Enlaces accesibilidad

Una mujer en una cruzada entre lo místico y lo pasional

Por
Imagen de la serie de televisión "La Regenta" tve
La Regenta, obra maestra de la literatura española, es la primera novela de Leopoldo Alas Clarín. Empezó a escribirla en 1883, cuando tenía 31 años, y fue publicada en dos tomos entre 1984 y 1885.

Reflejo del Oviedo del s.XIX, la ciudad de Vetusta se convierte en una de las protagonistas de la obra para acoger una historia provocadora que no dejó a nadie indiferente en el año de su publicación.  Ana Ozores, una bella y joven mujer, se casa con don Víctor Quintanar, ex regente de varias audiencias de Vetusta, y mucho mayor que ella. De él recibe el pseudónimo de la Regenta. Su vida, monótona y vacía, le lleva a la desesperación y a la búsqueda de una realidad diferente. Encontrará dos caminos: el místico y el pasional. Encarnados en dos hombres: el Magistral don Fermín de Pas, y el don Juan del lugar, Álvaro Mesía. Uno será su confesor, el otro su amante, generando en ambos un sentimiento de atracción sexual, bajo la atenta mirada de los habitantes de Vetusta.

El contexto histórico y el revuelo

En 1885 nos encontramos en el Oviedo de la restauración canovista. En 1874 se había instaurado la Restauración borbónica con Alfonso XII al frente, y el 85 pasó a ser un año de grandes cambios. Se constituye el sistema bipartidista con alternancia en el gobierno del partido liberal y el partido conservador. El segundo tomo de La Regenta fue publicado en la primera mitad de 1885, con el conservador Cánovas del Castillo como Presidente del Consejo de Ministros de España, pero pocos meses después fallece Alfonso XII, y María Cristina, embarazada del futuro rey Alfonso XIII, asume la Regencia y Cánovas cede el poder a los liberales de Sagasta a cambio de que éstos acaten la Constitución de 1976.

El título de la obra, daba pues, lugar, a cierta ambigüedad o confusión, y teniendo la temática que tenía, el adulterio de Ana Ozores, la novela no fue muy bien recibida en su época, sobre todo, entre el clero. Clarín tuvo que publicar "La Regenta" en Barcelona, en medio del enfrentamiento incluso, con el obispo Martínez Vigil.
Además, lo que ocurría en Vetusta y lo que ocurría en Oviedo no era muy diferente, las coincidencias son demasiadas, y muchos empezaron a identificar a los personajes entre los habitantes reales.

Clarín describe hábilmente a la sociedad provinciana de aquellos años, con un lenguaje dinámico, y satírico, feroz en la crítica al clero y a la burguesía. Innovador con la técnica del sueño o fluir de los recuerdos. "La Regenta" es sensual, una obra morbosa también, que retrata con realismo el deseo y la fustración, con detalle psicológico la vida de muchos que no querían verse tan minuciosamente reflejados.

Clarín

Leopoldo García Alas Ureña nace en 1852 en Zamora, ya que a su padre lo acababan de destinar allí como gobernador civil. En 1859 se trasladan a Oviedo, y es en esa ciudad donde Clarín echó raíces y de donde siempre se sintió. En Oviedo estudia la carrera de Leyes, y en 1868 comienza a desarrollar su estilo satírico, con el periódico "Juan Ruiz". Entre 1871 y 1878 vive en Madrid, donde asiste a teatros, tertulias y debates, y junto a sus amigos publica la revista crítica "Rabadás". El 5 de julio de 1875 nace su pseudónimo, Clarín, con él firma un artículo periodísitco en el diario madrileño "El Solfeo". Artículo al que le seguirán muchos más, combativos, moralistas y críticos, que le harán ganarse no pocos enemigos.
En 1982 a Clarín le fue concedida la cátedra de Economía y Política Estadística en la Universidad de Zaragoza. En ese año se casa con Onofre García, en el 83 consigue el traslado a Oviedo y al poco empezará a escribir la que será su primera y más importante novela "La Regenta". En 1887 fue elegido concejal del ayuntamiento de Oviedo y promovió la construcción del teatro Campoamor, llamado así en honor a su amigo. En sus últimos años vio su salud debilitada, pero pudo estrenar, aunque no fue muy bien acogida "Teresa", un ensayo dramático, en el Teatro Español en 1895. En 1901 Clarín moría en Oviedo a causa de una tuberculosis.