Enlaces accesibilidad
Coronavirus

¿Se nota ya el efecto de la vacuna? Los mayores de 80 años, único grupo que no registra más muertes de lo habitual

Por
Desde marzo de 2020, en España han muerto 93.812 personas más de lo previsto según el INE.
Desde marzo de 2020, en España han muerto 93.812 personas más de lo previsto según el INE. Getty

Tres meses después del inicio de la vacunación en Españalas cifras de mortalidad general vuelven a niveles previos a la pandemia. Este respiro llega justo cuando se cumple un año del mayor exceso de muertes por COVID-19 hasta la fecha y se nota especialmente en los que hasta ahora eran los más afectados por esta enfermedad: los mayores de 80 años.

En el primer trimestre de 2021, España ha registrado un exceso de 9.420 muertes por todo todas las causas respecto a la media de defunciones notificadas en el mismo periodo entre 2015 y 2019, según el INE. De acuerdo con la estimación del número de defunciones semanales durante el brote de COVID-19, esta cifra sigue estando un 8,3 % por encima de lo normal, pero queda lejos del pico de hasta el 26 %, registrado el año pasado por estas fechas.

Nuestro país vive así un cierto momento de tranquilidad en lo que a defunciones se refiere, aunque se siguen notificando más de 100 muertes al día con coronavirus. Durante las últimas cinco semanas las muertes no han superado las previsiones. La ausencia de enfermedades como la gripe, el posible ‘efecto cosecha’ y sobre todo la extensión de la vacuna entre los más mayores pueden estar detrás de esta buena racha, según los expertos consultados por DatosRTVE.

La vacunación reduce la mortalidad entre los mayores

Tal y como recuerda desde hace meses el ISCIII en sus informes, el porcentaje de hospitalizaciones y defunciones con COVID-19 aumenta con la edad. Sin embargo, desde la entrada en juego de las vacunas, se observa una reducción de la mortalidad en los grupos de edad con mayor porcentaje de pauta completa.

Para expertos como el miembro de la Sociedad Española de Epidemiología Joan Cayla, que un 44 % de los mayores de 80 años tenga pauta completa y que cuatro de cada cinco personas de esta edad ya hayan recibido al menos una dosis “ha influido mucho en el exceso”.

De acuerdo con los datos publicados por el INE, este colectivo es el único que no ha experimentado exceso de mortalidad desde mediados de febrero, y por tanto se mantiene en valores negativos. Por su parte, el colectivo más rezagado en la vacunación, el que tiene entre 65 y 74 años, es el que menos ha conseguido reducir sus tasas de sobremortalidad.

“La mortalidad entre aquellos grupos que ya han sido vacunados han desaparecido y esos son los que contribuían más al exceso”, coincide Quique Bassat. El epidemiólogo del Instituto de Salud Global de Barcelona recuerda que, aparte de la vacunación, en la reducción de la mortalidad también están influyendo el ‘efecto cosecha’ -muere menos gente de la que hubiera fallecido por su edad y patologías, ya que pereció durante la pandemia-, la aplicación y el cumplimiento de las restricciones o la ausencia casi total de casos y defunciones por la gripe.

Las muertes totales en marzo, similares a las de 2019

En total, desde marzo de 2020 hasta el mismo mes de 2021, en España han muerto 93.812 personas más de lo previsto según la estadística. De ellas, más de 76.000 son muertes oficiales con coronavirus notificadas por el Ministerio de Sanidad, de modo que la COVID ya supone más del 80 % del exceso recogido por el INE en el último año.

Ahora bien, al no contabilizar exceso entre los más mayores, las muertes por todo tipo de causa registradas por el INE vuelven a su cauce desde el pasado 22 de febrero. En las últimas cinco semanas, los registros civiles informatizados han notificado 42.474 defunciones, una cifra que está un 3,5 % por debajo de la media de los cinco años previos a la pandemia para este periodo.

Las muertes por todo tipo de causa registradas por el INE vuelven a su cauce desde el pasado 22 de febrero. En las últimas cinco semanas los registros civiles informatizados han notificado 42.474 defunciones, una cifra que está un 3,5 % por debajo de la media de los cinco años previos a la pandemia para este periodo.

Desde mediados de febrero, el INE no ha registrado excesos en la mortalidad general. De hecho, la mayor diferencia negativa respecto a la media de 2015 a 2019 en lo que va de año se registró en la primera semana de marzo.

En cambio, el MoMo sí refleja un repunte de la mortalidad a finales de marzo. La otra gran estadística sobre el exceso de mortalidad elaborada por el Instituto de Salud Carlos III (ISCIII) recoge un exceso de 474 muertes entre el 22 y el 27 de marzo. Pero esta anomalía coincide con un incremento de la notificación de fallecidos con COVID-19 durante los mismos días.

Seis territorios reportan exceso de mortalidad en el último mes

Por comunidades autónomas, el exceso de marzo es negativo en casi todo el territorio. Son excepciones La Rioja, donde las muertes han repuntado un 10,2 % respecto a los años previos a la pandemia, Madrid (3 %), Aragón (1,4 %), Andalucía (0,9 %) y Asturias (0,7 %).

Entre los lugares donde la mortalidad se ha reducido en comparación con la media del mes de marzo para 2015-2019 destacan seis en los que lo ha hecho en más de un 10 %: Extremadura, Cantabria, Castilla y León, Baleares, Castilla-La Mancha y Melilla. Ceuta, por su parte, es el territorio con el mayor pico de mortalidad en marzo, aunque apenas ha reportado un exceso cinco fallecidos.

Noticias

anterior siguiente