Enlaces accesibilidad
ENTREVISTA

Carlos Ríos se defiende de los ataques contra su Realfooding: "Incluso yo como ultraprocesados alguna vez al mes"

  • Hablamos con el nutricionista sobre el aluvión de críticas que ha recibido en las últimas semanas
  • ¿Es el Realfooding un gran negocio? ¿Se considera ortoréxico?, ¿Él también come ultraprocesados?
  • Lee la entrevista al doctor Santos, psicólogo clínico experto en trastornos de la conducta alimentaria

Por
 Carlos Ríos
Carlos Ríos

El famoso nutricionista puede que esté pasando por el momento más difícil desde que empezó su movimiento, el Realfooding. Nunca le habían caído tantas críticas en la misma semana. A raíz de sus últimas publicaciones en redes sociales, algunas personas le han acusado directamente de ser la causa de muchos TCA (trastornos de conducta alimentaria). La duda es si el tipo de recomendaciones o "mandamientos", que Ríos lanza desde sus plataformas, pueden estar generando trastornos de la alimentación como la ortorexia. Carlos no se queda callado. Y como ya ha manifestado en su Instagram no se siente responsable de ningún trastorno. Todo lo contrario, está muy orgulloso de cómo su filosofía está ayudando a muchas personas a mejorar su alimentación y, en consecuencia, su salud. 

En la semana en la que conseguimos subir los impuestos a las bebidas azucaradas, la maquinaria de Matrix se pone a funcionar y responde. - - Varias mafias hay detrás de estas noticias, son las mismas que ven peligrar su negocio de comida insana. Las mismas que pagan anuncios de ultraprocesados entre los programas de dibujos animados, los que sobornan a sociedades “científicas” para recomendar galletas dinosaurus. Los mismos que se encargan de dar zumos y bollería en los menús de hospitales a enfermos. - - Ya me han cancelado por momentos la cuenta de Tiktok, me podrán amenazar y presionar, pero ¿y a ti? ¿pueden censurarte a ti? Cuando estés en el supermercado... ¿podrán obligarte a comprar esa lata de refresco? - - Una vez que despiertas de este entramado mafioso que mueve el negocio de los ultraprocesados, ya no hay vuelta atrás. Podrán callarme a mí por momentos, pero no a ti. - - En la década de los 50 la industria del tabaco pudo frenar a sus opositores y ocultaron su relación con el cáncer de pulmón. Dominaban todos los medios de comunicación. No fue hasta hace unos años que leyes antitabaco se aprobaron, millones de muertos después tras décadas de mentiras y corrupción. - - Pero no te vengas abajo realfooder, que hoy es diferente. La industria de los ultraprocesados podrá dominar los medios masivos, pero se olvida que ya hay una resistencia despierta y consciente entre toda la población. - - Esa resistencia eres tú. Esa resistencia eres tú cuando eliges conscientemente lo que quieres darle a tu cuerpo. Cuando lo contagias con tu ejemplo. Esa resistencia está en tu consciencia y allí no pueden entrar. - - No tenemos nada que perder, pero sí mucho que ganar. Pues el entorno actual es dominado por productos que no son comida. La comida real no lleva azúcar, ni glutamato, ni aceite refinado, ni toda esa mierda que le meten y que quieren que comamos nosotros y nuestros hijos. - - La consciencia está en tu mente, a ver cómo consiguen ahora que vuelvas a comer toda esa basura de ingredientes. No pueden hacerlo. Pueden ir a por mí, pero no a por ti. Y es que ellos son más grandes, pero nuestros motivos son más grandes que ellos. - - Seguimos hacia adelante ����

Una publicación compartida de  Carlos Ríos (@carlosriosq) el 

¿Cómo te has sentido estos días con tanto frente abierto?, ¿Cómo llevas las críticas? 

Las críticas deben aceptarse siempre. No podemos controlarlas, solo podemos controlar aquello que depende de uno mismo.

¿Crees que tú o el Realfooding podéis ayudar a fomentar algún tipo de TCA? 

Siempre digo que los TCAs son multifactoriales y la comida es el desenlace, no la causa. Sería como decir que seguir un patrón vegano o vegetariano causa TCAs. No es así y lo mismo sucede con el Realfooding. Si queremos combatir los TCAs debemos ir a las causas donde se entremezcla lo biológico, psicológico y social.

¿Crees que la gente a veces tiene la piel demasiado fina?

Quizás… Sentirse ofendido por todo cada vez más es algo que puede pasarnos factura para mal, no solo a nivel individual, sino que también a nivel social. Es difícil poner a prueba tus conocimientos cuando todo lo que escuchas te genera incomodidad. Hoy se ve en todos los campos y no solo en la alimentación. Cuando crees que nadie tiene la razón salvo uno mismo, es complicado mejorar.

¿Había cierto tono humorístico en ese vídeo tuyo contando las kilocalorías de la mayonesa?

Por supuesto, quien se haya pasado solo un minuto en esa aplicación conoce el trasfondo humorístico que existe en muchas de las publicaciones.

¿Dónde está la línea entre lo sano y la obsesión? 

Pues en la motivación que existe para elegir lo sano. Quiero decir, si lo que te mueve para hacer elecciones saludables es el miedo, la culpa, etc. lo saludable, paradójicamente, dejará de serlo.

No recomendado para menores de 16 años Dismorfia, cirugía estética y 'Body Positive': ¿Estamos obsesionados con la belleza?
Transcripción completa

Ay, cariño, el cuerpo serrano qué de problemas nos da.

Mirarse al espejo es un problema para muchos de nosotros

y es un dramón del que hay que hablar.

No todo puede ser que te veas "guape"

a través de los filtros de Instagram.

"Life in plastic is fantastic?".

Que las operaciones de cirugía estética

se estén disparando entre los jóvenes

es una cuestión de todos.

¿Sufrimos el canon de belleza de turno?

Hoy hablamos de:

A ver qué sale de todo esto.

(Sintonía de "Genplayz")

Hola, hola, cara cola. ¿Cómo estás, Darío Eme Hache?

Qué bonito pareado para empezar. Inés, ¿qué tal?

Muy buenas, sí, bien.

Pues estoy con la autoestima "off". ¿Tú cómo la tienes, cariño?

¿Eres de esos que se va mirando por los escaparates

según vas paseándote por Gran Vía?

Hay...

hay maniquíes inspirados en mí.

Sí, había alguna imagen por ahí

que creo que habían rescatado para ver...

¿Hay una imagen? Ahí la tienes.

Fíjate, qué realista.

Es el... Así es, soy yo.

Es el realismo. O sea, vaya espanto, ¿no?

O sea, vaya espanto...

Bueno, vaya espanto o no.

O sea, habrá gente que tenga ese cuerpo,

pero cuanto menos es significativo...

Hombre, a ver.

Quiero decir, humano no.

Humanos de tres metros. Jack Skeleton, lo mismo.

Pero eso quizá es demasiado, ¿no?

Hoy tratamos la dismorfia.

La dismorfia consiste básicamente

en ese problema al que se ha enfrentado

todo ser corpóreo materializado en humano.

Entonces, bueno, para explicaros, como siempre,

hemos preparado para vosotros este pequeño vídeo.

Tengo miedo.

Tengo miedo.

No me acordaba de eso. ¿El qué?

El de: "Ya no soy un gremlin".

Ah, no, no. Lo había dejado, lo había...

Yo el "Cámbiame" lo había eliminado de mi mente.

Para hablar de todos estos temas,

asuntos "body positive", operaciones de estética

y dismorfia,

nos hemos compuesto una mesa de lo más...

Avecrem.

De lo más Avecrem.

Tenemos al doctor Santos. Yo le quiero llamar así.

Doctor Santos Solano, porque eres doctor

en Psicología Clínica y de la Salud.

Eso es.

Trabajas en una clínica especializada

de trastornos de la conducta alimentaria.

Se puede decir el nombre y lo va a decir.

Centro Item se llama. "Go ahead".

Y, bueno, además es profe en la UAM,

en la Universidad Autónoma de Madrid.

Así que, bueno, es un placer tenerte aquí con nosotros.

Y además te vamos a brear a preguntas

porque quiero que pongas esta voz divulgativa a todo esto.

Me parece muy bien.

Oto Vans.

La Oto Vans, quien no la conozca, pues ya sabéis: @otovans.

Diva a tiempo completo, "make a party"...

Siempre. ...y youtuber.

Estuvo en un programa demencial

que desde aquí les mandamos un "LOL".

Eso es lo único que hacemos, Oto.

Yo no digo nada más. Sí, tienes razón.

Estás preciosa, espectacular. Gracias.

¿Ganas de hablar de tus cosas? Mucho.

Digo, por la cara.

Beatriz Cepeda, acá la Perra de Satán.

