Enlaces accesibilidad

'Brexit'

El Parlamento británico vuelve a rechazar el adelanto electoral de Johnson para resolver el 'Brexit'

  • Los Comunes desconfían del primer ministro y prefieren celebrar elecciones antes de consumar el Brexit
  • El conservador volverá a intentar que se celebren elecciones el 12 de diciembre con una ley exprés 

Por
El Parlamento británico rechaza el adelanto electoral por tercera vez

El Parlamento británico ha rechazado este lunes el tercer intento del primer ministro, Boris Johnson, de adelantar las elecciones generales al 12 de diciembre por la inminente desconfianza de los partidos de la oposición, que se niegan a acudir a las urnas con el Brexit resuelto, tal y como proponía el Gobierno. Con 299 votos a favor y 70 en contra, el líder conservador no ha logrado los 434 votos necesarios (dos tercios) para acudir a las urnas una vez ratificado y tramitado su acuerdo del Brexit, lo que podría haber provocado un divorcio antes del 31 de octubre, según establece la prórroga flexible acordada por los Veintisiete

La Unión Europea concede una tercera prórroga del 'Brexit' a Londres

La mayoría de los partidos coinciden en la necesidad de someterse al escrutinio, aunque no en hacerlo en los términos de un primer ministro que ha aceptado la prórroga a regañadientes y del que desconfían profundamente. La oposición laborista se ha abstenido porque Johnson "no es de fiar": a pesar de llevar más de un año reclamando elecciones, solo están dispuestos a apoyarlas si el Brexit sin acuerdo queda completamente descartado, ya que consideran que hay una posibilidad de que Johnson lo fuerce al final del período de transición en 2020.

Los liberal demócratas y los nacionalistas escoceses del SNP, partidarios de revocar el Brexit a través de un segundo referéndum en el que gane la permanencia, abogan por resolver el impasse para "superar el bloqueo", pero tampoco quieren que se produzca después de un hipotético BrexitY también los unionistas norirlandeses del DUP se niegan a apoyar a un Gobierno "zombie" que ha negociado con Bruselas un pacto inaceptable en Irlanda del Norte.

El Gobierno intentará convocarlas con una ley exprés

La idea de los hipotéticos beneficios de un cambio en la aritmética parlamentaria para desencallar el Brexit y todos sus procesos en el Parlamento sobrevuela la Cámara desde hace meses. Aun así, bien podría repetirse el resultado de 2017, por el que ningún partido logró la mayoría y los conservadores se vieron obligados a aliarse con un DUP que logró frenar el acuerdo de Theresa May.

Sin embargo, Johnson volverá a intentarlo con una ley exprés que presentará este martes para celebrar elecciones el 12 de diciembre, si bien se arriesgará a que los partidos contrarios al Brexit la enmienden con un segundo referéndum o la reducción de la edad legal para votar a los 16 años, un voto joven que sería muy perjudicial para los conservadores. Según la BBC, el Gobierno estaría dispuesto a paralizar la ley del Brexit hasta después de las elecciones para lograr el respaldo de la oposición.

La otra vía pasa por apoyar una moción presentada conjuntamente por los liberal demócratas y el SNP, que requiere únicamente el respaldo de una mayoría simple, pero por la que se vería obligado a renunciar a su acuerdo, al menos antes de las elecciones. Dicha moción enmendaría la ley electoral y fija la fecha electoral en el 9 de diciembre "para impedir que Johnson fuerze su mal acuerdo en la Cámara, que haya Brexit duro y que el primer ministro escoja la fecha", según ha explicado durante el debate su líder, Jo Swinson. El propio Jeremy Corbyn ha asegurado que estudiará esta opción con mucho cuidado.

Batalla electoral en el Parlamento

Siete meses desde la primera prórroga, la situación política sigue siendo insostenible en el Parlamento y todos miran de reojo a los sondeos electorales. Según el comparador de YouGov, los conservadores lograrían el 37% de los votos frente al 22% de laboristas, el 19% de liberal demócratas o el 11% estimado para el Partido del Brexit, la gran amenaza de Johnson en el espectro prodivorcio.

Esta parálisis no puede continuar. De uno u otro modo, habrá elecciones

En este ambiente, los enfrentamientos parlamentarios se van tornando día a día más electoralistas: Johnson sigue empeñado en culpar al Parlamento de la nueva prórroga para evitar un castigo electoral; aunque también ha elevado el tono contra la oposición laborista de Jeremy Corbyn, cada vez más acorralado por su ambigüedad en torno al Brexit. "Se le han acabado las excusas para no apoyar las elecciones", ha señalado el conservador ante el rechazo de Corbyn. "No confiaría [en él] ninguna cuestión. Es un primer ministro que se salta la ley", le ha respondido.

El líder de la oposición, Jeremy Corbyn, con gesto serio durante el debate. AFP

Las reticencias del laborista a apoyar un adelanto electoral también podrían beneficiar a los liberal demócratas, que precisamente ganaron terreno en las elecciones regionales de mayo por el voto de castigo a la gestión del Brexit de los partidos tradicionales. Con una cuenta atrás ampliada hasta enero, la batalla electoral se ha instalado en Westminster. Paradójicamente, la misma falta de consenso para consumar el Brexit se manifiesta hasta para acordar una fórmula para acudir a las urnas y encontrar una solución. "Esta parálisis no puede continuar. De uno u otro modo, habrá elecciones", ha concluido Johnson al término de la sesión.

Noticias

anterior siguiente