Enlaces accesibilidad

Ciencia y superhéroes en el libro '1001 curiosidades de los superhéroes'

  • Un trabajo que combina la pasión por ambos mundos
  • Es obra de los periodistas Tomas Pardo y Pedro Monje

Por
Mr. Fantástico es el científico más popular de los cómics
Mr. Fantástico es el científico más popular de los cómics Marvel Comics

Los superhéroes de los cómics, siempre han sido pioneros en la innovación científica. Por ejemplo: Los 4 Fantásticos se adelantaron a rusos y americanos en la carrera espacial y Dick tracy ya usaba un reloj transmisor cuando eso era una utopía. Ediciones Robinbook ha lanzado varios libros sobre el tema, como La Física de los superhéroes, La Ciencia de los superhéroes y En la mente de los superhéroes, a los que ahora se añade, 1001 Curiosidades de los superhéroes, escrito por Tomás Pardo (responsable de comunicación de FICOMIC, quien está detrás del Salón del Cómic y el Salón del Manga de Barcelona) y Pedro Monje (redactor de actualidad de Marvel y DC).

"1001 Curiosidades de los Superhéroes, nos cuenta Tomás Pardo, repasa distintos personajes de cómic (tanto héroes como villanos) vinculándolos con su relación con la tecnología y sus apariciones en cine o televisión. Uno de los motivos por el que hay más superhéroes (aparte de nuestro interés por el género) es por el tema científico. Nos hubiese gustado incluir más personajes europeos como Diabolik, XIII o Spirou (sin olvidarnos de españoles como Mortadelo y Filemón o Anacleto) pero su vinculación con la ciencia era más difícil. Otros simplemente no han entrado por falta de espacio. Tampoco hemos pretendido hacer un repaso exhaustivo del género debido a su imposibilidad".

Desde el comienzo de los cómics los superhéroes han tenido mucha relación con la ciencia, como Buck Rogers o Flash Gordon, por poner dos ejemplos clásicos. "Prácticamente se relacionan desde el inicio del género -comenta Tomás-. Siempre la fantasía y la ciencia ficción lo han hecho. Ya sean las novelas de Julio Verne, Stanislav Lem o H. G. Wells, o cómics de Stan Lee, Alan Moore o Jim Starlin. Un género tan extenso y popular que permitió a James Kakalios escribir un libro tan interesante como La física de los superhéroes. La verdad es que es una forma muy amena de explicar la ciencia con ejemplos prácticos conocidos por la mayoría de los lectores".

¿Se puede crear un superhéroe?

Preguntamos a Tomás si la ciencia podría llegar a crear un superhéore: "La ingeniería genética, la biotecnología y la posibilidad de realizar implantes biónicos podría hacer que en un futuro no muy lejano tuviésemos una especie de Capitán América circulando. Eso sí, no sería un héroe como los que conocemos en los cómics sino que tendría algo más de "supersoldado" aplicando estos conocimientos en el campo militar.

En cuanto a los superpoderes que podría tener ese héroe, Tomás nos cuenta que: "Con los implantes actuales podría ser factible tener una especie de "súper oído" e incluso "súper fuerza". Y con fármacos una resistencia por encima de lo habitual. Pero estamos lejos de crear un Superman o un Flash".

Los guionistas de cómics se inspiran en la ciencia

Pero... ¿Hasta que punto se inspiran los guionistas de cómics en los avances científicos?. "Está claro -asegura Tomás- que cuando vemos ciertas mejoras en la armadura de Tony Stark o aspectos de la clonación en diversos títulos, los guionistas, como mínimo, han leído algunos textos científicos. Otros, cuando muestran a Flash desplazándose por mundos paralelos simplemente vibrando o Átomo viajando por la línea telefónica es ciencia ficción en el término más amplio de la palabra. No olvidemos que estamos leyendo ficción. No es su intención ser realista sino entretenida. Si queremos ver aplicaciones reales en todas y cada una de sus páginas no dejaremos de ver incongruencias por todos los sitios".

Y la ciencia... ¿Se inspira en los superhéroes?. "De la misma manera que Isaac Newton se inspiró en la caída de una manzana para desarrollar la ley de la gravedad o Arquímedes el principio que lleva su propio nombre mientras tomaba un baño, no es descartable que algún científico se inspirara en lo leído en un cómic -comenta Tomás-. Pero, personalmente, no creo que los tengan como lectura principal. Al menos, eso espero".

Los cómics aumentaron las vocaciones científicas

Tomás nos ha contado una anécdota realmente curiosa: "En los años 60, en plena Guerra Fría, el gobierno norteamericano sugirió a los editores de cómics que incluyeran héroes con formación científica. De esta manera influirían entre los lectores y aumentarían las vocaciones. Era un método muy hábil para superar a la Unión Soviética en la carrera espacial. En televisión, series como Perry Mason hicieron aumentar solicitudes por la carrera de abogado. Lo mismo con Lou Grant con los periodistas o Hospital General Urgencias con la de médicos".

Además, según Tomás, los superhéroes pueden servir para motivar a los chavales en las clases de ciencias: "La física de los superhéroes de James Kakalios es el ejemplo más claro de que es posible hacer más amenas las clases de ciencia. Pasamos de ejemplos abstractos a otros reconocidos por la mayoría de los alumnos. Una vez más, recuerdo que un cómic es una obra de ficción y que no debemos tomárnoslos al pie de la letra como si fuesen libros de texto. Cada mes se publican miles de páginas dedicadas al género, aunque sólo sea por estadística, algunas de esas historias contienen aplicaciones científicas reales. Es aquello de que “Hasta un reloj roto da bien la hora dos veces al día”. En mi caso, me aficioné al Ciclo artúrico y la leyenda del Santo Grial gracias al Camelot 3000 de Mike W. Barr y Brian Bolland. Una obra de ficción que me hizo descubrir una literatura que desconocía".

Preguntamos a Tomás cómo han seleccionado a los superhéroes de los que hablan en el libro: "Esta ha sido la parte más difícil. No sólo porque el espacio era limitado, sino porque debíamos seleccionar personajes que tuviesen algún tipo de vinculación con el cine o la televisión y la ciencia. Una vez que tuvimos claros los criterios de selección, había que descartar los personajes con características repetitivas o incluir otros aprovechando el tirón cinematográfico. Por desgracia, son muchos los que se han quedado fuera".

En cuanto a sus proyectos, Tomás nos comenta que: "Lo más inminente es el Salón del Manga de Barcelona (31 de octubre al 3 de noviembre). Celebramos el 20 aniversario y promete ser la edición más espectacular de las que se han realizado hasta la fecha. Tendremos a Ken Niimura, que además de invitado, tendrá una gran exposición y será el responsable del cartel del certamen (por primera vez, será un autor profesional y no amateur el responsable del mismo). También está confirmada la presencia de Takeshi Obata (Death Note), Kengo Hanazawa (I am a Hero) y el grupo japonés Loverin Tamburin. Aún faltan unos meses para su inicio por lo que se sumaran nuevos invitados, actividades y exposiciones. Paralelamente, trabajamos en el 33 Salón del Cómic de 2015. Se están perfilando exposiciones y elaborando una primera lista de posibles invitados. Una vez que finalice el Salón del Manga podremos anunciar lo que esté firmemente atado para el próximo certamen".

Noticias

anterior siguiente