Conocida en el último tramo por su podcast "¿Puedo hablar?".

Hay que gritar. Si no, no vale. (GRITA) "¿Puedo hablar?"

Vale, perfecto.

Autora de "Kilo arriba, kilo abajo" y "Esto es un escándalo"

y, también, filóloga hispánica. Hombre.

Ha quedado como muy: "¡Máximo! ¡Máximo".

Pero es así. Es mi tope.

Llegué al tope en 2009 y ya para abajo.

No, no, qué va, para nada. Un placer tener con nosotros.

Has trabajado en muchos medios además,

así que muy guay que estés aquí con la mesa.

No sé si te apetece también hablar de estos asuntos.

Bueno, claro, es que estos asuntos son mis asuntos.

O sea, es básicamente...

Aunque yo nunca he pretendido ser imagen "body positive" o ser...

Bueno, nunca he pretendido ser nada más que recolectora de "fotopenes".

La vida me ha llevado por estos caminos.

Y como siempre he visibilizado mucho mi trastorno, mis problemas,

mis movidas y mis cosas,

pues ahora soy "referenta".

Una cosa con la otra ha ido. Claro.

O sea, has sido "referenta" por casualidad.

Yo quería ser filóloga y dar mis clases de Lengua.

Enseñar a la gente el sujeto y el predicado y mira.

Y has dado otras de Lengua. He acabado enseñando las tetas.

Ay, cariño, pues lo que nos pide el cuerpo.

Y, por último tenemos, tenemos a Sofía Fernández,

Soffmm en redes.

¿Cómo estás, cariño? "Muy bien".

Ella es DJ, profesional del Marketing también

y, bueno, pues se ha operado la tocha

y lo ha contado en redes.

Así de claro. Mira cómo le ha quedado de recta.

Mira, mira, fíjate.

Es el tobogán de Estepona bien.

"Sí, ¿no?".

Bueno, bienvenida también. Te tendremos por Zoom.

"Gracias". Contaremos contigo.

Vamos a lanzar esta primera ronda de preguntas

y es cómo nos afecta el canon de belleza

actual.

Doctor Santos. Venga, va.

A ver, cuando hablamos de canon de belleza

y hablamos de dismorfia,

creo que también debemos meter la palabra imagen corporal.

Vamos a... Imagen corporal.

Imagen, imagen.

Al final todos tenemos una imagen corporal de nosotros mismos

que forma parte...

o sea, podríamos decir que tiene como tres partes.

Primero es un poquito cómo me percibo,

cómo me percibo yo delante del espejo y cómo me veo.

Luego tenemos la parte de cómo me hablo,

cómo pienso sobre mi cuerpo, sobre mi apariencia física

y, por último, cómo actúo en relación a ella.

Todo esto es lo que nos va a dar forma

a ese resultado.

Lo convertimos en matemáticas, pues el resultado

es lo que llamamos imagen corporal.

Y no nos podemos olvidar de que eso afecta.

Emocionalmente, puede ser positivo, puede ser más negativo

a nuestro día a día, a nuestro autoconcepto,

a cómo nos vemos a nosotros mismos, nos sentimos y nos relacionamos.

Pero aquí habéis dicho una cosa muy importante

y es esto de la presión, la presión del ideal estético.

Al final, hoy en día, yo creo que sobre todo

cada juventud más joven desde el principio

le están metiendo un poco en la cabeza

millones de normas, millones de figuras de cuerpo,

qué es lo bueno, qué es lo malo...

Pues eso, siempre hay algo que está mal y otra cosa bien.

¿Y esto se hacía ya con los egipcios?

Pregunto. Claro, siempre se ha hecho.

Siempre ha habido un canon. Por eso.

Pero en el vídeo decía: "¿Qué está bien y qué mal físicamente?".

"¿Qué es bonito y qué feo?". Depende de la época y de la cultura.

Con la globalización nos vamos unificando,

lo cual también es un poco

una putada, por así decirlo.

Porque en Asia una de las mayores insatisfacciones corporales

son los ojos. Ajá.

En cuanto en la publicidad más modelos occidentales haya,

peor se ven los ojos.

Pues ya me dirás. Al final...

Ya, ya, entiendo.

Entonces, al final eso se acaba interiorizando

y se compara.

Yo me comparo con estos dioses,

que al final nuestros dioses ahora son estéticos.

Los vemos en redes sociales.

Nadie los conoce, pero los vemos.

Sí, que a lo mejor es un necio o una "necie".

Y que luego a lo mejor lo ves en personas y dices: "Ah, pues...".

No es para tanto. No es para tanto.

¿Creerías tú por ejemplo, Perra...? Te voy a llamar así.

O sea, licenciada Perra, licenciada Perra.

¿Tú creerías que los cánones de belleza

son una tortura entonces?

Más que una tortura son una presión.

Y cada uno manejamos la presión como podemos.

Hay gente a la que los aplasta y gente, bueno, pues que no.

También entran muchos factores en juego,

pero sí que es verdad, y eso es innegable,

que todos crecemos.... "LOL".

Madre mía.

...todos crecemos viendo constantemente...

O sea, nadie te verbaliza directamente

la acción de "tienes que ser exactamente así",

pero todos cuando crecemos vemos cómo hay un tipo de modelos

que aparecen en todas las revistas.

Hay un tipo de actriz que aparece en todas las películas.

Hay un tipo de presentador que aparece en todos los canales.

Y, aunque nadie te diga "tú tienes que ser así",

si solo ves eso y tu referente de éxito es eso...

Por ejemplo, en mi adolescencia la gente estaba loca

con Rachel de "Friends".

Total. Con Jennifer Aniston.

Y Jennifer Aniston ahora ha hablado

de que para poder ser Rachel tuvo que adelgazar diez kilos.

Que si no los adelgazaba no era Rachel.

Esa fue la condición que le pusieron.

Pero de eso nos enteramos 25 años después

cuando el modelo Rachel ya ha influido

a millones de jovencillas, como era mi caso.

Entonces. "Jovencilles".

Aunque nadie te dice "tienes que ser así",

es el mensaje que tú entiendes.

O cuando te empiezas a relacionar con chicos.

Si esos chicos dicen "bua, la que está más buena es...".

Yo qué sé.

No sé quién estaba buena en los 90s

cuando empecé a relacionarme con chicos.

Vamos a poner Naomi Campbell. Cindy Crawford.

O Cindy Crawford. O las Spice.

O las Spice. Cualquiera.

"La que está buena es la Britney Spears".

Pues si quieres gustarle a ese chico

lo que entiendes es que has de ser Britney Spears.

Correcto.

Entonces, ya te digo,

aunque nadie nos dice "tienes que ser así",

realmente nos bombardean porque la palabra es bombardear

desde todos los sitios.

Y nadie te lo dice, pero un poco sí que te lo dicen.

Porque todos desde pequeños podemos escuchar,

y con esto no quiero culpar ni a las abuelas ni a los padres,

pero frases de: "Qué guapa eres, te va a ir genial en la vida".

O: "Vas a tener un novio que va a ser ideal".

A través del físico, y más en las mujeres.

Ya. El valor...

Y, si te pasas, al contrario.

Te dicen: "Ostras, se te ha rellenado el pantaca".

Bueno, ahí ya quiero meter un poco...

Hablábamos del cielo con estos ideales.

Y yo creo que nuestra cultura al infierno

es lo que tiene que ver con el descenso de peso,

que hay un estigma y se asocia a variables personales

que no tienen que ver con el exceso de peso.

Y hablamos a veces de estar gordo como si fuese

un problema de gula, de pereza, etc.

Yo quería preguntar

a raíz de que precisamente en España hay

400 000 operaciones estéticas al año.

Y yo quería preguntaros a vosotros,

que os habéis sometido a operaciones de cirugía estética.

Sofía, por ejemplo,

¿tú crees que las operaciones estéticas

resuelven este conflicto con el cuerpo?

"No, yo creo que no, para nada".

"O sea, más que nada

hay gente que lo puede hacer de una manera puntual,

rollo 'yo tengo equis complejo y me lo quito', ¿no?,

por así decirlo,

pero creo que también es muy peligroso

y más ahora que la cirugía es algo como demasiado accesible,

ya no es como antes, que era una movida

y te gastabas un montón de dinero y bla, bla, bla".

"Ahora te puedes ir pinchando cositas, no sé qué,

por 100 o 200 euros...".

"Entonces, también, una vez que empiezas,

pues si no lo llevas con control o no sé cómo decirlo,

puede ser un poco adictivo

y sobre todo para la gente que es joven,

que estamos todo el día bombardeados con que si los filtros,

el Tik Tok y bla, bla, bla,

pues no te cuesta nada esto, no te cuesta nada esto...".

"¿Sabes?".

"Entonces, no sé".

