Enlaces accesibilidad

arriba Ir arriba

Las reticencias del Fondo Monetario Internacional sobre el plan de ajustes de Grecia han impedido el acuerdo del Gobierno heleno con la 'troika' (FMI, Comisión Europea y Banco Central Europeo) para la entrega de un nuevo tramo del rescate, según publica el diario griego Kathimerini. El FMI considera que son necesarios más recortes enlas pensiones y el gasto público. La intención del FMI sería resaltar la necesidad de una segunda reestructuración o quita de la deuda griega.

En Grecia los técnicos del FMI, el Banco Central Europeo y la Comisión Europea se han reunido este domingo durante dos horas y media con el ministro griego de finanzas. La "troika" ha calificado el encuentro de productivo , aunque según algunos diarios griegos, los representantes de las 3 instituciones han manifestado ciertas reservas por las medidas de austeridad presentadas por el ejecutivo heleno. El representante del Banco Central Europeo ha dicho que su equipo continúa trabajando "día y noche", para el acuerdo con el gobierno griego, que espera recibir un nuevo crédito de 31mil millones de euros. Y en Alemania, semana decisiva para los mecanismos de ayudas europeas.

 Willy Meyer, eurodiputado de Izquierda Unida y vicepresidente de la Comisión de Asuntos Exteriores en el Parlamento Europeo, sobre Europa: "La moneda única sin Tesoro único hace que no se pueda devaluar, lo que deja a la rebaja de salarios como única forma de controlar la inflación"; "La crisis del euro es la crisis de un modelo político errado"; "Instituciones comunitarias y algunos gobiernos están aprovechando la crisis para lanzar un ataque directo a la democracia". 

 Sobre España y la izquierda, Meyer aboga por la acción en las calles para canalizar el descontento social y rechaza un pacto de Izquierda Unida con el PSOE mientras "la socialdemocracia española y europea no renuncie a las políticas de derechas" (22/08/12).

La Troika vigilará las ayudas europeas a los bancos que la necesiten. Comisión Europea, Banco Central y Fondo Monetario enviarán sus técnicos a España para garantizar que el uso que se haga de los préstamos cumpla con unos requisitos que todavía están por cerrar. El portavoz de Asuntos Económicos de la Comisión Europea subrayaba la necesidad de hacer un estricto seguimiento a los bancos. Bruselas ya ha dejado claro que habrá condiciones muy rigurosas para el conjunto del sistema financiero y no sólo para las entidades rescatadas, con el objetivo de que vuelva a apoyar a la economía productiva y no a la especulativa.

Portugal aprueba el examen de la conocida como "Troika", el Fondo Monetario Internacional, Comisión Europea y Banco Central Europeo, y en unos meses recibirá la cuarta entrega del rescate: 14.600 millones de euros. El Ministro de Finanzas portugués insiste en que no pedirán una nueva ayuda aunque en menos de un año este país ha recibido cerca del 62% del importe del rescate internacional, un total de casi 49.000 millones de euros, de los que 4.300 han sido reservados para recapitalizar la banca.

Los sindicatos griegos aseguran que con las condiciones impuestas, la troika -el Banco Central Europeo, la Comisión Europea y el FMI- está chantajeando al país. Con la presión de la huelga general y de que el tiempo corre en su contra, el gobierno de Lukas Papadimos tiene que decidir hoy mismo si las acepta, o no.

Prácticamente parada. Así se encuentra Grecia este martes, día en el que transcurre la primera jornada de huelga general de este año 2012 convocada por los sindicatos en protesta por las nuevas exigencias de la troika, que incluyen una drástica reducción de los salarios, las pensiones y del gasto público, a cambio de un nuevo préstamo que evite la bancarrota del país. Por ese motivo, y a pesar de la lluvia y el fuerte temporal que azota Grecia, unos 20.000 griegos, según datos de la policía, han participado en las diversas manifestaciones de protesta que se han convocado en Atenas. "¡La troika fuera de Grecia!" y "¡Abajo las medidas de la miseria!", han sido las pancartas más vistas entre los manifestantes.

Es muy delicada la situación de Grecia que se enfrenta a una semana decisiva. Esta tarde el nuevo primer ministro, Lukás Papadimos, presenta su plan de Gobierno. Y a lo largo de la semana los inspectores de la troika (Unión Europea, FMI y Banco Central Europeo) llegan a Atenas para evaluar si desbloquean el sexto tramo de ayudas. Mientras, los sindicatos anuncian más huelgas.

La 'troika', misión del Fondo Monetario Internacional, el Banco Central Europeo y la Unión Europea responsable de decidir si se entrega a Grecia un nuevo tramo del rescate financiero, ha regresado al país heleno en medio de las protestas de cientos de ciudadanos griegos contra los ajustes. La Confederación de Funcionarios Públicos, Adedy, ha convocado este jueves varias protestas contra las duras medidas de austeridad, y grupos de trabajadores han llegado a bloquear la entrada de algunos ministerios. Así, un grupo de funcionarios ha impedido el acceso a la sede del Ministerio de Finanzas de un equipo de asesores técnicos de la "troika".

El Gobierno griego, presionado por la UE y el FMI para que siga recortando el gasto, reducirá en un 30% los funcionarios ministeriales, tras haber suprimido ya 200.000 puestos de trabajadores públicos. A tal efecto, el ministro de Reformas Administrativas, Dimitris Repas, ha enviado una circular a todos los Ministerios para que elaboren en los próximos 10 días una lista del personal que consideren prescindible. Es la última propuesta con la que de Atenas intenta convencer a los miembros de la troika (FMI, BCE y UE) para que emitan un informe positivo que desbloquee las ayudas. Lo hace en una nueva reunión por videoconferencia, tras acercar este lunes sus posturas. "Somos conscientes de que nuestra situación fiscal y nuestra estructura económica se han convertido en un problema para la zona euro", ha asegurado Venizelos antes de la reunión, por lo que Grecia está "absolutamente decidida a cumplir con sus obligaciones". Del ambicioso programa de reformas estructurales depende que llegue o no la ayuda del primer rescate y que se apruebe el segundo. Y, por lo tanto, que Grecia quiebre o no, algo que ya da por hecho la agencia de calificación de riesgos Fitch. El FMI ha echado más leña al fuego al anunciar que la deuda de Grecia pública de Grecia alcanzará el 189,1% de su Producto Interior Bruto (PIB) en 2012.

La Unión Europea, el Banco Central y el FMI han leído la cartilla a Grecia por enésima vez. Horas antes de reunirse, le entregaban un listado con 15 nuevas exigencias para dar una ayuda vital para Atenas. El FMI asegura que, si no se aceleran las privatizaciones, el país podría quebrar.

La prensa griega recoge hacia dónde podrían apuntar las nuevas medidas que prepara el Gobierno: otros 100.000 funcionarios a la calle, pensiones congeladas durante tres años o el cierre de 30 organismos públicos. En un nuevo intento por combatir la evasión de impuestos, Grecia investigará a todos aquellos que han transferido más de 100.000 euros al extranjero desde el inicio de la crisis.

En las arcas públicas solo hay dinero -explican desde el gobierno- para los gastos públicos de octubre y mientras la negociación se dilata, el miedo a una suspensión de pagos aumenta.