Enlaces accesibilidad
arriba Ir arriba

Un líquido especial contraincendios ou un fungo que degrada as máscaras cirúrxicas para que non contaminen. Son inventos presentados en Galiciencia, o espectáculo dos escolares máis inxeniosos que regresa ao Parque Tecnolóxico de Ourense.

Una de las asignaturas afectadas por el nuevo plan de bachillerato al que el Gobierno ha dado luz verde será historia, que sufrirá grandes modificaciones en el contenido de la materia, sobre todo enfocadas a orientar el temario a los acontecimientos del último siglo. Sobre ello hablamos en el 14 Horas con Julián Casanova, catedrático de historia contemporánea de la Universidad de Zaragoza y uno de los historiadores más reconocidos de nuestro país. Considera que se trata de una buena medida, sobre todo teniendo en cuenta que, al no ser obligatorio bachillerato, puede favorecer a los alumnos que accedan a las carreras de ciencias: “Ayuda más una asignatura monográfica que una que se remonta a la antigüedad”, señala.

Casanova indica también que son muchos los países que dan prioridad a la época contemporánea en esta asignatura y que, de esta manera, España logra alcanzar el siglo XX en bachillerato, algo que con el anterior modelo pocas veces ocurría.

Cada vez hay menos esperanzas en la vía diplomática y los combates siguen empujando cada día a miles de personas a un éxodo forzado. Un 40% han cruzado la frontera hacia otros países y el resto han huido hacia ciudades más seguras dentro de Ucrania como Leópolis. Allí los estudiantes ucranianos han vuelto a las clases online recuperando la experiencia de la pandemia. Solo han parado dos semanas las clases en esta guerra y ahora compaginan sus estudios con voluntariados para ayudar a su país. En la universidad tratan de concienciarles de que es importante retomar sus estudios para el futuro de Ucrania.

Informa Carmen Julia Hernández, enviada especial de RNE a Leópolis 

Cambios en la Educación Secundaria Obligatoria con el nuevo currículo que ha aprobado el Gobierno. Los alumnos podrán pasar de curso, aunque lleven varios suspensos, y se prestará especial atención a las competencias. Cuarto de ESO estará centrado en la orientación académica, laboral y también personal.

El 9 de marzo de 1966 cuatrocientos cincuenta representantes de los estudiantes de la Universidad de Barcelona se congregaron clandestinamente en el convento de los Capuchinos de Sarriá para constituir oficialmente el Sindicato Democrático de la Universidad de Barcelona (SDEUB). El encuentro, que no hubiese durado más de hora, se convirtió en un encierro de casi tres días por la intervención de la Policía franquista, que cercó un recinto religioso al que no podía acceder sin autorización eclesiástica según el Concordato entre la Santa Sede y el Estado español.

En la llamada Capuchinada, además participaron como invitados una treintena de intelectuales y profesores universitarios, entre los que cabe destacar a Salvador EspriuCarlos Barral, Joan OliverMaria Aurèlia CapmaniJosé Agustín Goytisolo y Jordi Rubió, el represaliado ex director de la Biblioteca de Cataluña, que presidió el acto.

La Brigada Político- Social de Barcelona trató de expulsar a los estudiantes del convento. Sin embargo, las condiciones que puso la Policía franquista (registro y entrega de la documentación) no fueron aceptadas por los participantes.

Ante esa situación, los monjes capuchinos pusieron en práctica uno de sus preceptos más relevantes: la acogida. La hizo posible el provincial de esa orden en Cataluña, Joan Botam, que protegió a los asistentes como huéspedes.

Tras dos días de negociaciones, desde el palacio de El Pardo de Madrid se dio la orden de desalojar el convento haciendo caso omiso al Concordato. Concluía así La Capuchinada, un acontecimiento que marcó sin retorno al movimiento estudiantil español, ya que el SDEUB fue el primer sindicato democrático constituido durante el franquismo.