"Yo creo que no te quita para nada el complejo,

a no ser que sea una cosa aislada

o que tú lo tenga muy claro y que seas una persona

cero influenciable y que estés a gusto en general contigo mismo".

Y decía...

Justo Sofía hablaba de los filtros.

¿Tú, Oto, crees que hacen bien,

agravan esas...?

Yo me di cuenta justo ayer

porque estaba haciendo un directo y digo: "Voy a ponerme un filtro".

Y se me quitaba y me ponía de mala hostia

porque se me ponía la cara sin filtro.

Digo: "Lo voy a quitar al final

porque estoy haciendo que me quiero ver guapo todo el rato,

pero realmente no soy eso que estoy viendo ahí".

"Voy a hacer lo que realmente soy y me voy a quitar el filtro y todo".

Y, según lo que decía Sofía,

yo sí que digo

que es verdad que no quitan realmente los complejos

las operaciones estéticas

porque yo tenía complejo de nariz, aunque no la he cambiado mucho.

Pero ahora me he dado cuenta

porque les he dicho a los de Realización:

"Oye, ¿me podéis poner en este lado de la mesa

porque creo que las tomas estarán por ahí

y se me va a ver este lado?".

Y todo esto...

O sea, a pesar de haberme operado la nariz,

yo sé que mi lado bueno es este.

No sé si te pasará a ti. -"Sí".

"Yo estoy así todo el rato". -¿Ves?

Yo estaría así todo el rato, reventándome el cuello.

Y eso es una cosa que por ejemplo;

o sea, que una vez que te has operado

no se diluye.

No.

O sea, es un complejo que ya persiste.

Sí, sí. es una movida.

Mira el doctor Santos. Ay, doctor Santos.

Doctor Santos. (BEATRIZ) Nos arregla todo.

¿Cómo podemos diluir esa movida? Aquí es a lo que voy.

Realmente, normalmente nos venden operaciones,

dietas, gimnasios, actividad física

con el objetivo de cambiar variables emocionales.

¿Vale? Entonces, tú cambias físico

y al principio tienes sensación de control.

Porque es cierto, al final

puede que los primeros días actúes distinto, etc.

Pero si tú vas al espejo y te sigues juzgando

y hablando de la misma manera, sigues evaluándote,

"ahora no es la nariz,

pero me estoy dando de que esta parte...".

Al final serán partes que objetivamente no son un problema.

Endémico a todo tu "jeto". Claro.

Entonces, de lo que estamos hablando es de una reacción emocional.

Espero que hayas traído un buen taco de tajadas.

Ya sabéis. En el centro dicen "cuando queráis".

No, pero fuera de esto, realmente es eso.

Es que a lo mejor lo que tenemos que cambiar

es la forma en la que interpretamos la realidad,

nuestra actitud crítica frente a estas cosas,

como tú dices.

Que en mi propia experiencia veo que me afecta

una tontería como un filtro

o aquí, que yo te he visto y por dentro ha sido como un mini "pim".

De: "Venga, da igual, no me cambio y me expongo".

Sí, es verdad.

¿Y se machaca la gente por ejemplo que os operáis?

¿O se le dice: "Vamos, arriba, de una, a operarse más"?

No, a mí nunca nadie me ha dicho: "Opérate más, opérate menos".

Sí que me han dicho muchas veces más:

"No te toques tanto, que estás guapo".

Estoy guapo porque me he tocado, zorra.

Es así.

Y es verdad lo que decimos.

Lo que tú has dicho de que nos operamos una cosa

y ya estamos viéndonos toda la cara y en plan qué más queremos hacernos.

Yo llevo mazo de movidas pinchadas.

No os dais cuenta ninguno, pero es verdad que las llevo pinchadas.

Y este mes por ejemplo ya tengo otro...

Otra intervención. ...otra cita con otro cirujano.

No es ya pinchacitos, es cirujano.

O sea, es que es verdad.

Yo antes no me veía lo de las cejas

y ahora que ya tengo todo lo que ya quería

es otra cosita más.

¿Qué será lo siguiente? A ti también te pasará.

Ya lo verás.

Yo tengo una pregunta para Perra.

Por ejemplo, ¿tú piensas que ahora cada vez de forma más prematura

los chavales más jóvenes se están acercando a este tipo

de dismorfia o a este tipo de paranoia?

Por así decirlo.

Paranoia, perdón, no es la palabra.

No quiero usar palabras... Que nos corrija siempre.

No quiero usar palabras que no tengan que ver,

pero no tengo más léxico.

Lo siento, mi retórica da hasta donde da.

Pero ¿tú piensas que esto es así?

Por ejemplo, con lo del documental de "Cutis" de Netflix.

Hombre, yo creo que cuando eres adolescente

estás en una etapa muy decisiva para tu personalidad

y para tu imagen.

Es donde de repente... Mira, tía.

Esto es heavy.

...le empiezas a dar importancia a eso

porque entiendes para qué sirve una imagen.

Y todos pasamos ese momento en la adolescencia,

aunque hayas sido adolescente en los 70s o en el 2020.

Correcto.

Pero ahora, como bien apuntabas tú antes,

estamos globalizados.

Ahora tenemos acceso a muchísimas cosas.

Por ejemplo, en mi adolescencia yo no tenía Internet.

Yo no podía buscar por Internet cómo adelgazar o cómo ser delgada

o estos foros terribles que hay de cómo ser anoréxica.

Yo no tenía acceso a eso.

Pero eso no quiere decir que el sentimiento,

el sentimiento de no estar conforme con tu cuerpo,

de no verte guapa,

creo que eso es algo que todos los adolescentes experimentan,

incluso el que esté más buenorro.

Quim Gutiérrez seguro que también... Quim Gutiérrez, por favor.

Desde aquí le mandamos un beso especial.

Un beso para Perra.

Pero tenemos que decir que; o sea, ¿esto nos lleva

a que cada vez sea más prematuro esto?

Que cada vez precisamente... "Sí".

Venga, Sofía.

Tú, que te tenemos ahí, pobrecita. Madre mía.

Ahora precisamente a raíz de que la globalización

y que con los dispositivos electrónicos

la peña ya entra antes dentro de la movida.

"Sí, yo creo que sí".

"Sobre todo, que es un estímulo constante".

"Antes, lo que decía Perra

de que es como una revista,

que la ves una vez a la semana y ves a las modelos y ya está".

"Pero es que ahora tienes 13 años

y tienes el puto Instagram, el Tik Tok, el no sé qué".

"Es un grado de percepción ya sobrenatural

porque son unos retoques y unas sombras imposibles".

"Está el fenómeno Kardashian,

luego la gente superdelgada en plan típicas modelos,

luego no sé qué, por otro lado el 'body positive';

entonces, yo creo que la gente tiene ahí,

los adolescentes, como un cacao

y es como: 'Quiero ser una Kardashian,

tengo que estar a gusto con mi cuerpo',

y luego te metes en las redes sociales

y es espectacular".

"O sea, yo me meto en el Instagram de la Goicoechea

y me quiero morir".

Y yo.

"Y veo a una niña de 13 años

y digo: 'Es que yo ahora porque ya sé que tal y cual y bien',

pero es que es fuerte".

Los móviles, al váter.

Es que yo creo... -"Los móviles, al váter".

-Yo creo que al final

un poco cuando a lo mejor nosotros éramos adolescentes

lo que tú dices:

podías tener un ideal estético,

pero tú sabías que era un producto al final.

Es alguien muy lejano a ti

que está haciendo publicidad, está en una mampara,

en una marquesina de autobús o está en una revista.

Es que ahora además tienen una cuenta como la tuya.

Tú puedes tener la misma cuenta que estas personas.

Pero, claro, te olvidas de que al final

lo suyo es un trabajo, lo tuyo no

y te estás comparando con una persona

que piensas que su día a día es genial y eso te hunde

Porque además no nos vamos a olvidar.

Mucha parte de la economía se sustenta

en nuestra insatisfacción corporal.

Una de las personas

que tiene mucha satisfacción en este caso corporal,

especialmente con su flequillo, es nuestro querido santo Danel,

que nos ha preparado un vídeo para el día de hoy,

de la dismorfia y "body positive" y operaciones.

Hola, grupo.

Pronto es "Jagulin", la fiesta esta de las cosas.

Estoy entusiasmado

porque ya tengo preparado mi disfraz.

Me voy a disfrazar de la cosa que más miedo me da en el mundo,

que es mi reflejo en el espejo.

¿Alguna vez has ido al dentista y te ha dado una piruleta al salir

y has dicho: "Esto no tiene sentido"?

"Esto es un caramelo, esto es malo para mis dientes".

Y luego tu padre de 50 años te dice:

"Si todo el mundo tuviera los dientes sanos,

este señor se queda sin trabajo".

