Enlaces accesibilidad

El voto anticipado: la primera batalla de Obama y Romney por la Casa Blanca

       
  • En 35 estados se permite votar en persona o por correo antes del día electoral
  •    
  • Algunos estados han aprobado restricciones para ejercer el derecho al voto
  •    
  • Organizaciones civiles denuncian que son un obstáculos para las minorías
  •    
  • El voto anticipado se disparó en 2008 y dio la victoria a Barack Obama

Por
Iowa y Ohio abren las urnas para el voto anticipado

Muchos estadounidenses no esperarán al próximo 6 de noviembre para elegir a su candidato a la Casa Blanca. Ni siquiera al resultado de los debates electorales. El voto por adelantado ya ha comenzado en algunos de los 35 estados que lo permiten, aunque con polémica por los nuevos requisitos para ejercer el sufragio.

El voto anticipado dio la victoria a Barack Obama en las elecciones presidenciales de 2008 y, esta vez, Mitt Romney no va a repetir el error de John McCain de ceder el voto previo al candidato demócrata. En los últimos comicios, el voto por adelantado batió todos los récords. Subió diez puntos, del 20% registrado en 2004 al 30% y esa alta participación fue decisiva para que Obama se convirtiera en el primer presidente negro de la historia de Estados Unidos. Este año, los analistas esperan que se rompan todas las marcas y llegue al 35-40%.

Los estrategas demócratas convirtieron la movilización del voto previo en un eje esencial de la campaña. Mientras Obama y Joe Biden organizaban su agenda para estar presentes en la apertura de urnas de cada estado, McCain, falto de liquidez, se limitó a alentar el sufragio anticipado una semana antes del día electoral. Y le pasó factura.

Disputas judiciales

Este vez Romney trata de invertir las tornas, y varias organizaciones de preservación de los derechos democráticos han acusado a los republicanos de promover restricciones en el acceso al voto a minorías como los afroamericanos y los hispanos, un nicho de votantes demócratas. Y es que este año las elecciones presidenciales están salpicadas de controversia por las recientes legislaciones estatales que endurecen los requisitos de votación.

Se estima que seis millones de estadounidenses no votaron en 2008, debido a que no se registraron porque no sabían cómo cumplir con el requisito. Ahora la imposición de nuevas restricciones al registro de votantes son vistas por las organizaciones civiles como una manera de poner obstáculos a los votantes más pobres que no pueden pagar el valor de la identificación, similar al de una licencia de conducir o el precio de un pasaporte.

Cómprale un arma a tu abuela para votar

Al menos 34 estados han aprobado leyes que requieren una identificación con fotografía para votar. En 17 de ellos se necesita además una prueba de ciudadanía como, por ejemplo, un certificado de nacimiento. En otros, como Florida, se ha reducido la votación anticipada a la mitad -de 14 días a 8 días.

En varios estados estas restricciones han sido recurridas en los tribunales y pueden ser aún revocadas. El pasado martes, un juez bloqueó una ley de Pensilvania que exigía a los votantes mostrar una identificación en las elecciones presidenciales. La medida cautelar suspende parcialmente el requisito para que las personas muestren ya sea una licencia de conducir estatal o una identificación de empleado del Gobierno para poder votar el próximo 6 de noviembre.

Desde los Super PAC (Comités de Acción Política) demócratas denuncian estos obstáculos al sufragio con humor. El Consejo Judío para la Educación y la Investigación ha producido un vídeo titulado "Cómprale un arma a tu abuela", que ha tenido en pocos días casi dos millones de visitas en YouTube. Una famosa humorista norteamericana expone cómo en Tennessee o Texas las nuevas leyes quieren que una tarjeta de la Seguridad Social, un carné de estudiante o incluso un título del Ejército no sirvan para votar pero sí un permiso de armas.

Florida, freno al voto hispano

En 2011, Florida realizó cambios significativos en sus leyes electorales que afectan el derecho de cómo los grupos cívicos registran a las personas para votar, quién tiene derecho a hacerlo y cuándo. Es la polémica ley HB1355, fuertemente contestada por las organizaciones cívicas.

