Enlaces accesibilidad

Cinco curiosidades gastronómicas para no hablar del Covid-19 esta Navidad

Recetas   Cocina Bestial!  

  • Ni de política, ni de religión, ni del Covid-19: habla de gastronomía durante las comidas navideñas
  • ¿Sabías que hay dos panes considerados Patrimonio de la Humanidad?
  • Te traemos 5 curiosidades gastronómicas que te harán flipar

Por
 Flores manchegas
Flores manchegas

En la mesa, con la familia, a veces puede resultar complejo abordar ciertos temas, como la religión y la política, que son especialmente peliagudos por la diversidad de opiniones a su alrededor y la manera apasionada con las que solemos defender nuestras posiciones. Este año, a esos temas tabú se le añade uno: el Covid-19. Queremos que por un momento te olvides de él (pero manteniendo todas las medidas de seguridad), que no ocupe más minutos necesarios en las conversaciones de tus comidas cenas. Por eso vamos a contarte cinco curiosidades gastronómicas para explicar y opinar, que puedes usar como arma arrojadiza si alguien empieza a darle demasiado protagonismo a la pandemia. Sabemos que os encanta hablar de comer mientras coméis, y la alimentación suele generar conversaciones distendidas en las que grandes y pequeños pueden intervenir.

1. Chocolate + queso: divina pareja

Chocolate con queso

Chocolate con queso, típico de Colombia

Puede parecerte una catástrofe gustativa, pero este combo es un desayuno muy popular en Colombia, donde el chocolate a la taza se consume con un pedazo de queso en su interior. ¿Qué queso? Suele ser un queso ligeramente salado y tierno, llamado quesito, que también se utiliza en arepas y otros productos de panadería, como el pandebono.

2. Flores manchegas, colombianas, mexicanas, canadienses, noruegas, turcas y malayas

 Flores manchegas

Flores manchegas

Un precioso dulce hermana España con Colombia, México, Canadá, Noruega, Turquía y Malaisia: las flores fritas. Llamadas ‘solteritas’ por los colombianos, ‘buñuelos de viento’ por los mexicanos, ‘sugar waffles’ por los canadienses, ‘rosettes’ por los noruegos, 'demir tatlısı' por los turcos y 'kuih ros' por los malayos, se trata de una masa de harina, huevos y leche, frita en aceite con forma de flor. A veces se le añade canela para darle más sabor o se le espolvorea azúcar granulado o lustre por encima, aunque en Colombia le untan una crema de almidón de maíz, dulce y de color naranja.

3. La copa del codicioso

 Copa pitagórica

Copa pitagórica

Al matemático griego Pitágoras se le atribuye la invención de una ingeniosa copa para mantener las borracheras a raya. Dicha copa, si se la rellena hasta una altura normal, en la que sobran varios centímetros por arriba, se comporta como una copa normal y uno puede beber tranquilamente de ella. Sin embargo, si a alguien se le ocurre llenarla demasiado, la copa se vaciará automáticamente por su parte inferior. ¿Cómo funciona? Una estructura cilíndrica en el centro de la copa esconde un conducto en forma de gancho que comunica el líquido con el exterior. Cuando el líquido supera la parte más alta del gancho, la presión hidrostática crea un efecto sifón y el bebedor se queda sin una gota de su bebida.

4. Comer para lavarse los dientes

 Mukhwas

Mukhwas para refrescar el aliento

Mukhwas’ significa, en hindi, ‘ambientador de boca’ y esa es exactamente su función: refrescar el aliento de quien la come. La mezcla se compone de semillas aromáticas de hinojo, anís y cilantro, y también puede llevar semillas de sésamo, a veces cubiertas de azúcar, como pequeñas grageas y aceites esenciales. Además, da la casualidad que esas semillas suelen ayudar con la digestión. Se comen tanto en la India como en el Pakistán.

5. Unos panes Patrimonio de la UNESCO

Pan lavash armenio, Patrimonio Inmaterial de la UNESCO

Pan lavash armenio, Patrimonio Inmaterial de la UNESCO Rosa Molinero Trias

¿Qué haríamos sin pan? ¿Cómo rebañaríamos los platos? Aunque la UNESCO no se ha fijado precisamente en esto, sabe de la importancia que el pan tiene en algunas culturas. En concreto, ha reconocido que la cultura del pan alemana y la elaboración del pan lavash armenio son Patrimonio Intangible de la Humanidad. Tan importante es el pan en Alemania que las cenas son llamadas ‘Abendbrot’, es decir, ‘pan de la noche’ y el pan suele ser lo primero que se le ofrece a un nuevo vecino. Por su parte, el laborioso pan lavash, parecido a un mantel, se ha ganado el reconocimiento de la institución por su preparación, significado, apariencia y como expresión cultural armenia. Tradicionalmente preparado por mujeres, este pan fino, ancho y largo requiere mucha coordinación y esfuerzo en conjunto. Para terminar de complicarlo, se cuece en un horno vertical, llamado ‘tonir’.