Bien, piensa qué sería de empresas como Veet,

de empresas como No+vello

o de cualquier clínica de cirugía estética

si a la gente se le enseñara

que cualquier tipo de cuerpo está bien.

Pues iría a la quiebra y eso no mola.

¿Qué pasa?

Que tenemos que tener ciertas inseguridades

porque si no estos oligarcas millonarios

se morirían de hambre.

Y eso está mal, tú no quieres hacer eso.

El asunto es que estamos sujetos a unas expectativas constantes

sobre el aspecto que tiene que tener nuestro cuerpo

y os voy a contar un secreto.

Os voy a contar un secreto a los feos que me estáis viendo.

Un secreto de persona guapa a persona fea.

La gente guapa tiene los mismos problemas

que vosotros.

Solo que suenan mucho más ridículos.

Kimberly Kardashian está en su casa

examinando cada una de sus selfis detenidamente

hasta el más mínimo poro visible

diciendo: "Ay, Dios mío, una de mis cejas

está arqueada ligeramente más arriba que la otra".

"Me van a matar".

La presión por los cánones de belleza no entiende de belleza.

Esa es la maravilla, ese es el milagro

del capitalismo.

Es que puedes sentirte mal

siendo literalmente una escultura griega.

¿Y qué pasa?

Que aún, después de todo,

cuando has gastado todo el dinero del mundo habido y por haber

en modificar tu cuerpo de cara a los estándares

para por fin ser una persona guapa y que te vaya todo bien

y por fin ser feliz...

No.

Porque, primero, los cánones pueden cambiar.

Los cánones pueden cambiar.

Lo que es atractivo hoy es repulsivo hace 50 años

y atractivo hace 100.

Es un poco cíclico.

Comprometerte demasiado

a perpetrar un canon concreto es un poco un suicidio.

Pero bueno, si te hace sentir mejor, ole.

No quiero discutir con nadie sobre hacerse

modificaciones estéticas en este vídeo.

Si hay algo que va a hacer que te sientas mejor,

tira para alante y que nadie te diga nada.

Ese no es mi asunto.

Mi asunto es que, en primer lugar, hagas lo que hagas

el vacío existencial no se irá a ninguna parte

porque es colega, es compañero de piso.

Vive totalmente gratis en nuestras cabezas.

Y la segunda es que, aunque lo consigas en el plano físico,

todavía hay mucho que hacer en el plano digital.

Porque, vamos, me vas a decir tú,

me vas a pasar tu el teléfono del cirujano al que he de llamar

para tener este aspecto.

Porque yo no lo sé.

Las relaciones que tiene esto con la cultura de la pederastia

y con el enaltecimiento de lo femenino y de lo infantil

no me toca decirlas hoy,

pero yo os lo recuerdo.

Y no es todo el pestañón. No es todo.

Porque diréis: "No, esto es exagerado,

es para que no se note".

Ahora tengo un filtro puesto.

Tengo todas las impurezas de mi piel hechas un Cristo,

pero no se ven porque tengo este filtro

que me deforma los labios.

Parezco un monstruo.

Esta no es mi cara.

Esta no es mi cara.

No, todavía no es mi cara.

Esta no es mi cara.

Esta no es mi cara.

Mi cara es esta.

No pasa nada, ¿vale?

Quereos, de verdad.

Hala, por la cara literal.

Yo estaba seducida con la máscara de veneciana

que tenía ahí en el "background".

Te lo tengo que decir.

Me ha costado...

Pues vamos a reincorporarnos otra vez a nuestro debate

porque siguen aquí nuestros invitados

y creo que merecería la pena escuchar su opinión al respecto.

Pero me gustaría empezar a arrancar con la definición

un poco más divulgativa

de la dismorfia.

Doctor Santos.

(Risas)

Vamos a explicarlo un poquito...

Es que cada vez que dicen "doctor" Oto y nos nos excitamos.

Sí, sí, sí. Si supieseis lo que ha costado...

Os excitaríais el doble.

Bueno, simplemente, vamos a intentar explicarlo cero técnico.

Cuando hablamos de dismorfia,

en realidad nos referimos un poco a esa fijación

con una parte del cuerpo

que a mí no me gusta, me genera ansiedad,

estoy comprobándola todo el rato intentando disminuir esa ansiedad,

pero además normalmente es una parte del cuerpo

que no tiene ningún defecto.

Y cuando hablamos de defecto

nos tenemos que referir a que a lo mejor

si tengo una mandíbula que no me permite comer bien es un defecto.

Claro, es objetivo. Es una tara.

¿Vale?

Pero aquí estamos hablando, pues eso,

de que no me gusta la nariz, no me gusta la forma de mis labios,

no me gusta la altura, que eso también pasa...

Entonces es que todo el rato me estoy fijando

y ahí ya va a llegar enseguida, y con esto me salgo de la definición,

pero me meto en cómo funciona esto.

Al final estamos en una cultura de buscar soluciones

que me hagan sentir mejor.

Y ahí hay mucha gente como decían en el vídeo...

Claro, y ahora con esto voy a enlazar

con el momento "body positive".

¿El "body positive" realmente ayuda a salir de esta situación

o no es una situación real?

Bueno, no quiero hablar por las 300 000 millones de mujeres

que hay en el mundo,

pero en mi caso concreto para mí sí fue un antes y un después.

Sinceramente.

Yo empecé a hacer terapia con un trastorno alimentario

y al año o así descubrí el "body positive".

Y para mí fue, de verdad, cambio de vida.

Total.

O sea, que de repente te llegara el mensaje

de que tu cuerpo está bien siempre que te sirva como un cuerpo;

es decir, siempre que puedas caminar, comer, saltar,

jugar, bailar,

¿por qué no también otras cosas?

Eh... Follar.

Estamos hablando de follar. Eso, que no quería...

No, pero por ejemplo tu cambio vino

a través de una sesión de fotos, ¿no?

Sí. O sea, un poco.

Os digo que cuando descubrí el "body positive"

ya llevaba un año de terapia

y a mí me daba mucho miedo enfrentarme a mi cuerpo.

Yo llevaba mucho tiempo evitando el verme desnuda

y yo era siempre la que salía detrás en las fotos,

salía solo la cara

porque tengo la suerte de ser guapísima,

cosa que otras personas no tienen.

Entonces yo era la que salía detrás para que se viera la cara

pero que no se me viera el cuerpo.

Yo no sabía cómo era mi cuerpo.

Tenía mi imagen mental de mí misma,

que era monstruosa, por cierto.

Claro, como todo el mundo te dice que estás mal,

que no te lo dicen así pero al final el mensaje es que estás mal,

tienes que cambiar, no puedes ser así.

No puedes ser así porque eres guapa, eres lista y de todo.

Entonces no puedes ser gorda.

Así que yo me imaginaba a mí misma Jabba the hutt absolutamente.

Hostia, tía.

Con siete papadas. Ya, ya.

Y solo tengo tres.

O sea, te quiero decir que mal totalmente.

Y llegó el momento

en el que había que enfrentarse al espejo.

Y había que verse desnuda.

Y yo, que digo "ahora o nunca", pues dije:

"Me voy a hacer una sesión de fotos".

Ole.

En vez de ponerme yo delante del espejo y lo que surja,

para mí era menos violento;

o sea, creía que iba a perder menos los papeles

si estaba delante de un amigo

que me hiciera las fotos y demás.

Entonces, para mí fue un momento traumático.

Sinceramente. La palabra es esa.

Yo cuando vi esa foto de cómo era mi cuerpo realmente

fue traumático.

No me lo esperaba así para nada.

O sea, era horroroso, sinceramente.

Pero eso para mí supuso un antes y un después fortísimo.

Después del impacto,

empezó a él a aprender a mirarme.

Y la importancia que tiene aprender a mirarte

y conocerte el cuerpo y saber cómo es.

Una cosa que cuento mucho

y con la que coinciden muchas chicas sobre todo,

porque yo me relaciono más con chicas para hablar de estos temas,

es que no sabía comprarme ropa.

Como no sabía cómo era mi cuerpo, se me había olvidado cómo era,

no sabía comprarme ropa, lo que me quedaba bien,

lo que no,

porque mi imagen era totalmente

no contraria, pero diferente de la realidad.

Sin embargo, ahora no tengo ningún problema

y todo ello comenzó cuando decidí hacerme fotos

para verme desde todos los ángulos

y empecé a hacer algo tan simple y tan sencillo

como mirarme al espejo.

Sí, la ruptura de la imagen.

Iba a preguntarle precisamente a Oto

si para ti todos los cuerpos son bonitos.

Pues mira.

Tú me vas a pegar una paliza, que lo entiendo.

Pero hasta yo...

Vale, fuera, me parece guay.

Hasta yo tengo "body" dismorfia real.