El voto hispano decidirá quién va a ser el próximo presidente de EE.UU. 

Se trata de una norma que, a juicio de la Unión de Libertades Civiles (ACLU) de Florida y varias organizaciones civiles, hace más difícil ejercer el derecho al voto porque, entre otras cosas, "recorta la votación anticipada a la mitad -de 14 a 8 días- y elimina la votación temprana el domingo antes de las elecciones, cuando casi un "54 % de los votos afroamericanos en 2008 se emitieron durante la votación temprana".

El directivo de ACLU, Ronald Bilbao, se mostró convencido de que el "voto hispano decidirá quién va ser el próximo presidente" de EE.UU. de ahí que "esas medidas de supresión en este estado sean tan fuertes para limitar el voto latino".

Entre las barreras adicionales al voto, se incluyen también la privación de derecho al voto en caso de que el votante tenga una condena por un delito grave. De los cincuenta estados existentes en EE.UU., tan solo dos  -Vermont y Maine- autorizan a sus prisioneros el derecho a elegir  presidente. En cuanto al resto, 48 estados prohíben explícitamente el  voto a las personas que están encarceladas. Lo hacen, también, otros 36  con aquellos ex convictos que se hallan en libertad condicional,  mientras que otros 31 niegan el voto a cualquier persona que  tenga un solo antecedente. Se calcula que, al menos, 5,3 millones de estadounidenses son excluidos  cada cuatro años del censo por culpa de sus antecedentes.

Iowa y Ohio, estados claves

Cada estado, además, establece su propio calendario de votación anticipada y sus fórmulas. En Indiana y Texas, se vota en locales específicos. En Oregón y Washington se puede ejercer el voto electrónico. En Pensilvania se necesita una razón para pedir el voto anticipado, mientras que en Ohio se puede solicitar con cualquier motivo. Además, en algunos se puede votar en persona y en otros solo por correo.

Obama y Romney se juegan la batalla por la Casa Blanca en nueve estados indecisos: Ohio, Florida, Iowa, New Hampshire, Colorado, Nevada, Carolina del Norte, Virginia, y Wisconsin. Iowa fue el primero territorio clave en  abrir sus urnas para emitir el voto anticipado. Desde el 6 de septiembre, Carolina del Norte empezó a aceptar papeletas  por correo, y Dakota del Sur y Idaho fueron los primeros en los que se  podía votar en persona desde el 21 de septiembre.

Pese a que Iowa no es representativo de la media estadounidense desde un  punto de vista económico, social o demográfico, es un estado clave  debido a que en los procesos de primarias es el primero en abrir las  urnas y suele marcar la pauta electoral del resto de la campaña. Según los últimos datos, solo un tercio de las solicitudes de voto corresponden a votantes republicanos, por lo que se cumple el patrón de 2008, cuando  los demócratas registrados fueron el 50% de los 481.179 votos tempranos de Iowa comparado con el 29% de los republicanos registrados.

Ohio, que ha empezado a votar el 3 de octubre, es el estado en el que ambos candidatos están poniendo todos sus esfuerzos. Su peso específico es tal que ningún candidato ha llegado a la presidencia sin haber ganado allí. Y según el último sondeo de Gallup, Obama está abriendo una brecha frente a Romney, superando al republicano en 8 puntos porcentuales en intención de voto.

Perfil del votante anticipado

Entre los votantes que suelen pronunciarse antes del día de la elección están los de clase trabajadora y los de las minorías, tradicionalmente afines a los demócratas, pero también los militares, que tienden a inclinarse por los republicanos, según las estadísticas.

Los datos de la encuesta de la Oficina del Censo de EE.UU. revelan que el perfil de los votantes anticipados es blanco no hispano y preferentemente demócrata. Solo en 2008 las minorías representaron una mayor proporción del voto temprano (77%) frente a la participación el día electoral (76,5%). Esta vez, sin el empuje del voto afroamericano, extraordinariamente movilizado en las anteriores elecciones por la oportunidad de votar por primera vez a un candidato negro, y los esfuerzos renovados de Romney, la votación temprana estará probablemente más reñida.

Noticias

anterior siguiente