Enlaces accesibilidad

'La llamada', el éxito de un musical joven sobre vocaciones divinas... y llamadas humanas

  • Javier Calvo y Javier Ambrossi han escrito y dirigen la obra estrenada en el Lara
  • El reparto incluye a Macarena García, Belén Cuesta, Gracia Olayo y Andrea Ros
  • Es un divertido musical que une religión, electro-latino y búsqueda de identidad

Por
El Gentrificador - 'La llamada', el éxito de un musical sobre vocaciones divinas... y llamadas humanas

La llamada

  • Texto y dirección: Javier Ambrossi y Javier Calvo.
  • Reparto: Macarena García, Gracia Olayo, Belén Cuesta, Andrea Ros y Richard Collins-Moore.
  • Duración: 90 minutos.
  • Categoría: Comedia Musical.
  • En cartel en el Teatro Lara hasta finales de enero de 2014
  • Ya hay 12 ciudades confirmadas para gira

 “-Cuando empieza cada noche la obra, digo: ‘Hoy es el día en que ya nadie entiende nada, se descubre la farsa’...

-A mí lo que me pasa es que digo: ‘Hoy es el día en que nada funciona’. Ya nos pasó una vez, que antes de empezar se fue la luz tres veces…”

Son Javier Ambrossi (Madrid, 1984) y Javier Calvo (Madrid, 1991), que tratan de amortiguar con cierto pesimismo preventivo el éxito de público y crítica que está logrando durante sus primeras semanas en cartel la obra que han escrito y dirigen, La llamada, en el Teatro Lara de Madrid.

Es un pesimismo momentáneo, que cede ante el empuje y la energía de ambos cuando hablan de su proyecto, un musical ambientado en un campamento de verano con monjas en el que a una de las chicas Dios llama… con canciones de Withney Houston. Y entre col y col musical, una versión de una canción de Misa, otras dos de Alberto Jiménez (Madrid, 1984, cantante de Miss Cafeína) y algo de electro latino.

Entre el 'pastel' y lo 'underground' 

“Si me tengo que poner a escribir y la premisa de la que parto es mediana o tirando a baja, como de dos personas que viven en un pueblo y no pasa nada, soy incapaz, mi imaginación no funciona”, explica Ambrossi ante lo arriesgado de la propuesta.

“Nos dijimos -apostilla Calvo-: que molaba poner una sinopsis que fuese ‘en un campamento cristiano en decadencia, y contra todo pronóstico, María Casado recibe la llamada de Dios’; y ahora, si quieres, ven a verla”.

'La llamada' es un cóctel entre Disney y teatro underground de corte naíf, agitado por un humor peculiar

Pero no pienses en una versión teatral del Camino de Fesser. La llamada es un singular cóctel entre Disney y teatro underground de corte naíf, la evolución posmoderna de un Almodóvar pijo y sin traumas, agitado por el peculiar humor de estos dos jóvenes autores, con el que ya habían jugado en obras previas escritas para el Microteatro por dinero.

“Nuestro tipo de humor es algo que es muy, muy, muy bonito, casi como romántico, una cosa como muy pastel, pero que a la vez es como muy ridícula”, dice Ambrossi. “Una línea muy complicada entre algo que te hace gracia, pero que te emociona un poco”.

“Me gusta esa línea en la que una situación te da un poco de vergüenza, funciona, te hace gracia, y te gusta internamente aunque no quieres reconocerlo”, explica Calvo.

Y escrita con la intención clara de no ofender a nadie, algo complicado cuando se toca un tema religioso.

Macarena García (Madrid, 1988, Concha de Plata y Goya por su papel en Blancanieves), que interpreta el papel principal, lo tenía claro. Estuvo embarcada en el proceso desde el principio, ya que Ambrossi es su hermano y Calvo amigo suyo y “tenía miedo de que pudiera ser irrespetuosa y era el único miedo que tenía".

"Se lo decía a mi hermano: 'Oye, por favor, pero cuidad esto, que yo no quiero hacer algo que haga daño, ni que hable mal de nadie'. Y él: 'Claro que sí, es justo de lo que quiero hablar, de respetar, de que cada uno tome sus decisiones, que ya basta de no tolerar'”.