Es que yo veo el cuerpo de Bella Hadid

y digo: "Quiero ser ella, quiero ser ella".

luego, me veo al espejo, que estoy delgado, sí,

pero es que me veo gordo.

En plan, malita real. Necesito darle estilo a algo

para curar esto.

En plan, malita real.

Y es que es verdad.

Y luego me doy cuenta de que mis amigos me hacen vídeos o fotos

y me veo de otra manera.

En plan: "Esto es real, ¿no?".

-Sí. Sí, creo que es de trastorno.

Malita, malita.

No, pero al final pasa;

es decir, pensad que las emociones median

en cualquiera de nuestros sentidos.

Es decir, la comida sabe mejor en casa de nuestra abuela

si nos llevamos bien con ella y estamos muy a gusto,

cuando nos quedamos solos en casa de repente oímos muchos más ruidos

que cuando estamos con gente...

No es ninguna locura.

Entonces, tú te miras al espejo y como tú dices...

Tú piensa.

Yo aquí pongo un ejemplo que siempre pongo en consulta.

Imagínate que estoy en una relación de pareja

y me despierto por la mañana

y a esta chica o este chico le dice su pareja:

"Lo primero que vamos a hacer es ir a mirarte al espejo".

"¿No te das cuenta de que das un poquito de asco?".

"Vamos al armario, eso no te lo pongas".

"Hoy algo ancho, que no se te nota que estás hecha una foca".

"Venga, ahora...".

"¿Vas a salir así a la calle?".

"No, así no porque se van a reír".

"Si estás con tus amigos, no comas

porque sabrán que estás gorda por comer".

El autoestima de esa persona va a estar por los suelos.

Eso se puede denunciar, pero si te lo haces tú mismo no.

Eh tu consulta,

¿notas que vaya bajando la edad

cada vez más de gente que tiene estos problemas?

Va bajando y al final, lo que digo,

ahora mismo hay veces que nos encontramos

con pacientes de 11 años

que ya empiezan a cursar

con problemas de una anorexia o síntomas.

Es cierto que ahora los síntomas

hay veces que se enmascaran un poco más

porque vivimos en esta cultura de lo saludable.

Entonces llega un momento

en el que antes a lo mejor había anorexia, bulimia

o estas personas ultra...

nos imaginábamos el perfil ultradelgados

y que no quieren comer de nada,

pero ahora a lo mejor está yendo más este perfil de ortorexia,

de gente que quiere comer saludable.

Controlando todo, midiendo todo...

"Es que además tengo gurús que me dicen que esto es salud".

Y yo aquí siempre digo lo mismo.

No nos olvidemos de que salud no es solo lo que comes

y cuánto comes,

sino también cómo te hace sentir lo que comes.

Y esto también se recoge en el "business".

¿Tú qué piensas por ejemplo, Sofía, que surge...?

O sea, ¿qué piensas de los negocios que surgen

en torno al cuidado corporal, por así decirlo?

"Hombre, yo es que soy adicta".

"Entonces, me parece un invento

del año".

"Y es lo que decía el doctor".

Doctor Santos.

"El doctor Santos".

Señor doctor.

"Lo que decía el doctor".

"Que es que ahora...".

"O sea, la gente en el pasado tenía un poco la idea

de que esta chica es anoréxica, es bulímica, es tal,

pero es que el 90 por ciento

de la gente que vemos en las redes

que tanto envidiamos y que son estupendas y bla, bla, bla,

tienen como...

o sea, yo no soy doctor, pero creo que tienen como ese...

esa tuerca ahí de gurú de:

'Yo no soy anoréxica porque como,

pero como equis cantidades de esta cosa,

100 por 100 sano... Sí, que no está diagnosticado.

...y de esta cantidad'". Claro.

"O sea, tienen 'isus'".

"Luego vas a cenar con ellas y no pueden comer de nada,

ellas se comen como su cosita

que ya tienen de cualquier marca de fitness y bla, bla, bla,

y entonces creo que hay mucho más

no anoréxica diagnosticada de la niña no come,

te salen pelos por todo el cuerpo y te vas a morir,

sino como un montón de casos con pequeños...".

"¿Sabes?". Entiendo.

Perdonad que interrumpa.

Precisamente todo el rato estáis haciendo

alusión femenina, ¿eh?

Fijaos. "Sí".

"Sí, yo solo puedo hacer alusión femenina

porque es lo que veo y es lo que siento

y lo que experimento...".

¿Y qué pasa con la representación masculina?

Te contesto yo.

Hostia, el doctor Santos, tío. (BEATRIZ) Ya, lo has sacado...

No, a ver, hablamos en femenino

porque la prevalencia y sobre todo la presión por la imagen

siempre ha estado más focalizada en la mujer.

Sí que es cierto que cada vez más

la presión está focalizada en el hombre.

Esto se puede ver en la publicidad.

Antes tú necesitabas ser un machote para anunciar los cigarrillos.

Daba igual un poco el físico,

que lo que importaban eran determinadas...

pues eso, a nivel de personalidad.

Eh... ahora no.

Ahora en el anuncio de colonia el tío ya está cuadrado,

tiene un físico determinado y va aumentando la presión.

Y aquí es cierto, y un poco en relación a ella,

que yo creo que nos tenemos que olvidar de las etiquetas.

No, ¿cómo interfiere esto en tu vida?

Y tenemos muchos hombres que a lo mejor no es "dejo de comer",

pero es "me pongo una dieta de gimnasio,

"me machaco en el gimnasio"...

Permíteme abrir el melón de los maricones de gimnasio.

(OTO) Uf, qué pereza. -Sí.

Es que... -¿En serio hay que hablar de eso?

-Es un virus que se está expandiendo

y creo que es peor que el coronavirus.

Todos los maricones se están convirtiendo en la misma persona.

Es que a ti te deja tu pareja

y la solución es primero comer helado en el sofá

y después apuntarte al gimnasio.

Me está enseñando una mala regulación de la comida

y, cuando llegue al gimnasio, ¿qué voy a hacer?

¿Qué vamos a hacer?

En esto que hemos comentado... Lo tiene claro el doctor Santos.

En esto que hemos comentado de la representación masculina,

el 83 por ciento de las intervenciones es mujeres

y el 17 hombres.

Claro, hay un problema, que es que ahora mismo...

Vamos a tirar de imaginario colectivo.

Decid una actriz de 57 años exactos que digáis: "Pam".

Ahora mismo.

Una de 57. "Demi Moore".

¿Quién? "No sé si tendrá 57".

"Demi Moore".

Yo creo que tiene menos, pero bueno, más o menos.

Pero la cosa es que piensas por ejemplo...

Luego sale otros días.

Esto lo traigo justo... Sin pasarse.

Es lo que traigo.

Aparece Brad Pitt por ejemplo,

que tiene 57 años

y yo tengo la teoría de que va a estar más bueno cada año que pasa

hasta que el hijo de puta se muera.

Y esa es la putada.

Ahora mismo sí que es cierto que en la industria del cine,

que es lo que todo el mundo tenemos visible

y lo más reconocible para todo el mundo,

a partir de los 40 ya es como que ellas...

(OTO) Sí, sí.

Más vale que seas buena actriz. Y ellos se convierten en un dandy.

Más vale que seas una actriz para Dios

y que te nominen 68 veces a los Oscar...

Meryl Streep.

O eres Meryl Streep o estás fuera del "market".

Y ellos es eso.

Entonces, claro, yo creo que es luego el porqué...

Es toda una estructura mucho más amplia.

Pero creo que es ejemplo de esta representación.

Oye, y hablando del "body positive",

¿pensáis que se hace "body shaming" a la gente delgada o normativa?

(OTO) No, yo creo que no.

-Sí. -¿Sí?

-Claro, la frase "cómete un bocadillo", cariño.

Sí, ¿no? A ver, pero...

A lo mejor me he comido tres

y simplemente mi cuerpo no lo metaboliza.

A mí me lo han dicho y me suda el coño.

Yo quiero estar así y voy a estar así.

Y, aunque quiera engordar 20 kilos, no podré ni engordar 2

porque mi metabolismo es así.

A ver.

No tiene mucho sentido lo que dije antes con lo que diré ahora,

pero yo sí que me siento mejor estando así delgado

que estando...

No, no, estás delgado, amor. ...más relleno.

Vale, pero antes te he dicho que me veía una puta foca.

Madre mía.

Que no me veo una puta foca, pero me veo...

Como que por un lado sabes que no es real,

pero por otro lado... Ahí está, ahí está, ahí está.

Aquí ya me meto en fricadas, ¿vale?

Bueno. Ponemos...

Vamos a verlo.

No, pero tú piensa que...

Es que lo voy a hilar con tu experiencia.

Todo se basa en cómo actuamos.

Al final nuestro cerebro tiene la capacidad de crear continuamente

redes neuronales.

