Enlaces accesibilidad

La ONU debate otra resolución sobre Siria que omite la salida de Asad para evitar el veto ruso

       
  • El nuevo borrador ha sido enviado por Marruecos al Consejo de Seguridad
  •    
  • Da un apoyo genérico al plan de la Liga Árabe pero sin entrar en detalles
  •    
  • La llamada del embajador ruso a Moscú, clave para que salga adelante

Por

La nueva versión del proyecto de resolución sobre Siria que se negocia este jueves en el Consejo de Seguridad de la ONU, ya no incluye el llamamiento al presidente sirio, Bachar al Asad, para que traspase  el poder a su vicepresidente para formar un "gobierno de unidad  nacional", tal y como recogía el plan de transición de la Liga Árabe, en un esfuerzo por acercar posturas con Rusia.

Según ha adelatado el embajador de Togo, uno de los quince miembros  del Consejo, "el consenso se puede conseguir pronto" aunque no haya  ninguna fecha límite para adoptar una resolución.

Con todo, ha añadido que los miembros del Consejo quieren una "acción rápida" sobre Siria.

El nuevo texto que Marruecos ha enviado al resto de miembros del Consejo se estudiará en una nueva reunión a puerta cerrada a partir de las 15:00 hora local (21.00 hora peninsular española) y busca evitar el veto ruso, el Gobierno más reticente a aprobar esta resolución.

"Estamos esperando las instrucciones que reciba el embajador ruso desde Moscú sobre las propuestas que se oyeron en la reunión del miércoles", han señalado fuentes diplomáticas del Consejo de Seguridad, que han detallado que se han logrado "compromisos", pero que "todavía se está muy lejos de obtener un resultado final".

Las modificaciones al texto también afectan a los párrafos en los que se animaba a los Estados miembros a adoptar "las mismas medidas" impuestas por la Liga Árabe sobre las sanciones y el "traspaso de armas a Siria, que alimenta la violencia", algo a lo que se oponía Rusia, principal proveedor de armamento al régimen sirio.

Líneas rojas

"Lo importante para nosotros es que el texto incluya el apoyo a la iniciativa de la Liga Árabe. Ésa es nuestra línea roja, el resto se puede negociar", ha indicado una fuente diplomática europea sobre las negociaciones del nuevo texto, que en principio mantiene "el completo apoyo" al plan de transición de la Liga Árabe.

También se mantiene la condena a "las continuadas y extendidas graves violaciones de derechos humanos y las libertades fundamentales por parte de las autoridades sirias", y pide el cese inmediato de la violencia, la liberación de prisioneros, la retirada de las fuerzas de seguridad de la calle y el acceso de prensa extranjera, entre otros asuntos.

Los esfuerzos de los países árabes, europeos y de Estados Unidos se centran ahora en lograr que Rusia, miembro permanente del Consejo de Seguridad, con poder de veto y aliado tradicional de Damasco, no vete la resolución sobre Siria.

Moscú ya vetó, junto a China, una resolución presentada el pasado octubre por los países europeos, y se ha opuesto abiertamente al texto presentado por Marruecos la semana pasada, elaborado por los países árabes y europeos más Estados Unidos, que sí cuenta con la mayoría de apoyos suficientes para ser aprobado si ningún miembro ejerce el derecho a veto.

Noticias

anterior siguiente