Enlaces accesibilidad

Jordi Savall une músicas antiguas y folclore latino

  • El musicólogo mostró esta mezcla de sonidos sobre un escenario de Madrid
  • ¿Qué pasó en América con la llegada de la música del Viejo Continente?
  • CONTENIDO EXTRA: Mira una de las piezas musicales del concierto

Por

Jordi Savall y el barroco del Nuevo Mundo

Después de haber pasado por numerosos escenarios de España y América, e incluso China o Alemania, el 15 de abril llegaba a Madrid el programa Folías criollas. El trayecto del Nuevo Mundo dentro del ciclo Universo Barroco del Centro Nacional de Difusión Musical (CNDM).

Para la ocasión, el intérprete de viola da gamba, director y musicólogo Jordi Savall ha reunido a parte de sus emblemáticas formaciones de música antigua Hespèrion XXI y la Capella Reial de Catalunya, junto con el conjunto folclórico mexicano Tembembe Ensamble Continuo.

Entre todos intentan ilustrar la revolución musical que se produjo en el continente americano con la llegada de las músicas barrocas y renacentistas del viejo continente, la música de los esclavos africanos y su fusión con el son tradicional que había en los países latinoamericanos, para formar lo que después se convirtió en la música caribeña.

Según Jordi Savall "nosotros llevábamos nuestras músicas al Nuevo Mundo y después las recibíamos también modificadas, cambiadas, inspiradas con otro tipo de influencias", lo que da gran riqueza a este repertorio formado por danzas de la época y se consigue que esta música siga viva hoy día.

Fusión de sonidos e instrumentos

Son obras de compositores como Mateo Flecha, Santiago de Murcia o Bartolomé Cárceres, temas tradicionales y Anónimos americanos junto con brillantes improvisaciones a las que Jordi Savall nos tiene acostumbrados. Para interpretarlas, además de instrumentos históricos, europeos de la época barroca, el grupo Tembembe Ensamble Continuo ha añadido instrumentos tradicionales mexicanos y de otros países latinoamericanos como Venezuela o Colombia. Con ellos se crea el son, la música tradicional latinoamericana de baile, música de fiesta.

"Lo más importante no es tanto la búsqueda musicológica, como encontrar el nuevo carácter de estas músicas, con músicos como los del Tembembe Ensamble Continuo de México y de Colombia, con músicos con los también hemos aprendido día a día a improvisar y a crear estos puentes de encuentro y de creación", añade el maestro barcelonés.