Entonces, si yo actúo en mi día a día

como si estuviese como una foca

y controlo lo que como,

me miro en el espejo para comprobar, me...

Al final, tú te vas a sentir así.

Y digo "sentir" porque siempre también matizo.

No es lo mismo verte que sentirte.

¿Vale? Hay que matizarlo.

Por eso la gente desde fuera te ve diferente,

pero por eso también nosotros el primer día que conocemos a un amigo

dices: "No me parece atractivo".

Y luego nos cae bien y dices: "Tampoco está mal".

Ya, ya.

Quiero decir que las emociones afectan

a cómo percibimos a la gente.

Y tú has dicho:

"Yo hasta que no empecé a actuar como si no tuviese problemas

no me acepté, no me quise".

Pero fue el cambiar la forma en que tú te comportabas,

no cambiar tu físico.

Y creo que esto suena supercomplicado,

pero es mucho más barato.

Hombre, totalmente.

Yo, también lo digo, después de cinco años de terapia

puedo decir que viva la Psicología, sinceramente.

Viva la Psicología. Sí.

O sea, nunca digas nunca.

Yo en principio nunca me haría una operación estética.

Primero, porque tampoco es que me apasione,

no es algo que diga...

Prefiero hacerme un viaje por China. -Porque te da miedo.

Y porque me da miedo, pero pincharme me gusta.

Fíjate.

Pero lo que me da miedo es el quirófano.

Entiendo.

Pero no me haría nada.

Si incluso no me gasto dinero en tratamientos.

A lo mejor soy feísima, pero como que no es lo mío.

Ya entiendo. No es lo mío.

Pero todo lo que sí he invertido en salud mental

no os puedo poner con palabras hasta qué punto

eh...

No me sale la palabra en español.

"Une terapeute" sí, decimos sí.

Sofía, nos vamos a despedir de ti.

No sé si quieres cerrar con una conclusión aquí

de unos segundillos.

¿Te ha parecido todo bien? ¿Te ha ayudado?

"Me ha parecido fenomenal, me ha gustado mucho".

Es muy fuerte el "talk" que se ha generado aquí.

¿Verdad, tía? "Sí, me ha encantado".

"Me ha encantado". Solo te puedo decir una cosa.

No sé si va a quedar muy de Ojete Calor "0'60",

pero sois todos una monada, los que estáis en la mesa.

Sois guapos por dentro, por fuera

y además tenéis una cocotera que más bonitos os hace.

Voy a lanzar el vídeo que tenemos preparado para vosotros

no sin antes despedirte.

Muchas gracias por haber estado con nosotros.

"Chao, chicos". Adiós.

"Gracias". Hala, a querer el coño.

¡La cuca! Grey Thrash, ¿qué nos has traído?

¡Grey Thrash! Grey Thrash.

Grey Thrash. Trash.

Bueno.

Bienvenido, Kiko.

Antes que nada, ¿cómo estás?

Bueno.

Bueno, no sé qué decirte.

A ver, da miedo.

Ojalá hubiese un filtro de Instagram de Matamoros.

Ya, tío. Además es que lo tiene todo.

Tiene el apellido...

O sea, tiene toda la hostilidad encarnada en...

en una carne.

Sí, sí. No, ese no es el mensaje.

El mensaje es: "Si quieres, hazlo".

El mensaje es lo de matar.

El mensaje es...

El mensaje con el que me quedo es que Kiko está...

Está tembloroso.

Bueno, hemos traído también y hemos incorporado

a dos juventudes reptilianas

a nuestro debate.

Ella es Claudia.

¿Cómo estás, Claudia?

Bienvenida. "Muy bien".

Y por otra parte, Celia, ¿cómo estás?

Buenas tardes.

Pues nada, chicas.

Estábamos hablando aquí un poco de dismorfia.

Tenemos a un especialista,

están también Perra de Satán y Oto Vans,

hemos tratado también "body positive"

y, bueno, un poco el tema de la cirugía estética.

Entonces, yo quería preguntaros si vosotras como generación Z

os ha influenciado;

o sea, habéis entrado en el campo de la estética

muy prematuramente.

Cómo se lleva, si se habla mucho de ello,

cada vez más,

si veis una diferencia

respecto a lo que proponen vuestros padres

de "ay, hija, preocúpate de otras cosas".

No sé, un poco vuestra opinión en este sentido.

"Voy a dar mi opinión".

"Yo creo que obviamente la sociedad

sí que se está viendo influenciada

por todo esto de los cánones de belleza,

las operaciones de estética y todo,

pero he de decir que todo en su justa medida

yo sinceramente no lo veo mal".

"Si alguien tiene algún tipo de complejo o algo

y tiene el medio económico para poder hacérselo

yo no lo vería mal".

"Sí que he de decir

que estamos influenciados, vuelvo a insistir,

de la línea de la delgadez,

queremos todos ser guapos,

queremos una piel firme y tersa, queremos...".

"Pero hay soluciones para ello también".

"Entonces, si tú te lo puedes permitir,

¿por qué no hacerlo?".

"Es igual que una persona que es caprichosa de los móviles,

de los coches, que tiene un móvil de última generación,

el mejor coche,

pues esa persona puede tener...

o sea, quiere esos beneficios para él".

"Pues podemos buscar otro tipo de beneficios".

"Todo en su justa medida, insisto".

Eh... Claudia.

"Pues yo la verdad que opino un poco al contrario, supongo".

"Creo que es muy probable".

Estaba programado para que así pasase.

No os preocupéis.

La magia de la tele. "Bueno".

"No sé, pero creo que es muy problemático

el hecho de pensar que coger y operarse...

o sea, obviamente en cuanto a individuos

es absolutamente legítimo".

"Yo no he mirado precios para operarme la nariz".

"Yo creo que las inseguridades muchas veces

parece que una solución física de decir

que este defecto que no me gusta de mi cara o de mi cuerpo

puede ayudar realmente

y luego te das cuenta de que es un parche al final".

"Es decir,

tú puedes hacerte una dieta, pero si tú mismo

tienes una inseguridad contigo misma

y constantemente te estás machacando

o que tu valor como persona lo basas

en el físico que tienes o en la cara que tienes,

empiezas en un bucle que...

que es muy dañino para ti y que al final no te lleva

a ningún lado".

"Que puedes operarte

y es absolutamente legítimo, y en eso estoy de acuerdo,

que a nivel individual

si tú consideras que es un bache para ti

en cuanto a estar en público tener un pecho pequeño

o la nariz grande o lo que sea

y te crees que te va a dar más seguridad

y te la puedes dar, está genial".

"Pero creo que es un poco iluso pensar

que eso te lo soluciona porque no es así".

Y nosotros por ejemplo.

O sea, doctor Santos, por favor, quiere intervenir.

Pero voy a aprovechar para preguntarle cómo podemos.

O sea, para intentar ir cerrando cosas

por todo lo alto.

Como ciudadanos, como rasos, como civiles,

cómo podemos ayudar a mejorar todo esto.

O sea, hacer un mundo mejor

con tazas de Mr. Wonderful.

Bueno, pues a ver.

Cuando hablamos de problemas tan complejos como este,

normalmente frasecitas, por bonito que sea el fondo,

no suelen ayudar.

No ayudan las tazas.

Pero sí que digo que creo que lo que...

Tampoco insultéis a nadie.

...lo que se ha demostrado más efectivo

es desarrollar una actitud crítica frente a esto.

Es decir, nos podemos volver superradicales

y cerramos Instagram, Tik Tok, todo...

No.

Vivimos en el mundo que vivimos,

está al alcance todo lo que está al alcance,

la presión va a seguir,

pero si yo desarrollo una buena actitud crítica

que me permita moverme en Instagram

viéndolo desde otro punta de vista...

O sea, hay que ser críticos.

Pero no críticos de insultar a otra persona,

sino saber que detrás de eso hay una industria,

saber que detrás de lo otro

pues hay quien se dedica a eso.

Hay trabajadores que se dedican a la imagen.

Pues lo que decíamos.

Tener esa actitud crítica de por qué a una actriz

cuando pasa de los 40

de repente se le acaban los papeles,

entender cómo afecta el físico y las presiones que hay.

Cuando tú tienes todo eso, luego tienes más habilidad

para resolver esos problemas.

Porque si esa persona,

por ejemplo el ejemplo que ponía Claudia creo que es,

tiene poco pecho y no se atreve a estar en público

nos puede llegar la falsa sensación

de que cuando lo tenga sí se atreverá.

Pero, sin querer, eso lo que le va a hacer

es reforzar la idea

de que cada vez que no me atreva a algo

cambiando el físico voy a conseguirlo.

Yo digo que ahí necesitaremos un asesoramiento.

Menos mal que está Shakira para decir:

"Suerte que mis pechos sean pequeños".

