Enlaces accesibilidad

Mundial Kazán | Saltos

Héctor y Nico García-Boissier: "Conseguir una plaza para Río sería un sueño"

  • Los hermanos saltadores de trampolín afrontan el Mundial con ilusión
  • Héctor, el hermano pequeño, sustituye a Illana en las pruebas individuales
  • Su entrenador espera que cojan "experiencia" y pasen "a semifinales"

Por
Los hermanos García Boissier, algo más que compenetrados

Los saltadores Héctor y Nico García-Boissier han asegurado que "llegar a la final y conseguir una plaza para los Juegos Olímpicos sería un sueño". Los jóvenes de solo 18 y 20 años participan en el salto individual de 1 y 3 metros y en el sincronizado de 3 metros en el Mundial de Kazán.

"Los saltadores que pasan a la semifinal son 18, y a la final son 12. Entrar en ella y ganar una plaza para las Olimpiadas sería un sueño, pero es bastante complicado", ha reconoció Héctor, el pequeño de los hermanos García-Boissier.

Aunque su sueño sería conseguir una plaza para los Juegos de Río, Nico ha asegurado que el objetivo para Kazán es "pasarlo bien y coger experiencia" de cara a futuras competiciones.

"Siempre tienes el gusanillo ese en la barriga de querer hacerlo bien y no meter la pata, pero vamos tranquilos y sin ninguna presión", ha afirmado Nico, a la vez que ha señalado que lo básico es aprender en Kazán de cara a un 2016 "muy importante, con la Copa del Mundo en febrero".

Competirán contra gente mucho más experta

En cambio, ha comentado que ambos son "todavía muy jóvenes" en la élite del trampolín, ya que "faltan un par de años aún para estar a ese nivel" y en estas competiciones aún se trata de "acostumbrarse a estar con el resto de saltadores y poco a poco estar ahí luchando".

"Tenemos una cierta experiencia con este tipo de campeonatos que es importante, pero necesitamos aún más. Necesitamos ir soltándonos más para estar con los más grandes", ha expresado Héctor.

El pequeño de los hermanos ha apuntado que es difícil "entrar en la categoría absoluta, pasando a competir con gente que tiene seis años más en un campeonato internacional donde eres el más pequeño y tienes mucho tiempo menos de entrenamiento que ellos".

Héctor: "Si tienes la idea clara, el salto sale casi solo"

Uno de los aspectos que tratarán de trabajar durante el Mundial es la concentración. "Hay gente que técnicamente no es muy buena saltando, pero tiene un 'coco' brutal y compite de forma tremenda" ha afirmado Nico.

A la hora de preparar los saltos sincronizados, "lo que solemos hacer es la visualización del salto perfecto. Si tienes la idea clara, el salto va paso a paso y sale casi solo", ha explicado Héctor.

Por último, ante la lesión de espalda de Javier Illana, el nombre más destacado de esta disciplina en España, Héctor va a ocupar su plaza. "Yo solo iba a saltar el sincronizado, pero por su lesión también haré el individual. Solo compiten dos por país, por lo que solo tenía ese en mente, pero ahora que tengo la oportunidad voy a ir a tope también", ha asegurado el pequeño de los hermanos García-Boissier.

Su entrenador: "Hacen ya diabluras"

El entrenador de los representantes españoles de salto de trampolín en el Mundial de Kazán'Quique' Martínez, ha asegurado que los saltadores Rocío Velázquez, y Héctor y Nico García-Boissier, "hacen ya diabluras", pero que su objetivo en la cita de Rusia será "alcanzar las semifinales" porque "están dando sus primeros pasitos en la alta competición" y este Mundial "les pilla jóvenes".

"Un saltador empieza a ser maduro a los 24 años, y una saltadora a los 22 o 23. A nivel individual, ya son capaces de hacer diabluras, así que la cuestión es si son capaces de demostrarlo en la alta competición. Si lo hacen será una sorpresa, y en eso el aspecto mental es básico", ha afirmado Martínez en una entrevista concedida a Europa Press.

Sus expectativas son coger experiencia y pasar a semifinales

"Los tres acaban de salir del ámbito júnior, por lo que sus expectativas pasan por coger experiencia y acceder a semifinales" en Kazán, donde lo más importante es "que la actuación sea buena y que no se desbaraten en la alta competición", ya que en todos ellos existen "grandes esperanzas porque no les ha llegado su madurez".

En cuanto a la ausencia de Javier Illana, ha afirmado que es "una referencia y el saltador bandera. Tiene que recuperar la espalda, y ahora falta que recupere la confianza. Pero es un fiera, y eso le hace suplir la carencia de entrenamientos o haber tenido un año sin competir de cara a los Juegos Olímpicos".

Deportes

anterior siguiente