Enlaces accesibilidad

arriba Ir arriba

Los primeros resultados de las elecciones generales en Bolivia dan como vencedor al socialista Luis Arce, del MAS, el partido de Evo Morales. El escrutinio continúa, pero su principal adversario, Carlos Mesa, y la presidenta interina, Jeanine Áñez, han reconocido la victoria del que fuera ministro de Economía en los gobiernos de Morales. Evo Morales, desde Argentina, ha celebrado los resultados y ha declarado que volverá a Bolivia “tarde o temprano” para dedicarse a la agricultura. Informa Víctor Paredes

El candidato del Movimiento al Socialismo (MAS), Luis Arce, ha dado su triunfo por seguro en las elecciones de Bolivia, tras difundirse a través de los medios de comunicación un sondeo a pie de urna.  La presidenta del Gobierno interina, Jeanine Añez, también ha reconocido que la victoria del MAS se ve segura y ha pedido "madurez y paciencia" hasta recibir los resultados oficiales.

Largas colas antes los colegios electorales en Bolivia. En la mente de los bolivianos los comicios anteriores, los de 2019. Mascarillas, geles desinfectantes en todas las mesas para evitar infecciones por covid-19. Lo más complicado mantener las distancias de seguridad, especialmente en las puertas de los colegios por las aglomeraciones que se registran. Confían los votantes que con su derecho ayuden a cerrar la crisis política abierta. El candidato del Movimiento al Socialismo, Luís Arce, en un desayuno con periodista entre los que estaba la corresponsal de RTVE, Sagrario Mascaraque, ha criticado la decisión del Tribunal Electoral de no divulgar esta noche los escrutinios rápidos y pese a ello afirma que su partido no va a generar protestas y esperarán hasta el cuenteo final. 

Bolivia vuelve a las urnas con la esperanza de recuperar la estabilidad democrática y superar la grave crisis política y social que se abrió tras la anulación de las elecciones el año pasado. Desde entonces han tenido un Gobierno provisional. Ahora de nuevo como el 2019 hay un escenario muy polarizado.

El MAS, el Movimiento al Socialismo del ex presidente Evo Morales, parte como favorito en todas las encuestas. El líder indígena se encuentra refugiado en Argentina y desde allí ha dirigido la campaña electoral. Él quedó inhabilitado tras las últimas elecciones y designó a su sucesor, Luis Arce, el que fue su ministro de economía. Su hegemonía la disputa el centrista Carlos Mesa, que se presenta como el único capaz de sacar al país de la crisis económica y sanitaria, y acabar con la corrupción.

La COVID-19 ha provocado que se hayan retrasado hasta dos veces estos comicios. Los colegios electorales han tomado medidas adecuadas y los bolivianos votarán en orden según su DNI. A pocas horas del comienzo de las votaciones, el tribunal electoral ha decidido suspender el sistema de conteo rápido porque afirma que las pruebas realizadas no dan seguridad y habrá que esperar a los resultados oficiales que tardarán varios días. Los observadores internacionales han respaldado esta decisión y piden a los bolivianos esperar con calma a los mismos.

Informa Sagrario García Mascaraque, enviada especial a La Paz.

Bolivia celebra este domingo unas elecciones llamadas a pasar página a la crisis abierta a raíz de los comicios de hace un año que terminaron por forzar la salida de Evo Morales del poder. No obstante, en un país claramente polarizado, todo parece apuntar a que habrá que esperar a una segunda vuelta para ver quien toma el testigo de Morales tras 14 años como presidente boliviano. 

En medio de llamamientos internacionales a unas elecciones en paz, Bolivia va este domingo a las urnas , en un clima de crispación y confrontación política, tras dos aplazamientos de la cita electoral a causa de la pandemia de Covid-19. Los dos favoritos, Luis Arce, el candidato del Movimiento al Socialismo de Evo Morales y el ex-presidente boliviano Carlos Mesa, de Comunidad Ciudadana, llegan las urnas separados por un margen de intención de voto tan estrecho, que aseguran una segunda vuelta electoral. Es un reportaje de Aurora Moreno.

