• La vuvuzela, ese cuerno o corneta de colores, tan llamativo como estridente, es uno de los símbolos del Mundial y abunda en todas las calles del país.
  • Las hay de todas las formas, como la que hace soplar este obrero en Johannesburgo, en un entrenamiento de la selección holandesa.
  • Y cómo no, los aficionados de la selección sudafricana, los Bafana Bafana, son quienes más ruido hacen con las vuvuzelas.
  • ¿Dónde comprar una vuvuzela? En Sudáfrica es fácil, en alguno de los muchos puestos callejeros.
  • El musicólogo español Pedro Espí-Sanchís ha creado una orquesta de vuvuelas, con la que practica en una escuela de Ciudad del Cabo.
  • Está claro que soplar con fuerza para hacer sonar una vuvuzela en todo su esplendor.
  • Pedro Espí-Sanchís contempla como su orquesta toca la vuvuzela.
  • Además de aprender a
  • La vuvuzela, que muchos extranjeros consideran un suplicio, podría convertirse en el arma secreta de los sudafricanos para ganar el Mundial 2010.
  • Los jóvenes sudafricanos se esfuerzan para que la vuvuzela suene al máximo y es que este curioso instrumento está creando escuela.
  • Esta vuvuzela gigante, sobre un puente de Ciudad del Cabo, afortunadamente no suena porque si lo hiciera podríamos oirla hasta en España.
  • Aquí otra imagen de esta vuvuzela gigante, que se ha convertido ya en todo un símbolo del Mundial de Sudáfrica 2010.

Sudáfrica es ’Vuvuzela-landia’