Enlaces accesibilidad
VIRAL

Los hilos que comparan a famosos como Rosalía con comida, que arrasan en Twitter

  • Entre los hilos de Twitter que más están triunfando son los de Rosalía, la Reina Isabel II o Isabel Díaz Ayuso
  • Os descubrimos el verdadero origen de esta tendencia

Por
 Hilo
Hilo cropper

Twitter y los usuarios no dejan nunca de sorprendernos. Esta vez, por una especie de tendencia que se está gestando con varios hilos que relacionan comida y cosas con los looks de varios personajes muy conocidos. Últimamente, uno de los que se ha hecho más viral es el de Rosalía y las bolsas de patatas fritas. 

Este original hilo enfrenta varios estilismos de la cantante con bolsas de patatas de diferentes gustos y tenemos que admitir que hay alguna comparativa muy lograda. Detrás de estos tuits está el usuario Mr.Wanchope (@WanchopeMr). A nosotros nos ha hecho mucha gracia, pero no sabemos si la catalana opinará lo mismo. 

Pero él no ha sido el único en tirar de esta tendencia en Twitter. En los últimos meses hemos podido ver varios ejemplos de esta nueva moda. Una tendencia de la que no se ha librado ni la mismísima Reina de Inglaterra Isabel II. ¿En qué se parece la monarca a una croqueta? ¿O Rihanna a un plato de comida india? Pues, aunque parezca imposible, se pueden sacar ciertos parecidos... Al menos, visualmente hablando. 

Así lo demuestran estos hilos de la popular red social con fotos de famosos y cosas que a priori no tienen nada que ver con ellos. Rosalía es uno de los focos principales de esta tendencia. A la artista se la ha comparado también con personajes populares de anime japonés, pero ella no es la única. A Bad Bunny se le ha comparado con todo tipo de roedores y a Isabel Díaz Ayuso con diferentes tipos de cacerolas. 

¿De dónde viene esta tendencia?

Hemos indagado sobre el origen de esta moda, y según señala el portal Know your meme , la tendencia surge en marzo de 2019 cuando un usuario subió un meme de Beyoncé en el que comparaba sus outfits con distintas imágenes de esponjas de mar. A partir de ahí, la imaginación de los tuiteros hizo el resto.