Enlaces accesibilidad
Cómic

Clara Campoamor, la diputada que consiguió que la II República aprobara el voto femenino

  • Rafael Jiménez y Meik (María Dolores Reyes) llevan a las viñetas la biografía de la abogada sufragista
  • Más noticias sobre cómic en 'El Cómic en RTVE.es'

Por
Detalle de la portada de 'Clara Campoamor' Cascaborrra ediciones

El 1 de octubre de 1931 España estaba pendiente de las Cortes y de dos mujeres que se enfrentaban dialécticamente por la aprobación del voto femenino: Clara Campoamor y Victoria Kent. Ambas eran diputadas y miembros del movimiento sufragista, pero mientras Campoamor defendía que las mujeres debían poder votar ya, Kent pensaba que todavía no estaban preparadas y que había que retrasar esa ley.  Al final se impuso la tesis de Clara y las Cortes aprobaron el sufragio femenino por 161 votos a favor y 121 en contra.

Ese es uno de los momentos clave de nuestra historia y del cómic Clara campoamor, del guionista Rafael Jiménez y la dibujante Meik (María Dolores Reyes), con el que la editorial Cascaborra inicia la colección Biografías en viñetas.

Rafael nos comenta por qué han querido hacer este cómic sobre la famosa abogada: "Campoamor es una personalidad muy influyente en la sociedad española marcó una época en la defensa de los derechos de las mujeres y luchó por todo aquello que considero justo. Por ello fue perseguida y tuvo que partir al exilio. Clara supone la lucha de la mujer más allá de la política. El momento en que la mujer adquirió de pleno derecho a votar que es la síntesis de la democracia".

Algo con lo que Meik está de acuerdo: "Para empezar, podría decirte que me hizo mucha ilusión que me propusieran hacer un cómic sobre ella. Una figura feminista como Clara Campoamor, que luchó por los derechos de la mujer y consiguió el derecho al voto femenino, se merecía un cómic que contara su historia. Me ha gustado mucho descubrir cómo fue su vida y el empeño que puso para conseguir sus objetivos".

Página de 'Clara Campoamor'

"La libertad se aprende ejerciéndola"

Hoy en día nos sigue asombrando que fueran dos mujeres las que, en 1931, decidieran el destino del voto femenino, en una cámara en la que solo había tres diputadas (la tercera era Margarita Nelken). Por eso preguntamos a Rafael cómo fue ese enfrentamiento dialéctico entre Clara y Victoria Kent: " Fue el enfrentamiento de dos mujeres con dos concepciones de la lucha por los derechos de la mujer diferentes. Victoria se atenía más a los intereses partidistas ya que se creía que la mujer votaría en masa a la derecha influida por sus maridos y por la iglesia y Clara defendió que era el momento para que el derecho al voto se aprobase independientemente de a quien le beneficiase políticamente".

"La realidad le dio la razón a Victoria ya que en las siguientes elecciones ganó la derecha -añade Rafael-. Pero a mi entender y como decía Clara Campoamor “La libertad se aprende ejerciéndola”. Clara triunfó aquel día porque eran muchos los librepensadores que creían que había llegado el momento de que la mujer tuviera el derecho a decidir. La República fue un momento de libertad y no podría haber una libertad verdadera si la mitad de los españoles sin poder decidir".

Lo curioso es que, como nos explica Meik, ese triunfo le costó a Clara su escaño en las siguientes elecciones en las que votaron las mujeres: "A pesar de conseguir su objetivo, no pudo renovar su presencia en el Congreso, pero continuó su activismo político por otras vías".

Página de 'Clara Campoamor'

De la República a la democracia

Una de las cosas más curiosas del cómic es que no se limita a contarnos la historia de Clara Campoamor sino que la vamos descubriendo a través de las investigaciones que realiza una joven periodista, Marta, en los años 80. "Queríamos huir de contar la biografía de Clara Campoamor de una manera academicista y que quedara un tebeo biográfico sin más -asegura Rafael-. Por ello decidimos ver la vida de Clara Campoamor a través de una joven periodista que comienza en un periódico y que tiene que cubrir el 50 aniversario de la aprobación del voto femenino".

"Marta tiene que luchar con los estereotipos machistas reinantes en la sociedad -añade el guionista-. Escogimos los años 80 porque era un momento de cambio profundo de la sociedad española y se comenzaba a afianzar la democracia y a luchar por la libertades después de 40 años de dictadura".

Página de 'Clara Campoamor'

Una vida dedicada a luchar por las cosas que se le negaban como mujer

El cómic nos cuenta la vida de Clara desde su infancia. A los 13 años tuvo que abandonar el colegio para ponerse a trabajar y, desde entonces, luchó para poder estudiar. Y en 1925 se convirtió en la segunda mujer en darse de alta en el colegio de abogados (justo un mes después de Victoria Kent).

"La vida de Clara siempre fue una lucha -asegura Rafael-, primero por una formación y una cultura, que por estatus y por mujer se le negaba, y luego por los derechos de la mujer dentro de una sociedad muy machista y anclada en el pasado. Esta lucha le hizo granjearse muchos enemigos y fue vista como un elemento peligroso por la dictadura. Por eso se tuvo que exiliar".

Pero... ¿Cómo dibuja Meik a esa luchadora?: "​Clara ante todo es una persona muy trabajadora e inteligente, además de amable y con ungran cariño por su familia. Lo deja claro cuando habla de su madre. Viniendo de una familia humilde, ella ya sabía que tendría que esforzarse para alcanzar sus objetivos. Sus padres se preocuparon por su educación, ya que sabían que era una persona inteligente, con carácter para conseguir grandes cosas".

Página de 'Clara Campoamor' cropper

Una estupenda documentación

Destacar la documentación que manejan ambos autores, con la que consiguen crear una historia apasionante. "He leído los libros de Clara Campoamor y otros títulos sobre su vida. Además de varios documentales y una película que pasó bastante desapercibida Clara Campoamor. La mujer olvidada".

Y nos encanta el dibujo de Meik, que está lleno de detalles. "Como decía antes, me hizo ilusión hacer un cómic sobre ella. Con este cómic he salido un poco de mi zona de confort, mis anteriores trabajos se basaban en épocas más antiguas. Me ha gustado dibujar la elegancia de principios de siglo y la evolución de las vestimentas y el entorno con el paso de las décadas. Lo que más me ha costado seguramente ha sido las escenas del congreso, dibujar a tanta gente aplaudiendo se me hizo un poco difícil".

"En cuanto a la documentación -añadeMeik-, me han servido mucho las fotos y carteles de la época, recortes de periódico, etc. Además de la película que menciona Rafael: Clara Campoamor. La mujer olvidada, que me ha sido de gran ayuda.

Página de 'Clara Campoamor'

Sus proyectos

En cuanto a sus proyectos, Rafael Jiménez asegura que: "En estos momentos trabajo en la recuperación de la memoria histórica de otro personaje fundamental de aquellos años. Un personaje clave en lo que se vino a llamar “la tercera España”. El escritor y periodista Manuel Chaves Nogales. A través de la editorial Cascaborra rescataremos su obra magna, A sangre y fuego, y la adaptaremos al cómic. Un proyecto ilusionante y que me llena de orgullo".

Meik (María dolores Reyes), también tiene varios proyectos: "Estoy muy agradecida de poder decir que no me faltan. Acabo de empezar uno nuevo del que todavía no puedo desvelar mucho, pero puedo decir que después de María Pita y Clara Campoamor, sigo en la línea de mujeres que no se rinden".

Portada de 'Clara Campoamor'

Noticias

anterior siguiente