Enlaces accesibilidad

El guepardo robótico del MIT que corre y salta como un gran felino

  • Puede correr a 16 km/h y se espera que triplique esa velocidad
  • Emplea un motor eléctrico principal y un sistema de control de potencia de alta precisión
  • Puede saltar pequeños objetos sin problemas y adaptarse a diversos tipos de terreno

Por
 El equipo de desarrollo del guepardo robótico.
El equipo de desarrollo del guepardo robótico. Jose-Luis Olivares / MIT

El guepardo es un animal terrestre capaz de superar los 100 kilómetros por hora en carreras cortas de hasta 500 metros: una asombrosa y letal maravilla del mundo animal.

Pero aunque nuestros coches y motocicletas son mucho más rápidos, ¿sería posible construir un robot cuadrúpedo que corriera más rápido que un guepardo?

Ahora unos investigadores del Instituto de Tecnología de Massachusetts (MIT) están trabajado precisamente en elloutilizando al guepardo como animal no solo inspirador sino también como 'modelo' a la hora de diseñar su equivalente robótico.

Para ello trabajaron con imágenes en vídeo de estos animales en campo abierto analizando fotograma a fotograma cómo realizaban sus increíbles sprints y saltos sobre el terreno.

Guepardo en versión mecánica

La versión mecánica de momento solo corre en el laboratorio a unos 16 kilómetros por hora, pero los ingenieros esperan poder alcanzar hasta 45 o 50 km/h en un plazo razonable.

Una de las claves es que el diseño del robot se centra más en la fuerza que mueve sus patas que en la frecuencia del movimiento; lo importante es controlarla con precisión aunque sea por unos muy breves instantes.

Este "truco" es el mismo que utilizan los animales y los corredores humanos. Gracias a esto y a sus sensores se puede además lograr que el guepardo robótico se adapte distintos tipos de terreno.

Funcionamiento del guepardo

A diferencia de otros robots similares, que utilizan sistemas hidráulicos con motores mucho más antiguos, el guepardo del MIT emplea motores eléctricos de alta precisión (sin escobillas) que le hacen menos ruidoso a la vez que se evita el rozamiento.

El resultado es que gracias a la potencia de ese tipo de motores, a las señales de movimiento que se reciben de los sensores y al control preciso de los movimientos, el guepardo puede moverse graciosamente 'al trote' con total confianza

De hecho una de sus características más llamativas al moverse a pequeños saltos es que también puede realizar saltos más grandes: cuando el sistema de visión detecta un obstáculo basta multiplicar la fuerza para saltarlo. 

El guepardo robótico usa las mismas técnicas de Usain Bolt

Triplicando esa fuerza ejercida sobre las patas ha llegado a superar pequeños obstáculos de unos 30 centímetros de altura, lo cual no está nada mal teniendo en cuenta que él mismo mide menos de un metro.

El guepardo robótico quizá no sea tan rápido como Usain Bolt, pero sí que utiliza sus mismas técnicas: zancadas largas y controladas, con fuerza variable y sobre cualquier tipo de terreno. Quién sabe si en el futuro lo veremos corriendo suelto por los campos, o incluso en alguna olimpiada robótica junto con otros congéneres.

Noticias

anterior siguiente
-->