Anterior El keniano Kitwara realiza el maratón más rápido de España en Valencia Siguiente Rubiales deja la AFE: "Voy a presentar mi candidatura a la RFEF" Arriba Ir arriba
Jorge Lorenzo sigue sopesando sus opciones de futuro.
Jorge Lorenzo sigue sopesando sus opciones de futuro. REUTERS REUTERS

El futuro de Jorge Lorenzo se resolverá esta misma semana

|

El futuro de Jorge Lorenzo es una incógnita se despejará antes de que acabe la semana. Durante los últimos días, se ha especulado mucho acerca de su fichaje por el equipo Marlboro Ducati. Sin embargo, según ha podido saber RTVE.es, el director deportivo de Ducati, Livio Suppo, no ha mantenido esta semana ninguna reunión con el piloto mallorquín, tal como había aparecido publicado en algunos medios, y no existe ninguna clase de acuerdo o preacuerdo entre ambas partes.

El interés de Ducati por Lorenzo se disparó después de que Casey Stoner padeciese problemas de salud que han interrumpido su actual temporada y que incluso podrían afectar a la continuidad del australiano como piloto. La escudería italiana habría puesto sobre la mesa una oferta muy suculenta para hacerse con los servicios del mallorquín. Ésta podría ascender a 5 millones de euros por temporada, lo que convertiría a Jorge Lorenzo en el segundo piloto mejor pagado por detrás de Valentino Rossi.

Descartada la opción de Honda (el equipo anunció la renovación de Pedrosa y Dovizioso al mismo tiempo que manifestaba que ya no quedaba espacio para ningún otro piloto), la oferta de última hora presentada por Ducati a Jorge Lorenzo es la única capaz de competir con la renovación por Yamaha.

La oferta de Ducati tendría a favor que Jorge Lorenzo percibiría una mejora bastante jugosa de su sueldo, y además el mallorquín dejaría de ser segundo piloto  (en Yamaha, no hay ninguna duda acerca del protagonismo de Valentino Rossi). En contra, Lorenzo se tendría que enfrentar al pilotaje de la Desmosedici, una moto capaz de ofrecer altas prestaciones pero a todas luces muy compleja. Su éxito en Ducati dependería en gran medida de su adaptación a la futura GP10, una fase que en Yamaha ya ha superado de largo con la M1.

Más contenidos de Deportes

anterior siguiente