Enlaces accesibilidad
'Maestros de la Costura 4'

Lorenzo Caprile y Lluís, un tira y afloja constante

Noticia   Maestros de la costura  

Por
"Eres el digno hereu de la gran reina madre, Nani"

La doble expulsión de Nani y Ancor en Maestros de la Costura nos dejó a todos en shock, la militar se despidió de sus compañeros en la primera prueba, y Ancor no supo entender el estilo trapero que pidieron los jueces. Y respecto a nuestro querido Lluís, no peligró su continuidad en el programa, pero tensó su relación con Lorenzo Caprile.

Lluís está dando mucho de qué hablar en esta edición, tanto por su personalidad como por sus diseños. Ha demostrado en la mayoría de las pruebas lo bien que se le da la costura y ha sorprendido a los jueces en más de una ocasión. Pero también ha tenido algún que otro ‘rifi rafe’ con alguno de sus compañeros y con Caprile.

Lluís cruzó la raya en la primera prueba

Lluís le hizo ojitos al diseñador Arturo Obejero en la primera prueba de la noche y también se atrevió a contestarle a Caprile cuando éste le quiso aconsejar sobre el deshilachado: “Esta vez no me convencerás, porque por primera vez estoy convencido”.

Lluís tira la caña al diseñador Arturo Obegero

Y la verdad es que Lluís confeccionó una chaqueta muy original con el estilo tan particular que le caracteriza y aunque les pareció una muy buena prenda, los jueces le pedían aún más. Una petición que descolocó al aprendiz: “Sé lo que pedís, pero siempre que intento llegar fallo… ¿Tengo un potencial del que no me entero?”.

Los jueces acordaron puntuarle con un 4 y Lluís no se cortó en valorar su puntuación: “Me parece una mierda”. Momento en el que el aprendiz cruzó la línea roja y Escoté no dudó en advertirle sobre su trabajo y su comportamiento: “Me parece bien que te vayas esta noche y hagas tu trabajo, que es meditar”.

En la prueba por equipos, Lluís la tuvo con Caprile

En la prueba exterior de Lagartera, las discrepancias de Lluís con los jueces siguieron, sobre todo con Lorenzo Caprile. Se parecen tanto que incluso comparten cumpleaños como bien dijeron. Y al tener una personalidad parecida, pues también saltan chispas entre ellos y cuando Caprile le reprochó los tejidos que tenían para la prueba, el aprendiz se lavó las manos: “¿Cuánto rato estaremos hablando? Es por si puedo ir a entretelar”. El diseñador se quedó atónito con esta actitud y prefirió no decir nada más.

Lluís deja a Caprile con la palabra en la boca

Chencha, la maestra artesana de muchos de los trajes de las lagarteranas visitó junto con Caprile al equipo naranja, y Lluís y Fermín, las “tietas” de Maestros de la Costura, no estaban teniendo la seriedad que requería la prueba. Las miradas de Caprile hablaban por sí mismas y les dio el primer aviso: “Nos ha costado muchísimo traeros a Lagartera y aquí estáis totalmente relajados. Las telas están todas equivocadas”. El modista empezó a calentarse y la bronca se veía venir.

Unos minutos más tarde, ya con la prueba bastante avanzada, Caprile quiso comprobar cómo les iba a Lluís se le escapaba la risa. Algo que Caprile no quiso tolerar y parecía incluso que tiraba la toalla: “Con esta actitud no se puede avanzar. Ahí os dejo, porque total… ¿Para qué?"

Lluís levantó la voz por primera vez

La valoración final del equipo naranja fue bastante mala, como era de esperar, y la crítica más importante fue sobre la actitud de los aprendices frente a Chencha. A Lluís no le hizo ninguna gracia se atrevió a reprochar las palabras de Caprile: “No manipules”. Una situación que vale la pena volver a ver porque hasta el momento, ha sido el único momento en el hemos visto al aprendiz levantando la voz. Eso sí, siempre en defensa de sus compañeros. Para sorpresa de todos, hubo un giro inesperado en la situación y al final, Lluís y Caprile acabaron riéndose juntos mientras el resto de aprendices les animaban al grito de “que se besen” e incluso le dio la enhorabuena por la parte de su confección.

En el fondo, Lluís y Caprile se quieren y se aprecian

A pesar de los roces, en la prueba de exteriores pudimos comprobar el gran aprecio mutuo que existe entre el maestro y el aprendiz, y en un ambiente más distendido, Lluís se sinceró con él: “Lorenzo, que te idolatro”. Y entre risas y tonteos varios, Caprile le preguntó si se trataba de una declaración de amor encubierta y el aprendiz dejó la pelota en su tejado: “Píllalo como quieres porque contigo, cada vez que hablo se me riza el rizo”.

Si nos fijamos bien en los dos, sí que podemos ver lo mucho que se parecen y la buena relación que existe entre ambos. Ven la costura de una manera muy parecida y parece que con sus críticas, Caprile quiere sacar la mejor versión de Lluís. Aun así, nos siguen sorprendiendo en cada programa… ¿Qué será lo siguiente?