Enlaces accesibilidad

Un acercamiento al universo de Emilia Pardo Bazán

  • El presupuesto ascendió a los 250 millones de pesetas y se rodó sobre todo en Galicia
  • Gonzalo Suárez encontró en la naturaleza una de las claves para el rodaje de la serie 
  • La serie, muy premiada, también se vio en países como Argentina o Uruguay

Por
Fernando Rey y Omero Antonutti en sus personajes del Sr. de La lage y el Marqués de Ulloa tve

'Los pazos de Ulloa' es la adaptación televisiva de la novela del mismo título, y su continuación, 'La madre naturaleza', ambas escritas por Emilia Pardo Bazán, autora gallega del s XIX y máxima representante del naturalismo literario español.

La serie consta de cuatro capítulos de una hora de duración, aunque en un principio se pensó en cinco, e incluso seis episodios. Se impuso el criterio de su director, Gonzalo Suárez, para él que la historia no necesitaba más metraje.

El argumento de la serie, muy fiel a la novela, gira en torno a la figura del marqués de Ulloa, un cacique de la Galicia rural de 1880, y un conjunto de personajes que verán alterada su existencia con la visita de un cura. 

Dirigido por...
La miniserie es una coproducción de TVE con la RAI, la televisión pública italiana. Gonzalo Suárez, director de cine además de guionista, periodista y escritor, tuvo sus dudas a la hora de aceptar el encargo del productor Andrés Vicente Gómez. Como él mismo comenta en una entrevista en Cambio 16, fechada en el año del estreno, se lo habían ofrecido hacía tiempo pero era reticente a las adaptaciones. Tampoco Emilia Pardo Bazán era una escritora que le sedujera pero la lectura de la obra de la autora gallega acabaron por convencerle. Tuvo claro la forma de abordar la transformación de la historia al cine 'mirando al tema con ojos nuevos' intentando que 'la cámara no se limitara a retratar lo que se encuentra delante, sino que cuente y confiera emoción y misterio'. La naturaleza, que empapa las dos novelas, fue en palabras del director una de las claves para conseguir una 'textura visual' que diera unidad a la serie. Una textura conseguida con planos del agua corriendo, de la humedad de los bosques gallegos, del musgo, etc.
 
Silencio, se rueda
 
La serie se rodó durante cinco meses en Galicia, fundamentalmente en el Pazo de Gondomar, en Bayona. También se rodaron exteriores en Santiago de Compostela, en la plaza del Obradoiro y en la rúa del Villar. La grabación se completó en los estudios Bronston de Madrid. El rodaje fue en líneas generales poco problemático aunque hubo que vencer imperativos económicos y las habituales limitaciones de rodar en exteriores provocadas por la meteorología y la luz.
 
El presupuesto ascendió a los 250 millones de pesetas, y contó para su reparto con actores de primera fila como Omero Antoniutti, Fernando Rey, Jose Luis Gómez, Charo López, Victoria Abril, Nacho Martínez y una debutante Pastora Vega.
 
La elección de los actores y actrices fue un trabajo al 50% entre Gonzalo Suárez y el productor, Andrés Vicente Gómez. El director reconoce que tuvo sus más y sus menos con Charo López durante el rodaje 'porque siempre estamos eternamente enfadados y eternamente reconciliados', una relación de amor-odio que dio magníficos resultados en la miniserie.
 
Victoria Abril hizo dos papeles, Nucha, la esposa del marqués y la hija de ambos, aunque para el papel de hija había sido elegida en un casting una jovencísima Maribel Verdú.
 
Omero Antonutti, supo encauzar su histrionismo en el personaje del Marqués de Ulloa dotándole de un especial vigor.
 
Jose Luis Gómez, recreó con maestría el personaje del joven sacerdote Julián, 'un cura delicioso', en palabras de Gonzalo Suárez, que pone patas arrriba la vida en el pazo.
 
El fallecido Nacho Martínez, al que el director asturiano define como 'un galán perfecto, de los que no se daban en el cien español', es otro de los actores que formó parte de un plantel de lujo.
  
El guión de adaptación de la novela fue elaborado a tres bandas por Manuel Gutiérrez Aragón, Carmen Rico Godoy y el propio director. 'Los pazos de Ulloa' también contó, entre otros profesionales, con Gerardo Vera en la dirección artística.