Enlaces accesibilidad

Lena, la 'lolita' pizpireta que cautivó a Europa

  • Fue elegida en un concurso televisivo
  • 'Estoy en estado de shock' declaró a la princesa Mette-Marit

Ver también: Especial Eurovisión | Todos los vídeos | Las imágenes de la gala

Por
Lena Meyer-Landrut ha conseguido la segunda victoria alemana en Eurovisión tve

'Canta con el mismo desenfado que si estuviera en un karaoke con sus amigas', avisaba José Luis Uribarri antes de la actuación alemana y, efectivamente, desde el primer momento se pudo comprobar que la chica tenía una chispa especial, propia de sus 19 años. Lena Meyer-Landrut ha conseguido para Alemania la segunda victoria en toda la historia de Eurovisión, tras la obtenida en 1982 por Nicole.

Pese a su historial de fracasos, Alemania tiene una fuerte tradición eurovisiva. Este año más de 400 periodistas alemanes estaban acreditados en el festival. El éxito de Lena rompe otra mala racha: hacía 13 años que un país del 'Big Four' no se llevaba Eurovisión.

'Nunca esperé ganar'

El éxito del bisoño-pero-descarado Alexander Ryba el año pasado en Moscú ha poblado la gala de pipiolos, como la explosiva Ana Rivas (Armenia) o el simpático, y último clasificado, Josh (Reino Unido). Pero sobre todos ellos, brilló la pizpireta Lena Meyer-Landrut, estudiante de biología e historia, nacida en Hannover y reina indiscutible de la noche de Oslo.

"Estoy en estado de shock. Nunca esperé ganar" declaraba la ganadora a la princesa Mette-Marit de Noruega nada más interpretar por segunda vez 'Satellite'. "Cuando vi todo ese público, fue el momento más grande que jamás he vivido. Estaba muy nerviosa".

Triunfita alemana

Lena fue la ganadora de 'Unse Star füs Olso' (Nuestra estrella para Oslo), el programa de la televisión pública alemana  (ARD/NRD) que elegía el representante para Eurovisión. Desde Febrero de 2010, Lena tuvo que cantar, y superar, ocho galas, seis de ellas eliminatorias. Antes de la gran final, Lena tuvo que defender temas como 'Tears in heaven' de Eric Clapton o 'Mr Curiosity' de Jason Marz, ya en la final, interpretó 'Satellite', el tema ganador de Eurovision 2010, y una composición suya: 'Love me'.