconsejera de Interior, María del Yermo Urkijo,  todos los recursos de atención de emergencias están trabajando desde anoche para tratar de paliar las consecuencias del temporal de lluvia. Ésta ha sido muy abundante durante todo el mes de mayo, lo que ha causado que los cauces de los ríos estuvieran ya saturados antes de las precipitaciones de este fin de semana.

Además, la tierra, también saturada de agua, no ha sido capaz de absorber las lluvias de las últimas horas, lo que ha propiciado los desbordamientos de varios ríos.

En principio, se esperaba que la situación pudiera complicarse con la pleamar, que ha tenido lugar a las 15:11 horas. Sin embargo, las lluvias han dado una tregua y no ha habido mayores complicaciones. María del Yermo Urkijo ya había lanzado un mensaje de tranquilidad a la ciudadanía y había dicho que no se prevía que esta subida de la marea fuera "excesivamente preocupante".

Las previsiones meteorológicas que maneja la Mesa de Crisis del  Gobierno vasco indican que las lluvias no remitirán hasta las diez de esta noche, aunque se espera que la situación mejore a partir de las dos de la tarde. Mientras estas previsiones meteorológicas "no den tranquilidad", todos los recursos de emergencia seguirán de alerta. Urkijo ha recomendado a la población no utilizar los medios de transporte, salvo en situaciones "muy urgentes", y permanecer en sus domicilios.

Cantabria: rescates en zodiac

La vecina comunidad de Cantabria también ha sufrido importantes lluvias y hay muchos problemas en las cuencas medias de los ríos Asón, Miera y Pas, en el interior de la provincia. En la cuenca baja del Miera, en la localidad de Entrambasaguas, un matrimonio ha tenido que ser rescatado en una lancha neumática y varios vecinos más han tenido que realojarse en hoteles cercanos.

El Servicio de Emergencias 112 del Gobierno de Cantabria ha explicado que, durante la madrugada, ha  coordinado 37 intervenciones. La zona más afectada es la del Bajo Miera, en el citado municipio de Entrambasaguas y en los de Ribamontán al Monte, Solózano, Hoz de Anero y Solares, todos en la parte oriental de la comunidad.

El presidente de la comunidad, Miguel Ángel Revilla, se ha desplazado a los pueblos más afectados para supervisar las tareas de los servicios de  emergencia. Para Revilla, la situación en Cantabria es "complicada", pero asegura que disponen de medios para hacerle frente.

Un equipo de TVE en Cantabria que se dirigía a Entrambasaguas también se ha visto atrapado por las aguas y ha tenido que ser rescatado por agentes de seguridad.
 

Navarra: menos problemas

Las lluvias también han creado problemas en Navarra, aunque de menor intensidad. Hay algunas zonas inundadas pero, en general, no se están viviendo las situaciones de emergencia que se han producido en Cantabria y el País Vasco. En la comarca de Pamplona, los bomberos han actuado hasta 14 veces en achiques de agua por inundación. Además, el Centro de Control de Conservación de Carreteras ha estado operativo en todo momento controlando el estado de la red viaria.

Las lluvias han provocado el corte de la NA-30, en el punto kilométrico 0,600, en los accesos a Landaben. El paso ya ha sido reabierto.
La zona media de Navarra fue también una de las más afectadas por este temporal de lluvia y tormentas. A partir de las 20,00 horas del sábado, los distritos de Estella y Tafalla empezaron a presentar problemas de circulación en determinados puntos de la red secundaria.
 

Consejos de Protección Civil

Las autoridades aconsejan permanecer en casa y no salir si no es por razones inexcusables.

Se recomienda no cruzar con vehículos los vados que salven barrancos u otros tramos de carretera si están inundados, ya que la fuerza del agua puede arrastrarlos, así como que, ante fuertes lluvias, se circule con preferencia por rutas principales y autopistas, moderando la velocidad.

Si hay problemas de visibilidad a causa de la lluvia, lo mejor es detenerse en el arcén señalizando la situación, y no estacionar ni acampar en cauces secos ni a la orilla de ríos, para evitar ser sorprendidos por una súbita crecida de agua o riada.

También se recomienda alejarse de la base de las colinas para no verse alcanzado por el agua que discurre por las laderas y localizar los puntos más altos de la zona donde se esté, así como sintonizar emisoras de radio y televisión para estar informado sobre la posibilidad de lluvias intensas o avenidas, estado de las carreteras y, en su caso, medidas de precaución y consejos de actuación.

Si no queda más remedio, a la hora de salir con el coche es conveniente llevar suficiente combustible y un teléfono móvil con la batería cargada. Antes de vadear un charco grande, es necesario comprobar su profundidad y la corriente que lo atraviesa. Si el agua supera en altura al motor, no hay que cruzar de ningún modo la balsa, pues el agua podría inundar el motor, pararlo y poner en serio peligro al vehículo y sus ocupantes.



 


 

Noticias

anterior siguiente