arriba Ir arriba

Juana Rivas ha acatado finalmente este lunes la orden judicial que la obligaba a entregar a sus hijos a su expareja, el italiano Francesco Arcuri, quien ha recogido en la Comandancia de la Guardia Civil de Granada a los dos niños, de once y tres años y que, según su abogado, encuentran "bien" y "tranquilos". Arcuri fue condenado por lesiones en 2009 y Rivas le volvió a denunciar por malos tratos en 2016. Esta mujer de Maracena, en Granada, ha expresado este lunes su "confianza" en la justicia después de haber permanecido un mes en paradero desconocido con sus hijos.

Juana Rivas ha entregado a sus dos hijos este lunes en la Comandancia de la Guardia Civil de Granada. La madre de Maracena ha cumplido así con el auto de la jueza que le había dado de plazo hasta la cinco de la tarde para devolver a los niños a su padre, condenado en 2009 a tres meses de cárcel por maltratar a Juana Rivas. El exmarido, que lleva 15 meses sin verlos, ha acudido a recogerlos horas después.

Juana Rivas, la mujer que fue detenida y puesta en libertad provisional por incumplir hace más de un mes la orden de entregar a sus dos hijos menores al padre, Francesco Arcuri, ha entregado este lunes por la mañana a los dos niños a la Guardia Civil. La mujer tenía de plazo hasta las cinco de la tarde de este lunes para cumplir la orden judicial de dar a los menores a su expareja.

Según fuentes de la Subdelegación del Gobierno en Granada, la entrega de los menores ha tenido lugar alrededor de las 11.30 horas en la Comandancia de la Guardia Civil de Granada.

El Juzgado de Instrucción 2 de Granada, que lleva la causa penal contra Juana Rivas, en libertad provisional casi un mes después de incumplir la orden judicial de entregar a sus dos hijos al padre, ha vuelto a citarla para que entregue el próximo lunes a los menores al progenitor, que fue condenado en 2009 por lesiones en el ámbito doméstico, y ha decidido investigar a su entorno. El auto, contra el que cabe recurso, acuerda asimismo que la Guardia Civil se persone en el domicilio de Rivas para requerirle que proceda a la entrega de sus hijos, de 11 y 3 años, en cumplimiento de las resoluciones judiciales firmes, y advierte de que, en caso de que no se acate lo ordenado, se adoptarán "las medidas cautelares que, vista la gravedad de los hechos investigados, se requieran".

Juana Rivas ha quedado este martes en libertad provisional tras comparecer como detenida en el juzgado de guardia de Granada aunque mantiene su condición de investigada por supuestos delitos de sustracción ilegal de menores y desobediencia a la justicia. Rivas ha celebrado, no obstante, su puesta en libertad: "No me voy a la cárcel, me voy a mi casa con mis niños y vamos a seguir peleando". Estaba en paradero desconocido desde que el pasado 26 de julio incumplió la orden judicial de entregar a sus dos hijos, de tres y once años, a su padre italiano, Francesco Arcuri, condenado por maltrato.
 

Juana Rivas, la vecina de Maracena (Granada) que estaba ilocalizable desde que el pasado 26 de julio incumplió la orden de entregar a sus hijos al padre italiano, ha sido detenida este martes a su llegada a los Juzgados de Granada donde había acudido para ponerse a disposición judicial y declarar ante el juez, según ha informado el Tribunal Superior de Justicia de Andalucía.

En un comunicado, el alto tribunal precisa que la madre ha sido arrestada en virtud de la orden vigente de detención y presentación en sede judicial acordada por el Juzgado de Instrucción número 2 de Granada.

Juana Rivas, que sigue ilocalizable tras incumplir el pasado 26 de julio la orden de entregar a sus hijos al padre, Francesco Arcuri, no ha acudido este lunes por la mañana a la vista en el Juzgado de Primera Instancia 3 de Granada para acordar posibles medidas de protección hacia los menores pedidas por su expareja. A esta cita, fijada a las 10.00 horas y a puerta cerrada, sí ha acudido la abogada de la madre de Maracena (Granada), María Castillo, además del padre de los niños, acompañado este último de su letrado, Adolfo Alonso; todos ellos han eludido hacer declaraciones a los medios de comunicación a la entrada al juzgado.

Juana Rivas, la vecina de Maracena (Granada) que permanece ilocalizable desde que hace tres semanas incumplió la orden de entregar a sus hijos al padre, Francesco Arcuri, buscará en el Tribunal Europeo de Derechos Humanos (TEDH) la protección a los dos menores que cree que no le ha dado España.

El recurso al tribunal de Estrasburgo que han anunciado hoy su letrada, María Castillo, y su asesora y directora de Igualdad del Centro de la Mujer de Maracena, Francisca Granados, se formalizará después de conocer que el Tribunal Constitucional (TC), su última opción en la jurisdicción española, no ha admitido el recurso de amparo que presentó el pasado 10 de julio.

Esta mujer, que se trasladó a España en 2016 y denunció ser víctima de maltrato, permanece ilocalizable desde que, hace hoy tres semanas, incumplió la sentencia que la obliga a devolver a sus hijos de tres y once años a su padre, Francesco Arcuri, con residencia en Italia.

Juana Rivas, la mujer que permanece ilocalizable desde que hace tres semanas incumplió la orden de entregar a sus hijos al padre, condenado por maltrato, recurrirá al Tribunal Europeo de Derechos Humanos y pedirá protección para los menores tras negarle amparo el Constitucional.

Así lo han anunciado la abogada de esta vecina de Maracena (Granada), María Castillo, y la directora del Centro de la Mujer de esta localidad y su asesora, Francisca Granados, que han lamentado el pronunciamiento del Tribunal Constitucional, que este miércoles ha negado por "extemporánea" la petición de amparo de esta madre.

La defensa de Rivas confía en que la Fiscalía adscrita al Tribunal Constitucional para los asuntos de la vía civil presente el recurso de súplica que puede interponer en los próximos tres días hábiles contra la no admisión de amparo solicitado por Rivas.