Enlaces accesibilidad

Arranca la construcción del Telescopio Europeo Extremadamente Grande

  • España participará en la inversión que en total alcanza 1.055 millones de euros
  • El telescopio entrará en servicio a principios de la próxima década
  • Será el telescopio óptico e infrarrojo más grande y sensible de su categoría

Por
El Telescopio Europeo Extremadamente Grande, cuya construcción comienza
Diseño del Telescopio Europeo Extremadamente Grande, cuya construcción comienza en Chile. ESO

Todo está listo para comenzar las primeras voladuras en el Cerro Armazones para la construcción del Telescopio Europeo Extremadamente Grande del Observatorio Austral Europeo, en el que finalmente España confirmaba su participación al aprobar el Gobierno recientemente la aportación económica correspondiente, unos 38 millones de euros.

Con 798 espejos hexagonales de 1,4 metros de diámetro que trabajaran juntos como si fueran un único espejo de 39 metros de diámetro con un área de captación de luz de 978 metros cuadrados, el E-ELT, de European Extremely Large Telescope, será el telescopio óptico e infrarrojo más grande y sensible del mundo.

En comparación, por ejemplo, el Gran Telescopio Canarias tiene un espejo de 10,4 metros con un área de captación de 74 metros cuadrados.

Pero quizás convenga aclarar que el tamaño del espejo en un telescopio no quiere decir que vaya a «acercar» más las imágenes que capte, sino que será capaz de recoger más luz y radiación infrarroja, lo que permitirá a los científicos ver objetos más débiles y lejanos; será unas 15 veces más sensible que los telescopios ópticos más grandes en funcionamiento en el momento.

Estudiar el universo primigenio

Sus objetivos son estudiar planetas extrasolares, los objetos más antiguos del universo, agujeros negros super masivos, y la naturaleza y la distribución de las energía y materia oscuras en el universo.

Como muchos otros telescopios extremadamente sensibles el que se haya decidido instalarlo en un lugar alto y remoto es para que la atmósfera cause la mínima degradación posible en la calidad de las imágenes que capte, aunque además el E-ELT utilizará ópticas adaptativas para mejorar la calidad de las imágenes que capte, controlando en cada momento la posición de cada uno de los espejos individuales según las condiciones atmosféricas para minimizar los efectos de estas.

Está planeado que entre en servicio a principios de la próxima década, con una inversión total estimada de unos 1.055 millones de euros, cantidad que incluye dos, o quizá tres, instrumentos.

Más adelante se irán diseñando e instalando nuevos instrumentos, de tal forma que el E-ELT sirva para más tipos de observaciones.

Para los científicos españoles es muy importante que por fin se haya confirmado la participación de nuestro país en el proyecto, ya que de esta forma podrán disponer de tiempo de observación en el E-ELT.

Noticias

anterior siguiente