Primero muévete en público con ese pecho y luego ya vemos.

Pero primero vamos a trabajar la ansiedad, el miedo

y luego ya vemos cómo cambias el físico.

Socialmente, ¿cómo podemos echar un cable?

Lo que te digo.

Este propio programa creo que va ayudar.

¡Vamos!

(BEATRIZ) Héroes nacionales.

No, pero al final este mensaje tiene que llegar.

Porque es lo que necesitamos, incluso los propios movimientos

en las redes sociales.

O sea, yo...

yo puedo contar esto aquí,

pero luego a mí nadie me escucha.

Eso es verdad, nadie le escucha.

Quiero decir... Es un profesor.

A los profesores no le escuchan. ...que no soy un referente.

Quería preguntarle a ellas también

cómo se está percibiendo esta conciencia

de las intervenciones de cirugía

y si efectivamente esta crítica que está comentando

nuestro doctor Santos

realmente la tenéis desarrollada

o veis en vuestro entorno que esté desarrollada

o simplemente cuando cogéis el móvil decís:

"Hostia, la Goicoechea".

"Like it".

O llegáis a discurrir y vuestro entorno discurre...

Pues eso.

La movida de: "Hostia, esta persona al final es un saco de carencias

respecto de otras cosas seguramente

porque es hashtag humana como Chenoa".

¿O qué onda?

No sé si me he explicado. Es que me hago unos líos...

Perdonad.

"Te he entendido".

"Yo creo que hay que tener claro ante todo

que Instagram es algo virtual

que puedas ver con tus propios ojos".

"Ay, creo que se me ha apagado".

No, no, te escuchamos.

"¿Me escucháis?". Sí, perfectamente.

De hecho, mejor. "¿Me escucháis?".

¡Sí!

Se oye bien.

La nueva empanadilla de Móstoles.

Ay, bueno, Claudia, dinos tú algo.

"Es que escucho superbajo".

(RÍEN)

¡Pues sube el volumen!

"¡Está a tope!".

Por favor, lo vamos a eludir para contestar a esta reflexión

que yo estaba haciendo recogiendo la movida

del doctor Santos.

Claudia, ¿tú qué opinas?

¿Crees que en los entornos efectivamente

tenemos aterrizada la idea crítica de diferenciar estas movidas

o piensas que ya va todo así un poco sobre la marcha?

"A ver, yo creo que pasan las dos cosas a la vez".

"Es decir, puede ser muy consciente

e incluso repetirte en la cabeza:

'Estas modelos de Instagram no son exactamente así,

a lo mejor luego las veo en persona y no son así

o a lo mejor sí lo son',

pero no significa que porque ellas sean así

yo tenga que ser así".

"Puedo ser perfectamente como soy

y ser respetable, querible y estupenda".

"Pero tener conciencia

no quita que luego tengas la inseguridad

y te compares constantemente".

"Incluso aunque te quites a todas las modelos de Instagram

de tus cuentas y las bloquees a todas,

sigue estando ahí un poco ese runrún en general

en mi ambiente, y a mí me pasa mucho también,

de que aunque lo racionalices y digas que no y tal...".

Esas críticas piensas que te afectan, ¿no?

Piensas que en cierto sentido te influencian.

"Sí, sí, absolutamente".

Celia, ¿has recuperado los auriculares?

"Sí, creo que ya sí".

"Me he puesto otros cascos, ¿me escucháis?".

"Cajcos", esa madrileña. "Ahora, bien".

El "cajco". "Ahora".

"Ya estoy, ya estoy".

Perdona, es que ha quedado este momento espectacular.

"Que, a ver, yo creo que hay que tener claro

que ante todo el Instagram es una realidad virtual,

no es una realidad que puedas ver con tus propios ojos".

"Entonces, creo que hay que partir de esa base".

"Sí que es verdad que en mi entorno,

con la gente con la que yo me junto y todo,

sí que a lo mejor estamos en Instagram

y decimos: 'Jolín, qué chica más guapa, qué tipazo tiene'".

"Pero hay que pensar que siempre detrás de eso

puede haber unos retoques, un Photoshop

que a la vista no se ven".

"Entonces también hay que tener conciencia sobre ello".

"Es lo que pienso". O sea, ese es el mensaje.

¿Y tú qué dirías? Yo digo 100 por 100.

Mira. Dame tu mensaje total.

Te digo 100 por 100.

Me he hecho muchos retoques en la cara

y aun así hay una aplicación que pago 60 euros al año

para seguir retocándome.

Malita, malita.

"Es que eso pasa un montón".

¿Y qué mensaje le darías a una persona que esté...?

Yo no creo que seas tú

el único que esté en esa circunstancia.

Entonces, ¿tú qué mensaje le darías?

No desde el "malita", sino naturalízalo.

A ver. Aquí estamos abriendo hilo.

Para mí al igual que yo me hago...

O sea, mi trabajo es maquillarme y subirlo a las redes sociales

y todas esas cosas.

"She makes a party". "Yes".

Bueno, al igual que pintor

cuando termina de pintar un cuadro lo barniza

mi barniz digamos que es retocarlo con Photoshop

o con lo que sea, la aplicación.

Perdón.

Para mí es como...

Es que no sé, yo lo hago por tema...

no sé, no lo hago por tema de cambiarme la cara,

que tampoco me la cambio mucho,

sino en plan que le doy luz y esas cosas al maquillaje.

Claro, simplemente una cuestión de "body positive"

es una cuestión estética de que te guste esa imagen.

Sí, sí. No, ni me adelgazo la cara.

No. Jurado.

"Yo creo que, siendo sinceros,

¿conocéis a alguien que suba fotos a Instagram

que crea que sale feo?".

"Yo creo que no". -Nos ha jodido.

"Todo el mundo sube la mejor versión".

Darío, Darío.

Y yo, lo que no me gusta es subir foto con papada.

Sí, es verdad, es verdad.

(OTO) Pero porque es lo que intentas transmitir.

Claro.

"Buscamos lo mejor".

Pero aquí por ejemplo hay diversidad de opiniones, Celia.

O sea, por ejemplo, yo retoco las fotos de color,

pero aquí tenemos a dos personas como son Darío y Perra

que las suben...

Que se pueden permitir ser feas, porque son tan guapas...

Son tan guapas que se pueden permitir ser feas.

Lo mío va en el pack de que soy imbécil.

Pues vamos a decir un mensaje de despedida a cada uno.

Una línea.

Espero que hayáis sintetizado bien todo lo documentado antes.

Y voy a dejarle este segundo de gloria al doctor Santos,

que ya no va a poder hablar más.

Entonces, por favor. Me va a costar lo de no hablar más.

Exacto.

"Sant doctore, per favore".

A ver, bueno, simplemente hilando con esto,

animo a la gente a que cuando está utilizando,

y miro a cámara,

animo a la gente a que cuando está utilizando las redes sociales

simplemente que piense:

"Cuando me estoy comparando, estoy comparándome el físico

pero lo que espero es sentirme como creo que ella se siente,

que me vayan las relaciones como a ella le van,

tener la pareja tan guay como ella o él tiene,

¿o es en sí solo una parte del físico?

Y por otro lado.

Para conseguir más autoestima

hay que empezar por la autocompasión y tratarse bien.

Uf. Me ha puesto los bellos de punta.

Bien.

O sea, es que estoy... Madre mía.

O esa, esto es muy fuerte. Oto, ¿tú qué dices?

Pues mira, yo que soy un loco en las redes sociales

puedo decir al 100 por 100

que las redes sociales es todo mentira,

se ve un 10 por ciento de lo que queremos dejar ver nosotros,

y para la gente joven, si está viendo esto,

no tratéis de ser como nosotros.

Estudiad, estudiad.

Eh...

Porque es que no os va a llevar a ningún sitio.

Solo somos el uno por ciento los que podemos ser "influencers".

Por eso digo: estudiad.

Cero coma cero. ¿Ves?

Bueno, eso algunos.

Yo procuro decir mis cosas lo más próximo posible.

Habrá de todo.

Pero sí que es verdad que lo que queremos

es el espíritu crítico, que es el mensaje.

Oto, ¿o no?

Sí. "Be critic".

Pero también "be" bella.

Y te deseamos mucha suerte para tu próxima operación

desde "Genplayz".

No podemos poner dinero para esto,

pero un guiño sí que te lo enviamos.

Celia, un mensaje así de unos segundos de conclusiones.

"Pues yo creo que para conocer a una persona

hay que conocerla en realidad

e Instagram es, como ha dicho Oto,

un pequeño porcentaje de lo que es esa persona

y pienso también

que si una persona tiene un complejo y tiene solución

no hay por qué no hacérselo".

"Si tú tienes un medio económico para poder hacértelo,

yo sí que estoy a favor

y creo que te va a ayudar para tu día a día

y tu salud mental al fin y al cabo".