Bolivia vuelve a las urnas. Y por primera vez en tres décadas, Evo Morales, no figura en las papeletas. Hace un año, entre violentas protestas, elecciones anuladas por sospechas de fraude y empujado a renunciar por los militares, huyó del país. Para Morales, aquello fue un golpe. Buscó refugio en Argentina. Desde aquí ha dirigido la campaña del candidato del MAS...el Movimiento al Socialismo. El MAS es favorito. Luis Arce, encabeza los sondeos. Fue ministro de economía de Morales. Le identifican con el llamado "milagro económico" de Bolivia. Su candidatura: un guiño a las clases medias. Hay otros cinco candidatos, pero el duelo vuelve a ser con el expresidente Carlos Mesa. Segundo en las encuestas. Aspira a aglutinar el voto de los detractores al MAS. Dos candidatos acaban de retirarse. La presidenta provisional, Jeanine Añez, y el expresidente Tuto Quiroga. Por la pandemia, las elecciones bolivianas se han retrasado dos veces este año. Los sondeos apuntan a una final de infarto. Varias misiones internacionales vigilarán por un proceso sin irregularidades.

El presidente mexicano lleva anunciando el final de la pandemia del coronavirus desde abril. Esta vez, parece que los datos le avalan, puesto que los contagios llevan siete semanas en descenso. Sin embargo, las autoridades no bajan la guardia porque se ha estancado la caída de las hospitalizaciones. La pandemia también cede en Colombia, Perú, Chile y Bolivia, pero Argentina ha batido un nuevo récord diario de muertes y la media de fallecidos ha vuelto a repuntar en Brasil. [Coronavirus: última hora en directo]

Las aspiraciones de Bolivia para acabar con la crisis política y social que vive tras la renuncia de Evo Morales a la presidencia, acusado de fraude en las elecciones del pasado mes de octubre, se están viendo complicadas por la pandemia de Covid-19. La escalada descontrolada de contagios ha llevado a postergar, por segunda vez, las elecciones previstas para el 6 de septiembre. El 18 de octubre es la nueva fecha en la que los bolivianos están llamados a las urnas para elegir a un nuevo presidente, en un clima de incertidumbre y profunda división entre oficialistas y oposición. Es un reportaje de Aurora Moreno. 

El presidente de Brasil, el segundo país más afectado por la pandemia después de Estados Unidos, ha dado positivo por COVID-19. Lo explicamos en el programa de hoy, en el que analizamos además el nuevo ejecutivo francés y la evolución del coronavirus en Israel. Entrevistamos al analista Marcelo Arequipa sobre las acusaciones de terrorismo contra el ex-presidente de Bolivia Evo Morales, y hablamos con Haizam Amirah-Fernández, investigador senior del Real Instituto Elcano, del asesinato en Irak del especialista en yihadismo Husham al Hashimi.

La India ha registrado hoy un récord de nuevos casos de coronavirus, más de 11.000 en un solo día. Ya es el cuarto país del mundo con más casos: 305.000, y 9.000 muertos. Aunque las funerarias aseguran que son más por el ritmo de los sepelios.

Ocurre justo en la semana en que allí se ha reabierto la mayor parte del transporte público, oficinas y centros comerciales. El Tribunal Supremo, tras una investigación, ha calificado la situación en los hospitales de Nueva Delhi de horrible

En Bolivia, se han creado las Brigadas del Adiós. Voluntarios que ayudan a familias sin recursos. Donan los ataúdes y recogen los cuerpos. El país Andino supera los 16.000 casos.

En Yemen hay una carrera contrarreloj, avisa Naciones Unidas. Cuatro de cada cinco personas dependen de la ayuda humanitaria, y la mayoría de programas de la ONU están a punto de cerrar si no consiguen fondos. Las organizaciones humanitarias temen una catástrofe en este país golpeado por cinco años de guerra.

Bolivia investiga un presunto caso de corrupción por la compra unos respiradores a una empresa española. Desde el Ministerio de Sanidad del país aseguraban que cada respirador le había costado unos 20.000 dólares, cuando su precio real ronda los 7.000. Ahora el ministro, Marcelo Navajas. se encuentra detenido y el Gobierno bolivariano advierte de posibles acciones legales a la empresa española que se los vendió, y anuncia que va a auditar todas las compras de equipos sanitarios.