Enlaces accesibilidad

José Couso, la mirada de la Guerra de Irak que quedó cegada por un tanque estadounidense

       
  • Murió el 8 de abril de 2003 tras el ataque de un tanque al hotel de la prensa
  •    
  • Viajó a Irak para "contarlo todo desde el otro lado"
  •    
  • Ya había estado anteriormente en Irak y había informado sobre otras guerras

Por

José Couso Permuy, cámara español fallecido durante la guerra de Irak, es uno de los reporteros gráficos que dio su vida por su profesión.

Apasionado por su trabajo, currante y perfeccionista, según sus conocidos, Couso falleció el 8 de abril de 2003 cuando estaba siendo intervenido en el hospital iraquí de San Rafael.

Tenía heridas mortales en una pierna, en la cabeza y en la mandíbula. Unas heridas que fueron causadas por el impacto de un proyectil, lanzado por un tanque de EE.UU, contra el Hotel Palestina de Bagdad, donde se alojaba la prensa que informaba del conflicto en Irak.

Couso se hallaba en el balcón de la planta 14 del edificio grabando la entrada de las tropas estadounidenses en la capital iraquí. Según los periodistas allí presentes, el carro de combate norteamericano encañonó durante varios minutos el hotel antes de abrir fuego.

Además, la misma compañía atacó, en apenas hora y media, a las cadenas Al Yazira y Abu Dhabi TV,  por lo que la familia de Couso señala que fue “un crimen de guerra”.

Pasión por la cámara

Nacido en Ferrol (A Coruña) en 1965, José Couso estudió Ciencias de la Información en la Universidad Complutense de Madrid.

Mientras hacía la carrera participó en el rodaje de varios cortometrajes y producciones publicitarias, pero además, para poder pagarse sus estudios no dudó en trabajar como reponedor en una gasolinera o pintando carreteras.

Una vez licenciado, Couso se pudo dedicar a lo que más le gustaba: Mirar por el visor de su cámara y captar la realidad que ocurría ante sus ojos.

En el momento de su muerte Couso llevaba siete años trabajando para Tele 5 pero antes había pasado por otros medios españoles como Telemadrid, Canal Plus, la Agencia Efe, Europa Press o ETB.

Amplia experiencia informativa

Cuando José Couso fue a la guerra de Irak lo hizo, según dijo a su familia, “para contarlo desde el otro lado, porque teníamos derecho a verlo”. No tenía miedo, porque ya había estado antes en Irak y en otros conflictos bélicos.

En 1997 viajó por primera vez a Bagdad para cubrir la crisis de los inspectores de la ONU. Un año después, volvió a territorio iraquí para informar de los bombardeos de la aviación británica y estadounidense.

Asimismo, en 1999 estuvo en la guerra de Kosovo, siendo testigo del drama de los refugiados en Novi Sad, la capital de la región serbia de Voivodina.

También fue a Macedonia, donde grabó la liberación de los periodistas de Tele 5, Jon Sistiaga y Bernabé Domínguez, que habían sido retenidos por la policía serbia en Prístina.

Entre los trabajos que realizó en nuestro país, destaca la cobertura de la crisis de Perejil o el desastre del “Prestige” frente a las costas gallegas.

Premios póstumos

Tras su muerte, José Couso ha recibido numerosos premios y homenajes póstumos.

Por ejemplo, junto a Julio Anguita Parrado, muerto también en Irak, recibió el Premio Defensa 2003 de periodismo y el Premio a la Libertad de ese mismo año.

En 2004, le fueron otorgados la Medalla de Oro al Mérito en el Trabajo, el Premio Culturas y el “Tomás Meabe” a la Tolerancia.

Asimismo, el Colegio de Periodistas de Galicia instituyó en su honor el Premio José Couso de Libertad de prensa.

Esperando justicia

Después de tantos años, la familia de José Couso sigue esperando que se haga justicia y que se considere la muerte del reportero como un “crimen de guerra”.

Luchan para que la muerte de este informador no quede impune y por ello, los 8 de abril siguen concentrándose frente a la embajada de EE.UU. en España.

José Couso estaba casado y tenía dos hijos, de apenas 3 y 6 años en el momento de su muerte.

Noticias

anterior siguiente
-->