"Sí que es verdad que es bueno

aceptarse tal y como es cada uno,

pero si existen las operaciones estéticas

es por algo también".

Claudia.

"Pues yo creo como conclusión

que lo más importante

es tener un respeto hacia uno mismo

y que desde ahí es donde se trabaja todo".

"De respetarse, quererse

y no faltarse al respeto ni insultarse".

"Básicamente".

Perra.

Pues yo... Licenciada Perra.

Amiga, date cuenta. Este es mi consejo final.

O sea, yo lo que me gustaría que quedase

si solo tiene que quedar una cosa

es que antes de actuar tenemos que reflexionar.

Por qué queremos algo, por qué buscamos algo,

por qué creemos que necesitamos es algo,

por qué creemos que ese algo nos va a dar felicidad.

Porque muchas veces es muy fácil equivocarse

y creer que por cambiarte el peinado,

por cambiarte la nariz o por cambiarte el coche

vas a conseguir eso que realmente quieres,

que a lo mejor es felicidad, aceptación...

Pero generalmente la mayoría de las ocasiones

no ocurre

y te sientes ya no solo igual de infeliz que antes,

sino además gilipollas.

Entonces, mi consejo es

que cuando tú creas que necesitas algo,

cuando tú creas que quieres algo,

date tiempo, reflexiónalo, piensa por qué lo quieres,

y si después de reflexionarlo lo quieres, cariño, para alante.

Es lo que decía ella: para eso está el dinero

y la vida y el capitalismo.

Para disfrutar. Pero dale una vuelta.

Pero no seamos tan inconscientes.

Creo que el problema de la sociedad actualmente

es que todo va tan deprisa

y tenemos tantos estímulos que no nos paramos a pensar.

Y de ahí nacen la mayoría de nuestros errores.

Yo quería decir una... Dime, amor, cómo no.

¿Allí puedo mirar?

Sí, sí, donde quieras.

Puedes mirar a la de atrás que tienes también.

Va a ser más complicado.

"Compañere".

Da igual que sea feo, guapo...

Eres único.

Eso es lo bonito.

Excepto si tienes un gemelo.

Entonces, se te jode este discurso,

así que mata a tu gemelo.

Ojalá lo hubieses matado dentro de la tripa de tu madre,

pero como ya está fuera pues mataos.

El que sobreviva será el único en el mundo.

Mata a tu gemelo.

Y con esto

despedimos esta maravillosa mesa de hoy.

Recordad que tenéis asociaciones.

Quiérete, póntelo, pónselo,

síguelos, síguenos.

Siempre así.

El próximo programa vamos a tratar Españita.

¡Ole!

(TARAREA EL HIMNO DE ESPAÑA)

Os queremos mucho, cuidaos.

Dismorfia, cirugía estética y 'Body Positive': ¿Estamos obsesionados con la belleza?

¿Te consideras ortoréxico? 

Para nada, soy una persona que simplemente elige conscientemente lo que quiere y, sobre todo, lo que no quiere comer en cada situación y contexto.

Una sociedad que te valora por lo que comes o los km que has corrido hoy, ¿no está un poco enferma? 

Por supuesto. Al igual que si te valoran por tu aspecto, peso, musculatura, etc. Las personas somos valiosas por el simple hecho de haber nacido y estar vivos.

Algunas personas te acusan de intrusismo y dicen que te estás metiendo en el terreno de la psicología siendo nutricionista. ¿Qué les dirías?

Hay compañeros que se dedican a la nutrición en el campo deportivo a los que también se les puede acusar de “intrusismo” en el campo del entrenamiento. Es absurdo, de verdad. Por otro lado, hay compañeros de distintos campos como fisioterapeutas, médicos, químicos e incluso ingenieros, o informáticos de los que he aprendido mucho que divulgan fantásticamente sobre nutrición y estilo de vida. Tristemente, muchas veces, el conocimiento que se tenga no está tanto en la formación reglada recibida; sino en la curiosidad que tenga cada uno sobre algo y de la motivación para seguir aprendiendo cada día. Por supuesto, otra cosa es ejercer de… Ahí, lógicamente, los nutricionistas, psicólogos o médicos, tienen sus competencias; aunque la línea muchas veces es muy fina. Quien haya pasado consulta de nutrición sabe la importancia que tiene la psicología… En muchos casos, es importante también delegar. Sinceramente, creo que lo del intrusismo se ha exagerado y esconde muchas veces una tremenda falacia de autoridad.

El Ministerio de Sanidad ha subido el IVA de las bebidas azucaradas, estas noticias en cierta forma te dan la razón. ¿Te dan también fuerzas para seguir?

La verdad siempre sale a la luz. Por supuesto, aunque realmente lo que me da fuerzas es toda esa gente que está ahí cada día apoyándome.

Mucha gente cree que al final es todo un negocio. Creen que detrás de esa defensa que haces de un estilo de vida saludable hay un beneficio económico muy grande. ¿Tienen razón?

Si lo mío fuese un negocio, no quiero ni imaginar lo que maneja la industria alimentaria. Por otro lado, muchas veces se confunde, monetizar no está mal ya que eso facilita que pueda dedicar todo el tiempo necesario a esto y ayudar a más gente, lo que estaría mal es hacer negocio con la salud de la gente. Eso no es justificable nunca y aquí entrarían también las personas que, de forma oportunista, ven negocio en todo lo relacionado con la pérdida de peso.

Charla con Sheila Mulero @nutriestrategic sobre Realfooding y TCAs. - - Ha sido enriquecedora la charla con Sheila, tengo mucho que aprender sobre este tema para poder haceros llegar un mejor mensaje sobre el Realfooding que integre también la parte psicológica y emocional, por lo que traeré a mi Instagram más veces a Sheila y a otros profesionales de la psicología. Ante todo pedir disculpas si alguno de mis mensajes ha podido causar daños, mi intención es seguir aportando valor y ayuda para llevéis una vida más saludable y eso os traiga mayor bienestar. - - Muchas gracias por vuestros mensajes bonitos de apoyo �� Os quiero realfooders ����

Una publicación compartida de  Carlos Ríos (@carlosriosq) el 

El Doctor Santos nos decía en una entrevista: “Nos encanta que nos pongan mandamientos. Estos mandamientos que nos van a acercar al ideal, a los Dioses… Y todo aquello que no sea cumplir los mandamientos es un pecado. Y aquí, cuando nos hacen sentir mal, es cuando empieza el problema." ¿Sientes que el Realfooding hace un poco esto: imponer mandamientos? 

Si los mandamientos podemos equipararlos a reglas “sencillas” o heurísticas que puedan adoptarse para hacer bien las cosas (mejorar la salud), sí. Si los mandamientos los equiparamos a reglas para hacernos sentir mal en caso de no cumplirlas, no. Es importante matizar que comer comida real no te hace mejor persona y comer ultraprocesados no te hace peor persona. El comportamiento alimentario es complejo.

¿Tú nunca caes en la tentación?, ¿Cuál fue el último procesado que te comiste? 

Sí, 2-3 veces al mes como algún ultraprocesado, casi siempre en un entorno social. Por supuesto, puede haber meses que coma más o menos, dependiendo lógicamente de los eventos sociales que pueda tener. En todo caso, no los como por obligación, sino porque me apetecen.

El Doctor Santos nos ha dejado las siguientes preguntas para ti: ¿Qué mensaje le darías a una persona que se siente culpable o piensa que su salud va a empeorar tras consumir un día un producto procesado o con azúcar o simplemente catalogado como "no saludable"? 

Pues que la salud es multifactorial y depende de aspectos como la genética, la alimentación, ejercicio, hábitos tóxicos que se tengan (consumo alcohol, tabaco), relaciones sociales, descanso, estrés y un largo etcétera. Volviendo a la cuestión de la alimentación, un ultraprocesado consumido de forma esporádica no genera ningún daño.

Entiendo que el movimiento Realfooding tiene el objetivo de mejorar la salud de la población a través de la alimentación. Por eso me gustaría entender cuando utilizan ciertos términos despectivos hacia ciertos alimentos o cuando catalogan ciertas conductas alimentarias como si hablasen del valor o calidad de una persona. Este tipo de prevención ya se ha mostrado a nivel internacional como no efectiva, incluso contraproducente. ¿Cuál es el mecanismo de acción que pretenden?, ¿cómo se llega hasta la salud desde este tipo de terminologías o categorizaciones? 

La mayor parte de categorizaciones y terminologías son en tono humorístico… En todo caso, si alguien ha podido sentirse mal por ello, pido disculpas.

Y por último, si pudieses preguntarle algo al Doctor Santos, ¿qué sería?

No tengo ninguna pregunta.

PLAYZ

anterior siguiente