Queríamos que fuera escándalo y que no lo fuera

Ambos hermanos han estudiado en colegios del Opus Dei y eso se nota en el conocimiento con el que hablan de temas religiosos, para muchos jóvenes seguramente lejanísimos. “Queríamos que fuera escándalo y que no lo fuera”, dice Ambrossi.

Una España real, pero no la del bar Manolo

Calvo: “Una monja con obleas en los pezones es lo que más puedo detestar del mundo, la gente que hace como cosas para meterse con otros, eso no me gusta…”.

Ambrossi:” ...pero monjas, curas o cosas de gays, el mal gusto no lo entiendo en ningún lado…”.

“-...A la vez, me parece que hay un universo divertidísimo ahí, muy fascinante…

- ...Muy español, superreconocible, y nosotros queríamos hablar en esta obra del respeto hacia todas las opciones del mundo…

-...Y luego todo lo de Dios está tomado como magia, como una película de Disney en la que hay algo mágico. Como en Hércules habla de los dioses del Olimpo, este dios es un dios católico, pues como podía haber sido otro…”.

La España que es Los lunes al sol creo que está ya muy explotada

Nuestra obra es muy española, habla del electro-latino, habla de monjas, habla de chicas que salen y entran, que más español que adolescentes que salen no hay nada -detalla Ambrossi- No es Los lunes al sol. Es decir, la España que es Los lunes al sol creo que está ya muy explotada, la España que yo veo es de gente adolescente, de chicas jóvenes, que les gusta salir, bailar, que buscan su identidad, que no sabe bien qué quiere hacer…”.

“Sí, es hablar de España, pero no hablar del bar, y de Manolo y del paro", puntualiza Calvo.

Y aunque el cartel de la obra esté dominado por Macarena García, anzuelo mediático, no te engañes. El resto del reparto, especialmente las monjas Gracia Olayo y Belén Cuesta, está sensacional. "Al principio era por ella, pero poco a poco la obra se ha convertido en un fenómeno en sí mismo", asegura su hermano. "Ahora es más como una familia, el cartel debería ser de todas ellas". 

Yo quiero ser como Lena Dunham

Javier Ambrossi (izquierda) y Javier Calvo (derecha), sobre el escenario de La llamada.

Puede que a la pareja de Javieres, ya con una carrera como actores, sobre todo en televisión (Javier Calvo era Fer en Física o Química y Ambrossi, Gustavo en Sin tetas no hay paraíso), les haya ayudado conocer gente en el sector para terminar estrenando en el Lara, tras su exitoso paso por Microteatro con Windsor y Miss Fogones Universal.

Sin embargo, consideran que “lo que más nos ha ayudado ha sido cómo hemos defendido nuestros proyectos cuando hemos ido a presentarlos, la energía y la ilusión que teníamos en nuestro proyecto”, asegura Calvo. “Sin ningún productor detrás”.

No cuesta creerlo. Hablar con este par de autores/actores/directores es ser sacudido por un torbellino de pasión, humor, entusiasmo, optimismo y esa seguridad que, sospecho, no se detiene mucho a sopesar los contras. Es emocionante contemplar tantas ganas de hacer cosas y tanta creatividad en estos tiempos de crisis y plañideras por las esquinas.

“Como somos tan jóvenes, se nota la ilusión que tenemos todos, y la energía que hay antes de hacer cada función -explica Macarena, otra a la que el ardor le desborda por su perenne sonrisa y sus ojos chispeantes-. Como espectador, yo fliparía de ver que dos chicos de 29 y 22 años hayan hecho este guion. Es, joe, qué tíos, qué talento, a mí me tienen impresionada ellos dos, la verdad”.

El musical estrenado en el Lara huele a fenómeno de masas de la temporada

La llamada huele a fenómeno de masas de la temporada. Y los Javis, con este ritmo creativo, a futuros iconos del panorama teatral y audiovisual español.

“Puedo escribir mis cosas , que las dirija él y ponerme como actor yo -asegura Calvo-. Un poco Lena Dunham quiero ser”. “Sería un buen referente -Ambrossi no se amilana ante la comparación-. Nos encantaría hacer el Girls de España”. Nada menos.

“La música hace milagros”, dice antes de cerrar la entrevista. La música. Sí. Y el talento. Digo yo.

Noticias

anterior siguiente
-->