Enlaces accesibilidad

No existe un perfil para el agresor sexual infantil, "puede ser cualquiera"

       
  • No hay parámetros sociales o culturales que identifiquen al abusador
  •    
  • El padre o el hermano de la víctima son los agresores más frecuentes

Por

"No existe un perfil único de agresor sexual infantil, pues responde a todas las clases sociales, económicas, culturales… La diferencia más notable es que el 82% de los abusos conocidos los cometen hombres", ha señalado en RTVE.es la psicóloga Victoria Noguerol.

Pero no podemos fiarnos de esta cifra, según, Pilar Polo, de la Fundación Vicki Bernadet, que argumenta que la mayoría de los abusos cometidos por mujeres nunca salen a la luz y “quedan enmascarados”.

“A la sociedad le cuesta mucho aceptar a mujeres abusadoras”. No reconocen sus actos como abusos, pero lo son, y por tanto un delito, explica la trabajadora.

En un porcentaje muy alto son personas con un prestigio social

Polo coincide con la psicóloga en que no existe ningún perfil para el agresor, que “puede ser cualquiera”. “Incluso hay abusadores que escogen su profesión para estar cerca de los niños. Poner el límite es muy difícil”.

“En un porcentaje muy alto son personas con un prestigio social”, asegura por su parte el abogado especializado en casos de abusos y familiares Julio Albarán, que explica que éstos son capaces de seguir con sus relaciones habituales sin que nadie sospeche nada.

Son adultos “aparentemente normales, integrados socialmente, que desarrollan a menudo habilidades interpersonales importantes y mantienen una vida sexual normal”, explica la asociación contra el abuso infantil ASPASI.

Dos grandes grupos: Regresivos y fijados

Aunque no podemos identificar al agresor a través de unos parámetros generales, si podemos englobarlos en dos grupos diferentes, según Noguerol.

Por un lado podemos hablar de abusadores situacionales o regresivos. Los que pertenecen a este grupo no tienen orientación sexual hacia los niños, sino que responden a situaciones de ansiedad.

El objetivo es el poder, no hay móvil sexual

Generalmente son personas con dificultades para afrontar conflictos y con una autoestima baja. Comenten el abuso como “una forma de descargar la tensión con una situación de poder”. "El objetivo es el dominio, el control o el poder, no les mueve el motivo sexual".

A los que pertenecen a este grupo “es más fácil curarlos”, de la misma manera que se hace con adicciones como el alcoholismo, la ludopatía o las drogas . Aunque no siempre es posible. “Un alcohólico se cura, pero todos no”, pone como ejemplo. El problema, señala la experta, es que "es una conducta muy adictiva, lo que invita a la repetición”.

Pedófilos y pederastas, el grupo peligroso

En el otro lado están los abusadores fijados, que tienen una única y exclusiva adicción hacia la infancia. Son los pedófilos o pederastas, que pertenecen a un grupo más reducido, pero mucho más peligroso.

Estas personas son más duras al tratamiento, y por tanto más difícil que desistan de sus actos. Para entenderlo, Victoria Noguerol pone como ejemplo un extracto de la novel Lotita de Nabokov, en la que el protagonista, un profesor cuarentón que tiene relaciones con una niña de 12 años, declara: Los que hemos estado con una niña daríamos la vida por volver a estar con ella. “Así lo entienden los que pertenecen a este grupo”, recalca.

El hecho de que ahora se conozcan más casos de abusos a menores cometidos por miembros de la Iglesia no quiere decir que en este entorno sean más frecuentes. “Es una práctica que siempre ha estado oculta y ahora se empieza a desvelar”, asegura la psicóloga, que explica que entre los curas encontramos tanto abusadores regresivos como pederastas.

El padre o el hermano, los agresores más frecuentes

En torno al 68% de los abusos sexuales a menores se cometen dentro de la familia, según un estudio realizado por el escritor Joan Montané. De esta cifra, un 47% de las veces el agresor es el padre o el hermano, un 15% el tío y un 6% el abuelo.

Fuera de la familia, un 28% se debe a algún conocido (profesores, amigos…), y sólo un 4% de las veces a un extraño.

Casi el 100% de los abusadores niega los hechos

A la hora de juzgar a los culpables “casi el 100% de los abusadores niega los hechos”, afirma el abogado Albarán. “No conozco a ninguno que lo haya admitido, a no ser que haya sido en una terapia, sin que exista denuncia”, asegura.

Noticias

anterior siguiente